Un oa­sis mu­si­cal

El Aku Aku es un re­fu­gio tro­pi­cal con pae­llas y una lar­ga tra­di­ción de con­cier­tos que man­tie­ne el es­pí­ri­tu de la épo­ca do­ra­da del pue­blo, cuan­do era un pa­raí­so ‘hippy’

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - ÍÑI­GO DO­MÍN­GUEZ,

Hu­bo un tiem­po en que Mojácar, pro­vin­cia de Al­me­ría, era un lu­gar fue­ra del mun­do, un po­co se­cre­to, don­de ter­mi­na­ba gen­te es­pe­cial, me­dio es­con­di­da, com­ple­ta­men­te fe­liz. Ar­tis­tas, pin­to­res, ex­tran­je­ros bohe­mios, in­gle­ses lo­cos, uno de los asal­tan­tes del tren de Glas­gow... Una épo­ca hippy, de fies­tas en la pla­ya, po­rros de la Tran­si­ción y chi­rin­gui­tos fan­tás­ti­cos. El Ti­to’s, fun­da­do por Ti­to del Amo, un pe­rio­dis­ta nor­te­ame­ri­cano que vino en 1966 a in­for­mar de las bom­bas de Pa­lo­ma­res y de­ci­dió que­dar­se, fue el pri­me­ro que em­pe­zó a ofre­cer con­cier­tos en la ori­lla del mar y se con­vir­tió en una re­fe­ren­cia. El Ma­na­ca se le­van­tó so­bre los res­tos de una ca­ba­ña don­de John Hough ha­bía ro­da­do La is­la del te­so­ro en 1971, pro­ta­go­ni­za­da por Or­son We­lles. Otro es el Kon Ti­ki. Pe­ro el gran su­per­vi­vien­te de una for­ma de en­ten­der el ve­rano es el Aku Aku, abier­to en 1980, que re­sis­te ba­jo la som­bra ma­ter­nal de fron­do­sos árboles in­dios. Or­ga­ni­za con­cier­tos to­do el ve­rano de fla­men­co, blues y mú­si­cas del mun­do. Y gratis. Aquí es po­si­ble por­que los ar­tis­tas tam­bién sa­ben que vie­nen a un si­tio dis­tin­to. Era la casa de una prin­ce­sa hún­ga­ra y Ma­ría Flo­res se hi­zo con ella por cul­pa de un chino.

El chino de Bé­dar, el pri­me­ro que apa­re­ció por la zo­na y fa­mo­so por su res­tau­ran­te, fue quien le con­ven­ció de que ese si­tio era per­fec­to pa­ra ella, la me­tió en un co­che y la lle­vó a Al­me­ría a fir­mar el con­tra­to de al­qui­ler ha­ce 17 años. “Es­to es un ca­pri­cho ca­ro”, cuen­ta Ma­ría Flo­res, de 67, em­pe­ña­da en se­guir haciendo con­cier­tos po­nien­do mu­cho de su bolsillo, pe­ro es­tá cla­ro que es­tá en­can­ta­da con su ca­pri­cho, es su­yo. La re­la­ción con el di­ne­ro es pe­cu­liar y poé­ti­ca en es­te si­tio des­de su ori­gen, por­que aque­lla prin­ce­sa usó pe­se­tas co­mo aran­de­las en los cla­vos de las vi­gas.

Ma­ría Flo­res ha ido crean­do un oa­sis don­de a me­dio­día sir­ven pae­llas es­pec­ta­cu­la­res y por la no­che, mú­si­ca: “Ali­men­ta­mos el al­ma”. Lle­va ya unos 500 con­cier­tos. La otra mi­tad del in­ven­to es Ángel Vi­cen­te, agen­te, hom­bre de mú­si­ca, que pro­gra­ma las ac­tua­cio­nes: “Ha­ce 17 años que me pa­so el ve­rano así, tra­ba­jan­do, y siem­pre di­go que es el úl­ti­mo año y lo de­jo, pe­ro lue­go Ma­ría me con­ven­ce. Y si lo pien­sas, en reali­dad to­do es­to es lo que me gus­ta: la mú­si­ca, la na­tu­ra­le­za, el mar, la bue­na co­mi­da, los ami­gos, ha­cer fe­liz a la gen­te”. Es­te mes de ju­lio no pa­ra­ba por­que con­si­guió lle­var a Chick Co­rea a la pla­za de to­ros de Al­me­ría, el miér­co­les 24, y si­gue pro­fun­di­zan­do en esa re­la­ción ín­ti­ma en­tre fla­men­co y jazz, des­de los tiem­pos de Mi­les Davis o John Col­tra­ne. “Es la pri­me­ra vez que to­ca en una pla­za de to­ros, le ha­ce mu­cha ilu­sión”, con­ta­ba an­tes del con­cier­to de Co­rea.

Flo­res lle­gó aquí des­pués de dar mu­chas vuel­tas. Mojácar era un pue­blo agrí­co­la, no se pes­ca­ba, y la se­quía en los se­sen­ta fue de­mo­le­do­ra. Ella se fue a Ale­ma­nia con 20 años, tra­ba­jó en una fá­bri­ca, pa­só allí 17 años y vol­vió en 1989. “Me fal­ta­ba so­bre to­do el mar”, re­cuer­da. Pro­bó con va­rios lo­ca­les has­ta que em­pe­zó con el Aku Aku, pe­ro que­ría al­go más que un bar, por­que tie­ne una ve­na artística. “Des­de ni­ña siem­pre veía por el pue­blo al­guien pin­tan­do”.

Mo­ji­tos pe­li­gro­sos

Fue en­ton­ces cuan­do se cru­zó con Ángel Vi­cen­te, al que co­no­cía des­de pe­que­ño. Le vio tris­te, se ha­bía que­da­do sin tra­ba­jo pa­ra el ve­rano y le pi­dió que se fue­ra con ella. Ya ha­bía con­ven­ci­do a Jor­ge Pardo, sa­xo­fo­nis­ta y flau­tis­ta pio­ne­ro en la fu­sión de jazz y fla­men­co, pa­ra que to­ca­ra en el Aku Aku. Pardo, que ve­ra­nea­ba en Mojácar y era ha­bi­tual del Ti­to’s, le re­ga­ló una pe­que­ña ac­tua­ción el día de la inau­gu­ra­ción y pro­ta­go­ni­zó el pri­mer con­cier­to, en sep­tiem­bre de 2003, con Car­los Be­na­vent y Tino di Ge­ral­do. Es un trío ya mí­ti­co, pe­ro allí es­ta­ban los tres en ba­ña­dor y chan­cle­tas.

Co­mo en su casa, los ar­tis­tas co­men allí y lue­go se echan una sies­ta en una ha­ma­ca. “He­mos tenido mú­si­cos que pa­ra ver­los en otros lu­ga­res la gen­te se que­da sin en­tra­da y aquí es­tá­ba­mos 40 per­so­nas, sin pa­gar”, cuen­ta Flo­res. To­ma­ti­to, los Ha­bi­chue­la, los Car­mo­na, El Po­ti­to, El Bi­cho… To­dos le ha­cen un hue­co en sus gi­ras por­que es ca­si un plan de pla­ya y co­le­gas, y Mojácar ya lle­va me­dio si­glo de his­to­ria mu­si­cal en el mun­di­llo.

El am­bien­te es fa­mi­liar, la gen­te que vie­ne de to­da la vi­da siem­pre se de­ja caer un ra­to. Por ejem­plo, Pe­dro Sán­chez, en aque­lla foto que le hi­cie­ron en 2016, con go­rra y ga­fas de sol, co­mien­do con su mu­jer. El lí­der del PSOE tie­ne casa aquí y vie­ne des­de ha­ce años. Juan Pe­dro es otro ma­dri­le­ño que ve­nía los ve­ra­nos y al fi­nal de­ci­dió que­dar­se, cau­ti­va­do por Mojácar. Tie­ne la foto del Gran Le­bows­ki en el Whatsapp. To­man­do una cer­ve­za evo­ca los bue­nos tiem­pos: “El Aku Aku es de lo po­co que que­da de aque­lla épo­ca, man­tie­ne el es­pí­ri­tu. Aho­ra sa­les por ahí y te en­cuen­tras una pan­da de tíos con pe­nes de plás­ti­co en la ca­be­za, de des­pe­di­da de sol­te­ro. Una vez vi un gru­po que lle­va­ba un enano su­je­to con una co­rrea. El que te­nía la co­rrea iba tan bo­rra­cho que ca­si era el enano el que lo lle­va­ba a él”. Mu­chos in­gle­ses tam­bién se es­tán yen­do, por el Bre­xit.

Pe­ro el Aku Aku ahí re­sis­te, co­mo un re­fu­gio sen­ti­men­tal que te tras­la­da a un lu­gar tro­pi­cal ape­nas ba­jas las escaleras y en­tras en la pe­num­bra. Al caer la tar­de em­pie­zan las ce­nas y se lle­na la ba­rra a la es­pe­ra del con­cier­to. Aquí tra­ba­jan 24 per­so­nas, hay mu­cho mo­vi­mien­to, pe­ro no trans­mi­te es­trés. Hay amis­tad y buen ro­llo. Lle­gan vie­jos hip­pies de cuan­do ha­cer­se ta­tua­jes era al­go ra­ro y, de he­cho, no tie­nen, no los ne­ce­si­tan. Creo que des­de el si­glo pa­sa­do no se me pre­sen­ta­ba na­die es­pon­tá­nea­men­te en una ba­rra, es­tre­chan­do la mano y di­cién­do­me su nom­bre. Ha­cen unos mo­ji­tos pe­li­gro­sí­si­mos. Al­gu­nas no­ches tam­bién po­nen ci­ne al ai­re li­bre, siem­pre gratis, úl­ti­ma­men­te más co­me­dias, “pa­ra no pen­sar”, di­ce Flo­res, que abre y cie­rra, de las 12 a las dos de la ma­ña­na.

El gru­po de es­ta no­che se pre­pa­ra y em­pie­za la mú­si­ca, en­tre el ru­mor de las olas y los gri­llos.

/ FRAN­CIS­CO BO­NI­LLA

Am­bien­te en el chi­rin­gui­to Aku Aku, en una ima­gen to­ma­da ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.