Ré­cord de ca­sos de sa­ram­pión en los úl­ti­mos 13 años

La OMS ad­vier­te del avan­ce preo­cu­pan­te por fal­ta de va­cu­na­ción o gue­rras. En el pri­mer se­mes­tre hu­bo más con­ta­gios que en 2018

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - BRUNO MAR­TÍN,

En el pri­mer se­mes­tre del año se han re­gis­tra­do más ca­sos de sa­ram­pión que en cual­quier año des­de 2006, se­gún datos pro­vi­sio­na­les pu­bli­ca­dos ayer por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS). En no­viem­bre, el or­ga­nis­mo ya ad­vir­tió so­bre el avan­ce his­tó­ri­co de es­ta en­fer­me­dad vi­riá­si­ca por la caí­da de la co­ber­tu­ra va­cu­nal, y ayer re­afir­mó que la pre­va­len­cia de la en­fer­me­dad, as­cen­den­te des­de ha­ce tres años, es “preo­cu­pan­te y con­ti­nua­da”. Des­de enero, 182 paí­ses han in­for­ma­do de 364.808 ca­sos, ca­si tres ve­ces los con­ta­bi­li­za­dos en el mis­mo pe­rio­do del año pa­sa­do. Ade­más, la or­ga­ni­za­ción sub­ra­ya que es­te nú­me­ro es una sub­es­ti­ma­ción; se cal­cu­la que ape­nas re­co­ge uno de cada 10 ca­sos reales.

“Es­tas ci­fras son un to­que de aten­ción muy po­de­ro­so”, ad­vier­te el epi­de­mió­lo­go An­to­ni Tri­lla, del Hos­pi­tal Clí­nic de Bar­ce­lo­na. Aun­que el sa­ram­pión se con­si­de­ra­ba eli­mi­na­do en to­da Amé­ri­ca y en gran par­te de Eu­ro­pa, ac­tual­men­te hay bro­tes re­gis­tra­dos en to­das las re­gio­nes de la OMS.

El sa­ram­pión es una en­fer­me­dad ví­ri­ca que se trans­mi­te fá­cil­men­te por el ai­re o con­tac­to per­so­nal. Tras un pe­rio­do de in­cu­ba­ción de has­ta 12 días —du­ran­te el cual ya es con­ta­gio­so—, pro­du­ce fie­bre al­ta y erup­cio­nes en la piel. Pue­de de­ri­var en com­pli­ca­cio­nes co­mo neu­mo­nía, ce­gue­ra o en­ce­fa­li­tis, una in­fla­ma­ción del ce­re­bro que a ve­ces pro­vo­ca se­cue­las muy gra­ves, in­clu­so la muer­te.

El au­men­to más drás­ti­co ha si­do en África, los ca­sos se han mul­ti­pli­ca­do por 10 des­de 2018. La si­tua­ción tam­bién ha em­peo­ra­do muy rá­pi­da­men­te en la re­gión eu­ro­pea de la OMS (que in­clu­ye paí­ses no miem­bros de la UE, co­mo Is­rael, Ucra­nia y Ru­sia): es­te año se han re­gis­tra­do cer­ca de 90.000 ca­sos, más que en to­do 2018 (84.462). Los paí­ses más afec­ta­dos son la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go, Ucra­nia y Ma­da­gas­car, azo­ta­dos por epi­de­mias.

Exis­te una va­cu­na se­gu­ra y efi­caz pa­ra pre­ve­nir la trans­mi­sión, pe­ro se es­ti­ma que el 95% de la po­bla­ción de­be ino­cu­lar­se pa­ra lo­grar la in­mu­ni­dad co­lec­ti­va y evi­tar nue­vos bro­tes. 20 mi­llo­nes de ni­ños de to­do el mun­do —más de uno de cada 10 me­no­res— no re­ci­ben la va­cu­na per­ti­nen­te cada año, se­gún Uni­cef. Por eso, todavía es una im­por­tan­te cau­sa de muer­te a ni­vel glo­bal, so­bre to­do en­tre los más pe­que­ños. En 2017 mu­rie­ron 110.000 per­so­nas.

“Ha au­men­ta­do la inequi­dad y la fal­ta de ac­ce­so a la va­cu­na en paí­ses en vías de desa­rro­llo”, ex­pli­ca Amos García-Ro­jas, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Va­cu­no­lo­gía. Él acha­ca el avan­ce del sa­ram­pión, so­bre to­do, a la po­bre­za y a la gue­rra: “En Ucra­nia, por ejem­plo, la si­tua­ción de con­flic­to bé­li­co ha des­con­fi­gu­ra­do la po­lí­ti­ca va­cu­nal del país”. In­clu­so en Es­ta­dos ri­cos, los ex­per­tos se­ña­lan que pue­de ha­ber sec­to­res des­fa­vo­re­ci­dos, co­mo las fa­mi­lias nó­ma­das, más sus­cep­ti­bles a en­fer­mar por su ex­clu­sión del sis­te­ma sa­ni­ta­rio. En va­rios paí­ses, el sa­ram­pión tam­bién avan­za aho­ra en­tre ado­les­cen­tes y adul­tos jóvenes que se sal­ta­ron las va­cu­nas de la in­fan­cia.

Los an­ti­va­cu­nas —pa­dres y pa­cien­tes que re­cha­zan el pro­fi­lác­ti­co por creen­cias an­ti­cien­tí­fi­cas— son un pro­ble­ma me­nor a ni­vel glo­bal, se­gún to­dos los epi­de­mió­lo­gos. Solo su­po­nen un ver­da­de­ro las­tre en al­gu­nos paí­ses desa­rro­lla­dos, co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Ita­lia o Fran­cia. “Un pro­ble­ma de las va­cu­nas es su pro­pio éxi­to: ya no ve­mos las en­fer­me­da­des con­tra las que nos va­cu­na­mos”, ra­zo­na García-Ro­jas. “Es­to ha­ce que ba­je­mos la guar­dia”. El Es­ta­do de Nue­va York, que ha su­fri­do re­cien­te­men­te al­gu­nos de sus peores bro­tes en co­mu­ni­da­des de ju­díos or­to­do­xos, aho­ra prohí­be re­cha­zar la in­mu­ni­za­ción por mo­ti­vos re­li­gio­sos. Se­gún la OMS, EE UU su­fre es­te se­mes­tre la ma­yor in­ci­den­cia de sa­ram­pión en 25 años.

El Plan de Ac­ción Mun­dial so­bre Va­cu­nas ex­po­ne co­mo ob­je­ti­vo eli­mi­nar el sa­ram­pión en cin­co de las seis re­gio­nes de la OMS pa­ra 2020. Tri­lla y García-Ro­jas con­fir­man que la en­fer­me­dad cum­ple los re­qui­si­tos pa­ra la erra­di­ca­ción: no pue­de so­bre­vi­vir fue­ra del cuer­po hu­mano, exis­te va­cu­na efi­caz y se diag­nos­ti­ca con fa­ci­li­dad. Pe­ro “cla­ra­men­te” no se eli­mi­na­rá en 2020, la­men­tan.

/ GETTY

Cam­pa­ña de va­cu­na­ción con­tra el sa­ram­pión en In­gla­te­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.