El vien­to man­tie­ne fue­ra de con­trol el in­cen­dio de Gran Ca­na­ria

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - MACAME ME­SA,

Vien­tos ali­sios sos­te­ni­dos de has­ta 70 ki­ló­me­tros por ho­ra man­te­nían ayer fue­ra de con­trol el in­cen­dio de­cla­ra­do el sá­ba­do en Te­je­da y Ar­te­na­ra, en la is­la de Gran Ca­na­ria, y que ha arra­sa­do cer­ca de 1.500 hec­tá­reas. En­tre 500 y 600 per­so­nas lu­cha­ban pa­ra evi­tar que las lla­mas es­ca­pen del pe­rí­me­tro de 23 ki­ló­me­tros don­de que­da­ron con­te­ni­das el do­min­go. Los bomberos ac­túan con­tra el re­loj: el vier­nes se es­pe­ra una ola de ca­lor que com­pli­ca­rá aún más la ex­tin­ción.

El pun­to más com­pli­ca­do del in­cen­dio se en­con­tra­ba ayer en un fren­te de cin­co ki­ló­me­tros que se man­te­nía ac­ti­vo en­tre los mu­ni­ci­pios de Te­je­da (1.921 ve­ci­nos) y Ar­te­na­ra (unos 1.000 ha­bi­tan­tes), las dos lo­ca­li­da­des más al­tas y me­nos po­bla­das de la is­la. Las lla­mas tre­pa­ban la­de­ra arri­ba en un ma­ci­zo mon­ta­ño­so de ori­gen vol­cá­ni­co que su­po­ne la zo­na más al­ta de la is­la, con ba­rran­cos ver­ti­gi­no­sos que di­fi­cul­tan

las la­bo­res de ex­tin­ción tan­to te­rres­tres co­mo aé­reas. El avan­ce as­cen­den­te del fuego, avi­va­do por los ali­sios y ali­men­ta­do por la ma­le­za de un mon­te po­co cui­da­do, se­gún de­nun­cian los ve­ci­nos, su­po­nía un pe­li­gro aña­di­do pa­ra los bomberos fo­res­ta­les. Ayer se in­cor­po­ra­ron a las ta­reas has­ta 11 avio­nes y he­li­cóp­te­ros pro­ce­den­tes de la Pe­nín­su­la. Uno de los hi­dro­avio­nes en­via­dos a la zo­na no pu­do tra­ba­jar por un pro­ble­ma eléc­tri­co y tu­vo que per­ma­ne­cer en tie­rra en la ba­se aé­rea de Gan­do. El pre­si­den­te ca­na­rio, el so­cia­lis­ta Ángel Víc­tor To­rres, in­for­mó ayer de que ha­bía pe­di­do otro apa­ra­to al Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra.

Los más de 500 agen­tes te­rres­tres que hi­cie­ron fren­te ayer al fuego se mos­tra­ban mo­de­ra­da­men­te op­ti­mis­tas a me­di­da que trans­cu­rría la tar­de y ami­no­ra­ba el fren­te más ac­ti­vo, ubi­ca­do en el de­no­mi­na­do Ba­rran­co Gran­de que se­pa­ra Ar­te­na­ra de Te­je­da y desem­bo­ca en La Al­dea de San Ni­co­lás. El al­cal­de de la lo­ca­li­dad, el so­cia­lis­ta To­más Pé­rez, te­mía ano­che que las lla­mas al­can­za­ran la zo­na al­ta de su mu­ni­ci­pio a tra­vés de una zo­na de di­fí­cil ac­ce­so y cu­yo sue­lo ca­ren­te de agua po­dría pren­der rá­pi­da­men­te. Pe­se a las bue­nas sen­sa­cio­nes de la tar­de, el fuego se­guía fue­ra de con­trol y Flo­ren­cio López, je­fe de Pro­tec­ción Ci­vil del Go­bierno in­su­lar, re­co­no­cía que que­da­ba “mu­cho por ha­cer” con­tra el que es uno de los ma­yo­res in­cen­dios fo­res­ta­les de es­te ve­rano.

Más de un mi­llar de per­so­nas afron­ta­ban su ter­ce­ra no­che fue­ra de sus vi­vien­das, al­gu­na de las cua­les no ha po­di­do es­ca­par del fuego, que su­pues­ta­men­te ini­ció un ve­cino de ma­ne­ra for­tui­ta por el uso de una sol­da­do­ra. El pre­sun­to cau­san­te del in­cen­dio fue de­te­ni­do el mis­mo sá­ba­do.

El si­nies­tro ha im­pac­ta­do tam­bién en El Juncalillo, uno de los ba­rrios al­tos del mu­ni­ci­pio de Gál­dar (22.000 ha­bi­tan­tes). Los ha­bi­tan­tes de es­ta zo­na que tu­vie­ron que ser des­alo­ja­dos ya han po­di­do re­gre­sar a sus do­mi­ci­lios, aun­que se en­con­tra­rán con pro­ble­mas de abas­te­ci­mien­to de agua, ya que las tu­be­rías que co­nec­tan los po­zos con las ca­sas —ca­si to­das uni­fa­mi­lia­res de una o dos plan­tas— se en­cuen­tran que­ma­das. El su­mi­nis­tro eléc­tri­co tam­bién se en­cuen­tra in­te­rrum­pi­do en esa zo­na. El al­cal­de de Gál­dar, Teo­do­ro So­sa, de Nue­va Ca­na­rias, ma­ni­fes­tó a Eu­ro­pa Press que los da­ños obli­ga­rán a mu­chos ve­ci­nos a “em­pe­zar de ce­ro”.

Las fuer­tes ra­chas de vien­to, de has­ta 80 ki­ló­me­tros por ho­ra, se man­ten­drán en la zo­na has­ta ma­ña­na, se­gún la Agencia Es­ta­tal de Me­teo­ro­lo­gía, lo que pre­vi­si­ble­men­te di­fi­cul­ta­rá el con­trol de las lla­mas. Ca­si sin so­lu­ción de con­ti­nui­dad, los ali­sios da­rán pa­so, en­tre el jue­ves y el vier­nes, a un fuer­te as­cen­so de las tem­pe­ra­tu­ras. El vien­to, la in­so­la­ción y la subida del termómetro ame­na­zan con reavi­var los res­col­dos que han po­di­do que­dar de­ba­jo de la tie­rra en las zo­nas que fue­ron mo­ja­das por los bomberos fo­res­ta­les, se­gún ex­pli­có ayer a me­dio­día Fe­de­ri­co Gri­llo, director téc­ni­co de Emer­gen­cias del Ca­bil­do de Gran Ca­na­ria.

El prin­ci­pal te­mor de los equi­pos de ex­tin­ción, se­gún Gri­llo, es que el vien­to lle­ve el fuego ha­cia el pue­blo de Te­je­da, cu­yo cas­co vie­jo ya ha si­do eva­cua­do. El res­pon­sa­ble téc­ni­co de emer­gen­cias del Ca­bil­do gran­ca­na­rio ha avan­za­do que se tra­ba­ja­rá mu­cho en aco­tar el pe­rí­me­tro del in­cen­dio pa­ra que no al­can­ce más ca­sas des­pués de que al­gu­nas vi­vien­das en ba­rrios co­lin­dan­tes al cen­tro ha­yan si­do afec­ta­das.

/ EL­VI­RA URQUIJO (EFE)

Un he­li­cóp­te­ro de ex­tin­ción re­fres­ca la zo­na afec­ta­da por el in­cen­dio en­tre Te­je­da, Ar­te­na­ra y Gál­dar, en Gran Ca­na­ria.

/ E. U. (EFE)

El pre­si­den­te ca­na­rio, Ángel Víc­tor To­rres, vi­si­ta a los afec­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.