Un Go­bierno fe­de­ral pa­ra la sa­ni­dad uni­ver­sal

La in­su­fi­cien­te ar­ti­cu­la­ción au­to­nó­mi­ca de la sa­ni­dad ge­ne­ra de­sigual­da­des te­rri­to­ria­les en el ac­ce­so a los ser­vi­cios, des­de los ca­len­da­rios va­cu­na­les y la pres­crip­ción far­ma­céu­ti­ca has­ta las lis­tas de es­pe­ra

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - JA­VIER REY, PE­DRO SABANDO, FER­NAN­DO LAMATA y RA­MÓN GÁLVEZ Ja­vier Rey,

La fa­ci­li­dad con la que se ha in­clui­do al Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad en el po­si­ble in­ter­cam­bio de res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas en la in­ves­ti­du­ra fra­ca­sa­da pue­de su­ge­rir una idea fal­sa de la si­tua­ción del sis­te­ma sa­ni­ta­rio es­pa­ñol. La sa­ni­dad pública su­fre un gra­ve pro­ce­so de de­te­rio­ro de­bi­do a la re­duc­ción de los re­cur­sos des­ti­na­dos a su fun­cio­na­mien­to. Pe­ro tam­bién a as­pec­tos or­ga­ni­za­ti­vos no re­suel­tos que afec­tan a la ver­te­bra­ción, es­truc­tu­ra y fun­cio­na­mien­to del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud (SNS). Su de­ca­den­cia es per­ci­bi­da por la po­bla­ción, que, en re­pe­ti­dos ba­ró­me­tros sa­ni­ta­rios y es­tu­dios del CIS, vie­ne iden­ti­fi­can­do co­mo uno de los pro­ble­mas que más preo­cu­pan el ac­ce­so a los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios, afec­ta­dos por pro­lon­ga­das lis­tas de es­pe­ra y su pér­di­da de ca­li­dad, y co­mo prio­ri­ta­ria la me­jo­ra de la coor­di­na­ción de las com­pe­ten­cias ejer­ci­das por las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas en Sa­ni­dad.

La des­cen­tra­li­za­ción que im­plan­tó el Es­ta­do de las au­to­no­mías ha su­pues­to un im­pul­so en el desa­rro­llo de la es­truc­tu­ra y ca­pa­ci­dad asis­ten­cial de los ser­vi­cios de sa­lud en to­da Es­pa­ña y una me­jo­ra de la aten­ción sa­ni­ta­ria en las re­gio­nes con me­nor ren­ta. Al mis­mo tiem­po, ese pro­ce­so ha tenido efec­tos no desea­dos que es im­pres­cin­di­ble co­rre­gir.

El prin­ci­pal re­sul­ta­do de la in­su­fi­cien­te ar­ti­cu­la­ción au­to­nó­mi­ca de la sa­ni­dad es la apa­ri­ción de de­sigual­da­des te­rri­to­ria­les en el ac­ce­so a esos ser­vi­cios: ca­len­da­rios va­cu­na­les di­fe­ren­tes en dis­tin­tas co­mu­ni­da­des, di­fi­cul­ta­des pa­ra ob­te­ner la pres­crip­ción far­ma­céu­ti­ca en una co­mu­ni­dad dis­tin­ta de la de re­si­den­cia, re­cha­zo o de­mo­ra de la aten­ción en una co­mu­ni­dad di­fe­ren­te de la pro­pia, di­fe­ren­cias en las lis­tas de es­pe­ra en dis­tin­tos te­rri­to­rios. Se ha pro­du­ci­do tam­bién la rup­tu­ra de las eco­no­mías de es­ca­la de las que de­be­ría be­ne­fi­ciar­se el con­jun­to del SNS me­dian­te un sis­te­ma de com­pras úni­co, pre­vis­to en la Ley Ge­ne­ral de Sa­ni­dad (LGS), pe­ro inexis­ten­te en la reali­dad, y la au­sen­cia de una mí­ni­ma pla­ni­fi­ca­ción coor­di­na­da, que ha de­ri­va­do en la mul­ti­pli­ca­ción in­ne­ce­sa­ria de ser­vi­cios y hos­pi­ta­les, que de­te­rio­ran la efi­cien­cia de su fun­cio­na­mien­to.

Tres dé­ca­das des­pués de que la LGS de 1986 es­ta­ble­cie­ra la cons­ti­tu­ción de un Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud uni­ver­sal, y dos de que el Pac­to de To­le­do de 1997 or­de­na­ra ar­mo­ni­zar la fi­nan­cia­ción sa­ni­ta­ria mu­tua­lis­ta, per­sis­ten sis­te­mas pri­vi­le­gia­dos a tra­vés de las mu­tua­li­da­des de fun­cio­na­rios Mu­fa­ce, Mu­ge­ju e Is­fas. Su man­te­ni­mien­to afec­ta al ca­rác­ter uni­ver­sal del de­re­cho a la pro­tec­ción sa­ni­ta­ria y a la reali­dad de la de­sigual­dad de su ejer­ci­cio.

Por su par­te, la res­tric­ción de los presupuest­os sa­ni­ta­rios tras la cri­sis eco­nó­mi­ca ha pro­du­ci­do una des­ca­pi­ta­li­za­ción ma­te­rial y de per­so­nal de la red sa­ni­ta­ria pública, que ha de­ri­va­do en be­ne­fi­cio de los cen­tros de ti­tu­la­ri­dad pri­va­da con áni­mo de lu­cro, y de las com­pa­ñías pri­va­das de se­gu­ro. El desa­rro­llo de unos y otros de ma­ne­ra te­rri­to­rial­men­te asi­mé­tri­ca, con­for­me a sus pro­pios in­tere­ses, se ha ve­ni­do a su­mar a las de­sigual­da­des au­to­nó­mi­cas y so­cia­les en el ac­ce­so a la aten­ción sa­ni­ta­ria.

Esos pro­ble­mas de fun­cio­na­mien­to que pre­sen­ta el Es­ta­do au­to­nó­mi­co no se de­ben re­sol­ver me­dian­te una re­cen­tra­li­za­ción de

las fun­cio­nes sa­ni­ta­rias. Por el con­tra­rio, las re­for­mas ne­ce­sa­rias de­ben orien­tar­se en la lí­nea de com­ple­tar el desa­rro­llo au­to­nó­mi­co en es­te te­rreno, que has­ta aho­ra ha tenido un ca­rác­ter ex­clu­si­va­men­te des­cen­tra­li­za­dor, en un sen­ti­do que lo acer­que al de los Es­ta­dos fe­de­ra­les. En és­tos, la coope­ra­ción y la leal­tad en­tre las en­ti­da­des fe­de­ra­das, al ser­vi­cio de in­tere­ses uni­ver­sa­li­za­do­res com­par­ti­dos, su­po­nen la pues­ta en co­mún de res­pon­sa­bi­li­da­des y po­de­res, atri­bu­yen­do el ejer­ci­cio de una par­te de ellas a un ór­gano fe­de­ral que dis­pon­ga de me­ca­nis­mos de in­ter­ven­ción fi­nan­cie­ra que per­mi­tan com­pen­sar las de­sigual­da­des en ca­pa­ci­dad fis­cal de aqué­llas.

La apli­ca­ción en Es­pa­ña de una or­ga­ni­za­ción fe­de­ra­ti­va que su­pere el de­ba­te com­pe­ten­cial po­dría ser ob­je­to de una nue­va LGS, que po­dría avan­zar en el sen­ti­do in­di­ca­do sin ne­ce­si­dad de una reforma pre­via de la Cons­ti­tu­ción. Una reforma sa­ni­ta­ria así de­be­ría com­ple­men­tar­se con el es­ta­ble­ci­mien­to de unas con­di­cio­nes es­pe­cí­fi­cas de la fi­nan­cia­ción sa­ni­ta­ria den­tro del mo­de­lo de fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca ge­ne­ral, ga­ran­ti­zan­do una fi­nan­cia­ción sa­ni­ta­ria equi­ta­ti­va y su­fi­cien­te pa­ra to­das las co­mu­ni­da­des, a la vez que se ges­tio­na de ma­ne­ra efi­cien­te el gas­to del con­jun­to del SNS. La mo­di­fi­ca­ción de la com­po­si­ción y el fun­cio­na­mien­to del Se­na­do co­mo cá­ma­ra de re­pre­sen­ta­ción te­rri­to­rial pue­de ofre­cer po­si­bi­li­da­des com­ple­men­ta­rias de se­gui­mien­to y con­trol de la ges­tión de la pro­tec­ción sa­ni­ta­ria uni­ver­sal por las co­mu­ni­da­des que no se dan en la ac­tua­li­dad.

El desa­rro­llo de esas po­lí­ti­cas re­quie­re, sin em­bar­go, de es­truc­tu­ras de go­bierno que per­mi­tan y po­ten­cien que se lle­ven a ca­bo. Un aná­li­sis de la evo­lu­ción del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad a lo lar­go de las úl­ti­mas le­gis­la­tu­ras per­mi­te se­ña­lar que su evo­lu­ción ha si­do la con­tra­ria.

La ads­crip­ción de las en­ti­da­des ges­to­ras de las pres­ta­cio­nes sa­ni­ta­rias de las mu­tua­li­da­des de fun­cio­na­rios a de­par­ta­men­tos mi­nis­te­ria­les (Ha­cien­da, Jus­ti­cia, De­fen­sa) dis­tin­tos del de Sa­ni­dad ge­ne­ra una opor­tu­ni­dad ob­je­ti­va de cues­tio­nar el ca­rác­ter uni­ver­sal e igua­li­ta­rio del ejer­ci­cio del de­re­cho a la pro­tec­ción sa­ni­ta­ria por to­dos los ciu­da­da­nos es­pa­ño­les.

La atri­bu­ción al INSS, de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial, de los me­ca­nis­mos de re­co­no­ci­mien­to y las ba­ses de datos de la po­bla­ción con de­re­cho a la pro­tec­ción sa­ni­ta­ria del SNS, cho­ca con el pa­pel prin­ci­pal que de­be­ría re­pre­sen­tar Sa­ni­dad en el man­te­ni­mien­to de las con­di­cio­nes uni­ver­sa­les del SNS.

El Ins­ti­tu­to de Sa­lud Car­los III fue con­ce­bi­do co­mo el ór­gano cen­tral di­ri­gi­do a coor­di­nar las po­lí­ti­cas de sa­lud pública y las de investigac­ión, así co­mo las de for­ma­ción del per­so­nal sa­ni­ta­rio, tan­to el de ges­tión co­mo el asis­ten­cial. El de­te­rio­ro de esas fun­cio­nes, que ha tenido lu­gar en pa­ra­le­lo a la se­gre­ga­ción del Ins­ti­tu­to de la es­truc­tu­ra del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, ha su­pues­to con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas en esos te­rre­nos, que, en el ca­so de la investigac­ión y la for­ma­ción ha de­ri­va­do en la de­le­ga­ción de fac­to de esas fun­cio­nes a las empresas pri­va­das, las far­ma­céu­ti­cas y las es­cue­las de ne­go­cios en sus te­rre­nos res­pec­ti­vos.

Otro pro­ble­ma prin­ci­pal del sis­te­ma sa­ni­ta­rio es el au­men­to del gas­to far­ma­céu­ti­co de­ri­va­do de la in­tro­duc­ción de nue­vos fár­ma­cos con pre­cios in­jus­ti­fi­ca­da­men­te al­tos. Una si­tua­ción que es im­pres­cin­di­ble abor­dar des­de las ad­mi­nis­tra­cio­nes sa­ni­ta­rias con una es­truc­tu­ra ne­go­cia­do­ra pro­pia del SNS de má­xi­mo ni­vel cien­tí­fi­co, sol­ven­te, fir­me, coor­di­na­da y co­mún. Una es­truc­tu­ra así se ha sus­ti­tui­do por una mul­ti­pli­ca­ción in­efi­caz de agen­cias de eva­lua­ción tec­no­ló­gi­ca au­to­nó­mi­cas in­de­pen­dien­tes y un sis­te­ma de fi­ja­ción de pre­cios de los me­di­ca­men­tos a apli­car al SNS en el que in­ter­vie­nen en de­fen­sa de in­tere­ses dis­tin­tos los mi­nis­te­rios de Ha­cien­da e In­dus­tria, ade­más del de Sa­ni­dad.

En el desa­rro­llo del sis­te­ma de fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca ha des­apa­re­ci­do cual­quier in­ter­ven­ción del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad no solo en la de­ter­mi­na­ción de la cuan­tía glo­bal de los fon­dos a des­ti­nar a es­tas po­lí­ti­cas, sino tam­bién en su dis­tri­bu­ción en­tre las co­mu­ni­da­des, eli­mi­nan­do a la vez la po­si­bi­li­dad de una dis­tri­bu­ción com­ple­men­ta­ria de una par­te de los mis­mos pa­ra afian­zar la cohe­sión del SNS y el man­te­ni­mien­to de sus con­di­cio­nes uni­ver­sa­les en su ges­tión por aqué­llas.

Pro­mo­ver la coor­di­na­ción y coope­ra­ción ne­ce­sa­rias en el SNS en un sen­ti­do fe­de­ral de­be, por eso, em­pe­zar por re­for­zar la cons­ti­tu­ción del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad me­dian­te me­di­das es­truc­tu­ra­les que per­mi­tan evi­tar la dis­per­sión in­efi­cien­te de las po­lí­ti­cas ci­ta­das. Un desa­rro­llo sa­ni­ta­rio que pue­de ser­vir de orien­ta­ción, es­tí­mu­lo y mo­de­lo pa­ra el avan­ce en otros sec­to­res ha­cia la evo­lu­ción fe­de­ral ne­ce­sa­ria del Es­ta­do au­to­nó­mi­co es­pa­ñol.

Hay que re­for­zar el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad con me­di­das que per­mi­tan evi­tar la dis­per­sión in­efi­cien­te de las po­lí­ti­cas

NI­CO­LÁS AZNÁREZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.