Igle­sias en­mu­de­ce y Sán­chez se pro­di­ga an­te la in­ves­ti­du­ra

Podemos re­du­ce sus in­ter­ven­cio­nes, mien­tras que el PSOE desa­rro­lla una fre­né­ti­ca agen­da de reunio­nes y en los me­dios

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - ANA MAR­COS,

Tras el rui­do lle­gó el si­len­cio a Podemos. El par­ti­do de Pa­blo Igle­sias se man­tie­ne a la es­pe­ra de que Pe­dro Sán­chez mue­va fi­cha y re­to­me la ne­go­cia­ción pa­ra for­mar un Go­bierno de coa­li­ción. Es­te apa­ren­te le­tar­go for­ma par­te de una me­di­da es­tra­te­gia pa­ra re­for­zar su po­si­ción de so­cio ne­ce­sa­rio. Al fi­nal, creen en Podemos, pa­ra des­en­ca­llar el blo­queo po­lí­ti­co es­tán con­de­na­dos a en­ten­der­se. Mien­tras, Sán­chez mul­ti­pli­ca sus apa­ri­cio­nes. La coope­ra­ción aún es­tá le­jos. El 23 de sep­tiem­bre, el pla­zo pa­ra que lle­guen a un acuer­do an­tes de que se di­suel­van las Cor­tes y se con­vo­quen elec­cio­nes, si­gue fi­jo.

Los te­lé­fo­nos no sue­nan. Ni Sán­chez lla­ma a Igle­sias, ni a la in­ver­sa. La úl­ti­ma vez que se in­ter­cam­bia­ron un men­sa­je fue en Twit­ter. El pre­si­den­te en fun­cio­nes fe­li­ci­tó al lí­der de Podemos por el na­ci­mien­to de su hi­ja. A prin­ci­pios de sep­tiem­bre los dos lí­de­res vol­ve­rán a ver­se, se­gún anun­ció el man­da­ta­rio. Has­ta en­ton­ces, Podemos es­pe­ra­rá.

“Pre­ten­den de­jar en evi­den­cia que, ha­ga lo que ha­ga el PSOE, al fi­nal el ac­tor de­ci­si­vo si quie­re ser pre­si­den­te es Uni­das Podemos”, opi­na An­to­ni Gu­tié­rrez-Ru­bí, ase­sor en co­mu­ni­ca­ción. Pa­ra Ve­ró­ni­ca Fu­ma­nal, tam­bién ex­per­ta en es­tra­te­gia po­lí­ti­ca, la re­cien­te pa­ter­ni­dad de Igle­sias y el pe­río­do es­ti­val son par­te esen­cial de la ecua­ción: “To­dos los es­fuer­zos co­mu­ni­ca­ti­vos cuan­do las au­dien­cias es­tán de va­ca­cio­nes son me­nos efec­ti­vos que en un pe­rio­do lec­ti­vo o la­bo­ral”.

Tras más de una se­ma­na sin apa­re­cer en los me­dios, Pa­blo Eche­ni­que, úni­co por­ta­voz de la di­rec­ción de Podemos que se ma­ni­fies­ta des­de la fa­lli­da in­ves­ti­du­ra, vol­vió a po­ner­se ayer de­lan­te de un mi­cró­fono. Un tuit ya no era su­fi­cien­te reac­ción a la agen­da fre­né­ti­ca que el pre­si­den­te en fun­cio­nes ha des­ple­ga­do has­ta es­ta se­ma­na que se ha ido a Do­ña­na de va­ca­cio­nes. “No te­ne­mos que con­ver­tir la po­lí­ti­ca en una no­ve­la pa­ra ado­les­cen­tes. No hay que en­trar en el jue­go de quién lla­ma”, zan­jó ayer en la Ca­de­na SER so­bre la po­si­bi­li­dad de que su par­ti­do dé el pri­mer pa­so pa­ra re­to­mar el diálogo.

Podemos se ha re­clui­do en las re­des so­cia­les. “El si­len­cio po­lí­ti­co no sig­ni­fi­ca que­dar­se mu­do”, afir­ma Gu­tié­rrez-Ru­bí. A tra­vés de Twit­ter, Eche­ni­que de­ja las ba­li­zas que con­du­cen ha­cia la nue­va ne­go­cia­ción y trans­mi­te sen­sa­ción de ac­ti­vi­dad. “No es su­fi­cien­te”, opi­na Fu­ma­nal. “La po­ten­cia co­mu­ni­ca­ti­va de un Go­bierno no tie­ne pa­ran­gón con la del resto de ac­to­res po­lí­ti­cos”.

El des­gas­te que su­pu­so la ne­go­cia­ción con­tra el re­loj en 72 ho­ras ha he­cho me­lla en la for­ma­ción de Igle­sias. Tres jor­na­das in­ter­mi­na­bles en las que se su­ce­die­ron lla­ma­das, re­pro­ches en re­des so­cia­les, ve­tos, fil­tra­cio­nes ma­ni­pu­la­das y du­ras in­ter­ven­cio­nes par­la­men­ta­rias y me­diá­ti­cas. El par­ti­do de Igle­sias no pa­re­ce dis­pues­to a re­pe­tir es­ta ex­po­si­ción. “Op­tan por no trans­pa­ren­tar en tiem­po real el es­ta­do de la ne­go­cia­ción”, apun­ta Gu­tié­rrez-Ru­bí.

Igle­sias es­tá cen­tra­do en la crian­za de su hi­ja, pe­ro no es­tá de va­ca­cio­nes (en la for­ma­ción no acla­ran si ya se ha aco­gi­do al per­mi­so de pa­ter­ni­dad). El par­ti­do no pa­ra de tra­ba­jar, ase­gu­ran las fuen­tes con­sul­ta­das. Uni­das Podemos tie­ne lis­to un do­cu­men­to de más de 100 páginas, una suer­te de pro­gra­ma que ade­lan­ta­ron du­ran­te la fa­lli­da ne­go­cia­ción.

Pe­ro an­tes de ha­blar de con­te­ni­do se­rá ne­ce­sa­rio arre­glar la re­la­ción en­tre Igle­sias y Sán­chez, mar­ca­da por “la des­con­fian­za re­cí­pro­ca”, en pa­la­bras del pre­si­den­te. “La po­lí­ti­ca va de re­la­cio­nes per­so­na­les”, di­ce Gu­tié­rrez-Ru­bí. “No se pue­de go­ber­nar una coa­li­ción con el re­tro­vi­sor, es­pe­ran­do el mo­men­to de la trai­ción”. Los dos lí­de­res ten­drán que de­ci­dir si sa­len de sus trin­che­ras co­mu­ni­ca­ti­vas y co­sen sus di­fe­ren­cias o man­tie­nen el pul­so has­ta el fi­nal.

/ JAI­ME VILLANUEVA

Igle­sias sube a la tri­bu­na fren­te a Sán­chez, en la se­sión de in­ves­ti­du­ra del 25 de ju­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.