¿Qué se­rá di­fe­ren­te en la pró­xi­ma re­ce­sión?

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO -

Se lle­va mu­cho tiem­po ha­blan­do de la pró­xi­ma re­ce­sión a las dos ori­llas del Atlán­ti­co. Lo que siem­pre ha si­do un mo­men­to du­ro pe­ro asu­mi­do cí­cli­ca­men­te se ob­ser­va aho­ra con un te­mor de­ma­sia­do inquietant­e. La úl­ti­ma cri­sis ha de­ja­do una hue­lla tan pro­fun­da, que pa­re­ce que una in­te­rrup­ción de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca trae­ría de­ma­sia­dos re­cuer­dos. Tra­du­ci­do en len­gua­je eco­nó­mi­co: un pa­so atrás en la re­cu­pe­ra­ción de ca­pi­tal so­cial, más des­con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes y desáni­mo pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes más to­ca­das por la gran de­ba­cle de ha­ce una dé­ca­da. Pa­re­ce in­clu­so que los ban­cos cen­tra­les, le­jos de asu­mir con to­das sus con­se­cuen­cias el inevi­ta­ble com­por­ta­mien­to cí­cli­co de la eco­no­mía,

si­guen en pri­me­ra lí­nea del fren­te dán­do­lo to­do pa­ra que el re­loj no se pa­re. Con suer­te, ha­rá fal­ta otro pe­río­do de re­cu­pe­ra­ción pos­te­rior a la co­rrec­ción que aho­ra se es­pe­ra, pa­ra com­ple­tar el ne­ce­sa­rio des­en­gan­che del cho­rro de fa­ci­li­da­des mo­ne­ta­rias y de la li­qui­dez in­men­sa. Si no fun­cio­nan co­mo se es­pe­ran las me­di­das mo­ne­ta­rias, lo úni­co que se lo­gra­rá es pos­ter­gar esa re­ce­sión o des­ace­le­ra­ción in­ten­sa.

Así que lo pri­me­ro que pa­re­ce di­fe­ren­te en la co­rrec­ción que aho­ra se apro­xi­ma es un re­ce­lo ex­ce­si­vo an­te la mis­ma, tal vez por­que se pen­sa­ba que se lle­ga­ría aquí des­pués de una épo­ca ex­pan­si­va acom­pa­ña­da de in­fla­ción y de ma­yo­res ín­di­ces de cohe­sión so­cial. Es­to su­pon­dría que an­tes de afron­tar un pro­ce­so re­ce­si­vo or­to­do­xo se ha­bría pa­sa­do por uno ex­pan­si­vo or­to­do­xo. No ha si­do así. Ha­brá di­fe­ren­tes ca­li­fi­ca­ti­vos se­gún la geo­gra­fía, pa­san­do por lu­ga­res don­de ha­brá re­ce­sión téc­ni­ca (dos tri­mes­tres de va­ria­ción ne­ga­ti­va del PIB), otros don­de se­rá más pro­lon­ga­da y otros don­de la pro­duc­ción agre­ga­da se es­tan­que o co­rri­ja sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. El mo­men­to tam­bién se­rá va­ria­ble. Por ejem­plo, un país co­mo el Reino Uni­do se po­dría ver en re­ce­sión en el ter­cer tri­mes­tre y otros po­drán en­trar más ade­lan­te.

La duración de es­te trán­si­to ne­ga­ti­vo va a de­pen­der mu­cho más que en otras oca­sio­nes de cues­tio­nes de ín­do­le po­lí­ti­ca. Co­mo mues­tra, se­rá la di­plo­ma­cia la que de­ter­mi­ne cuán­to afec­ta­rá el Bre­xit. Tam­bién si la con­tien­da en­tre EE UU y Chi­na de­vie­ne en gue­rra to­tal, si­tua­ción en la cual to­dos per­de­re­mos, in­clui­dos los dos gi­gan­tes. Asi­mis­mo, po­dría coin­ci­dir con una co­rrec­ción fi­nan­cie­ra y una cam­bia­ria. To­do es­to ha su­ce­di­do en el pa­sa­do pe­ro no con un en­torno mo­ne­ta­rio des­co­no­ci­do, don­de los te­ne­do­res de deu­da son le­gión y los vai­ve­nes en la mis­ma pa­re­cen ase­gu­ra­dos. De he­cho, la ex­cep­cio­na­li­dad de la re­ce­sión que vie­ne pue­de te­ner que ver con que se vuel­ve a po­ner a prue­ba cuán elás­ti­ca es la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria del si­glo XXI y qué pa­pel ju­ga­rán otras po­lí­ti­cas co­mo la fis­cal y las re­for­mas. La or­to­do­xia se­ña­la­ría que allí don­de la deu­da es re­du­ci­da y hay ca­pa­ci­dad de gas­to (Ale­ma­nia) ten­dría que ha­ber es­tí­mu­los fis­ca­les. Que allí don­de hay po­si­bi­li­da­des de ce­rrar acuer­dos an­te re­tos po­lí­ti­cos, te­rri­to­ria­les y re­for­mis­tas se hi­cie­ra (Es­pa­ña), y que con­vie­ne huir del jue­go po­pu­lis­ta des­truc­ti­vo (Ita­lia). En teo­ría de­be­ría ser así, pe­ro no es lo que es­ta­mos ob­ser­van­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.