¿Nos he­mos vuel­to to­dos lo­cos?

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

Re­su­men de los ca­pí­tu­los pre­ce­den­tes. El 1 de agos­to, el bu­que es­pa­ñol Open Arms res­ca­ta en el Me­di­te­rrá­neo a 55 per­so­nas que hu­yen a la de­ses­pe­ra­da de dis­tin­tos paí­ses de África, 20 de las cua­les son me­no­res. A la ma­ña­na si­guien­te res­ca­ta a otras 69, 10 de las cua­les son ni­ños. Ocho días más tar­de, cuan­do Mal­ta e Ita­lia, los puer­tos más cer­ca­nos, han re­cha­za­do de ma­ne­ra reite­ra­da e inequí­vo­ca, con ar­gu­men­tos fa­la­ces, tram­po­sos o ab­yec­tos, aco­ger a esos de­ses­pe­ra­dos —al­gu­nos de ellos en­fer­mos—, su nú­me­ro as­cien­de a 160, y la si­tua­ción a bor­do del bar­co se com­pli­ca cada vez más: hay dis­cu­sio­nes, in­ci­den­tes vio­len­tos, ame­na­zas de mo­tín. Mien­tras tan­to, los tres paí­ses in­vo­lu­cra­dos en el in­ci­den­te (Es­pa­ña tam­bién lo es­tá, pues­to que el Open Arms na­ve­ga ba­jo ban­de­ra es­pa­ño­la) se qui­tan de en­ci­ma el ma­rrón, la UE no sabe/no con­tes­ta, el resto de so­cios eu­ro­peos sil­ban mien­tras se li­man las uñas, el des­al­ma­do

Mat­teo Sal­vi­ni, fe­liz en ba­ña­dor y con ba­rri­gui­ta cer­ve­ce­ra, suel­ta chis­tes gra­cio­sí­si­mos con­tra Richard Ge­re —que ha co­me­ti­do la im­per­do­na­ble fe­cho­ría de lle­var ví­ve­res y son­ri­sas a los náu­fra­gos— y los de­más con­tem­pla­mos ató­ni­tos la fun­ción des­de la pla­ya, con un pu­ro en una mano y un mo­ji­to en la otra. La pre­gun­ta es: ¿Nos he­mos vuel­to to­dos lo­cos o qué?

Sí, ya conozco la res­pues­ta que se da a quie­nes no te­ne­mos la más mí­ni­ma du­da —pe­ro es que ni la más mí­ni­ma— de que hay que sa­car a esa gen­te de ahí de in­me­dia­to y co­mo sea: con una son­ri­sa de su­fi­cien­cia y una ce­ja le­van­ta­da, se nos ta­cha de bue­nis­tas, se nos pre­vie­ne con­tra el lla­ma­do efec­to lla­ma­da, se pon­de­ra la la­be­rín­ti­ca com­ple­ji­dad del pro­ble­ma po­lí­ti­co de fon­do, un pro­ble­ma mi­gra­to­rio que ata­ñe a to­da Eu­ro­pa, tal vez el prin­ci­pal pro­ble­ma de la UE, que pue­de agra­var­se si nos de­ja­mos lle­var por irres­pon­sa­bles arre­ba­tos hu­ma­ni­ta­rios. Mi res­pues­ta a esa res­pues­ta es la si­guien­te: con el de­bi­do res­pe­to, vá­yan­se us­te­des a la mier­da. Y tam­bién: si es­to es un pro­ble­ma po­lí­ti­co, yo soy Nao­mi Camp­bell. Y tam­bién: cuan­do uno se en­cuen­tra en me­dio del mar con un mon­tón de des­di­cha­dos —ni­ños y en­fer­mos in­clui­dos—, uno no se po­ne a es­tu­diar las res­pec­ti­vas nor­ma­ti­vas na­cio­na­les so­bre res­ca­te ma­rí­ti­mo, uno no ini­cia una se­su­da re­fle­xión so­bre po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria, uno no se en­co­mien­da a na­die: co­ge a esos in­fe­li­ces, los lle­va a puer­to, los cu­ra y les da de co­mer y de be­ber; y lue­go ha­bla­mos. Y, si hay que vio­lar una ley que im­pi­de ha­cer

eso, pues se vio­la y pun­to, co­mo hi­zo ha­ce po­co la ca­pi­ta­na Rac­ke­te (¡vi­va la ca­pi­ta­na Rac­ke­te, ca­ra­jo!). O co­mo hi­zo un año atrás, sin ir más le­jos, el pre­si­den­te Pe­dro Sán­chez, ofre­cien­do el puer­to de Va­len­cia a los 630 des­gra­cia­dos que se ha­ci­na­ban en el Aqua­rius. Por su­pues­to, Sán­chez fue acu­sa­do en­ton­ces de bue­nis­ta, de opor­tu­nis­ta y de no sé cuán­tas za­ran­da­jas más, pe­ro hi­zo exac­ta­men­te lo que de­bía ha­cer. Es ver­dad que lue­go la UE no ha es­ta­do a la al­tu­ra y que todavía es in­ca­paz de con­cer­tar una po­lí­ti­ca de asi­lo co­mún que en­cau­ce es­te pro­ble­ma: un pro­ble­ma que, cuan­do los náu­fra­gos ya es­tán en tie­rra fir­me y aten­di­dos co­mo Dios man­da, se con­vier­te efec­ti­va­men­te en un pro­ble­ma po­lí­ti­co (y ade­más muy se­rio). Pe­ro no an­tes.

An­tes es otra co­sa: an­tes es un pu­ro pro­ble­ma de de­cen­cia mí­ni­ma; por de­ba­jo de eso, ya es­tá el in­fierno. Así que, pre­si­den­te Sán­chez, vuel­va a ha­cer aho­ra lo que hi­zo bien ha­ce un año, y lue­go vuel­va a pe­lear a bra­zo par­ti­do pa­ra que la UE fi­je de una vez por to­das una po­lí­ti­ca de­cen­te, com­par­ti­da y efi­caz en es­te asun­to tras­cen­den­tal. Vuel­va a ha­cer­lo y no se cu­bra de ig­no­mi­nia us­ted y no nos cu­bra de ig­no­mi­nia a to­dos, con­vir­tién­do­nos en cóm­pli­ces de es­ta ca­na­lla­da.

Sán­chez hi­zo exac­ta­men­te lo que de­bía con el ‘Aqua­rius’; aho­ra de­be ha­cer lo mis­mo y no con­ver­tir­se en cóm­pli­ce

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.