Las lle­ga­das irre­gu­la­res de in­mi­gran­tes a la UE caen un 30% en lo que va de año

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - BER­NAR­DO DE MI­GUEL,

Con la com­po­si­ción ac­tual de las Cá­ma­ras, en las que el M5S es el par­ti­do con el ma­yor nú­me­ro de dipu­tados y se­na­do­res, una hi­po­té­ti­ca alian­za en­tre el Mo­vi­mien­to y el PD se­ría via­ble, evi­ta­ría la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes y ase­gu­ra­ría la for­ma­ción de un nue­vo Eje­cu­ti­vo. Y ese es el ma­yor te­mor de Sal­vi­ni.

Ne­go­cia­cio­nes

De he­cho, una par­te del PD ya ha abier­to la puer­ta a una po­si­ble alian­za con el 5 Es­tre­llas y Di Maio ha re­cha­za­do so­lo a me­dias el ofre­ci­mien­to ne­gán­do­se a ne­go­ciar con Ren­zi per­so­nal­men­te, pe­ro abrién­do­se a ha­cer­lo con “to­do el Par­la­men­to”. Se­gún los son­deos, des­pués de pa­sar por las ur­nas, los gri­lli­nos per­de­rían su es­ta­tus de pri­mer par­ti­do de Ita­lia, mien­tras que la Li­ga lle­ga­ría has­ta el 36% de los vo­tos y po­dría go­ber­nar con el apo­yo de la con­ser­va­do­ra For­za Ita­lia, de Sil­vio Ber­lus­co­ni, y la ul­tra­de­re­chis­ta Her­ma­nos de Ita­lia.

Ade­más, si fi­nal­men­te se vo­ta la re­for­ma par­la­men­ta­ria, Sal­vi­ni, ca­paz de sa­car ré­di­to de to­do, con­se­gui­ría tam­bién el mé­ri­to de ha­ber re­cor­ta­do en más de 300 el nú­me­ro de par­la­men­ta­rios y sus co­rres­pon­dien­tes suel­dos.

Sal­vi­ni ya ha pues­to en mar­cha la ma­qui­na­ria pa­ra bus­car coa­li­cio­nes po­si­bles en el cen­tro­de­re­cha, da­do que el apo­yo que le otor­gan los son­deos es in­su­fi­cien­te pa­ra go­ber­nar en so­li­ta­rio. Con For­za Ita­lia ya go­bier­na en coa­li­ción en nu­me­ro­sas re­gio­nes y ayun­ta­mien­tos, por lo que re­sul­ta su alia­do na­tu­ral, ade­más de ser la for­ma­ción jun­to a la que se pre­sen­tó en coa­li­ción a las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de 2018. Aho­ra, sin em­bar­go, Sal­vi­ni le ha pro­pues­to a For­za Ita­lia acu­dir jun­tos en una lis­ta úni­ca, bajo el le­ma “Sal­vi­ni pre­mier (Sal­vi­ni pri­mer mi­nis­tro)”, que la pla­na ma­yor de For­za Ita­lia ha re­cha­za­do. “Aún aus­pi­cian­do un acuer­do de coa­li­ción con otros par­ti­dos del cen­tro­de­re­cha, no es­ta­mos dis­pues­tos a re­nun­ciar a nues­tra pro­pia his­to­ria ni a nues­tro sím­bo­lo ni tam­po­co a nues­tras pro­pias lis­tas pa­ra las pró­xi­mas elec­cio­nes”, de­cla­ra­ba la for­ma­ción en un co­mu­ni­ca­do. El pa­so por las ur­nas no va a re­sul­tar tan fá­cil co­mo el pro­pio Sal­vi­ni se ima­gi­na­ba es­te ve­rano, de pla­ya en pla­ya.

mo Gof­fre­do Bet­ti­ni, han ido más allá y han abo­ga­do por un Eje­cu­ti­vo de ple­nos po­de­res en coa­li­ción con los gri­lli­nos, “pa­ra res­pon­der a la re­vo­lu­ción con­ser­va­do­ra lan­za­da por el lí­der de la Li­ga”. El ex­mi­nis­tro de Cul­tu­ra Da­rio Fran­ces­chi­ni apo­ya tam­bién esa lí­nea. “Bet­ti­ni ha mos­tra­do un ca­mino di­fí­cil, pe­ro in­te­li­gen­te, que creo que va­le la pe­na in­ten­tar re­co­rrer. Es­ta­rá lleno de obs­tácu­los y po­dre­mos in­ten­tar­lo so­lo con un pac­to in­terno, tra­ba­jan­do to­dos co­mo un equi­po, uni­dos en torno al se­cre­ta­rio”, de­cla­ró.

Por el mo­men­to, Zin­ga­ret­ti ha evi­ta­do pro­nun­ciar­se o apo­yar cual­quie­ra de las op­cio­nes y se ha li­mi­ta­do a pe­dir uni­dad en sus fi­las. “El Go­bierno ha fa­lla­do. Aho­ra es el mo­men­to de la ba­ta­lla po­lí­ti­ca”, di­jo. El nú­me­ro de en­tra­das ile­ga­les en te­rri­to­rio de la Unión Eu­ro­pea de­tec­ta­das en­tre enero y ju­lio de es­te año ca­ye­ron un 30% en re­la­ción con el mis­mo pe­rio­do de 2018, se­gún los da­tos pu­bli­ca­dos ayer por la agen­cia eu­ro­pea de fron­te­ras (Fron­tex). El

Las en­tra­das re­gis­tra­das en Eu­ro­pa du­ran­te el mes de ju­lio au­men­ta­ron un 4% en re­la­ción con el mes an­te­rior, has­ta al­can­zar la ci­fra de 10.500. Pe­ro in­clu­so la pre­sión mi­gra­to­ria du­ran­te ese mes estival, ha­bi­tual­men­te al­ta, ca­yó un 50% en com­pa­ra­ción con ju­lio de 2018. El ba­lan­ce men­sual de Fron­tex in­di­ca que la re­duc­ción en el nú­me­ro de lle­ga­das se pro­du­ce en to­das las ru­tas del Me­di­te­rrá­neo, aun­que la más acen­tua­da, de ca­si el 75%, es en la que lle­va ha­cia Ita­lia. En la ru­ta orien­tal, ha­cia Gre­cia, la re­duc­ción es so­lo del 6% y con­ti­núa sien­do en 2019 la más tran­si­ta­da de to­das. En se­gun­do lu­gar fi­gu­ra la ru­ta oc­ci­den­tal, que lle­va ha­cia Es­pa­ña.

El tra­yec­to ha­cia las cos­tas es­pa­ño­las re­gis­tró en ju­lio un in­cre­men­to anual del 22%, has­ta ro­zar los 2.900 cru­ces ile­ga­les. La ci­fra ca­si tri­pli­ca las lle­ga­das de la ru­ta ha­cia Ita­lia en el mis­mo mes (1.100). Aun así, en el pe­rio­do de enero a ju­lio las en­tra­das han des­cen­di­do un 41% en re­la­ción con los sie­te pri­me­ros me­ses de 2018, has­ta 13.000 (más del do­ble que las 4.900 de la ru­ta ita­lia­na).

A pe­sar de los da­tos que in­di­can una re­mar­ca­ble ten­den­cia a la ba­ja en las en­tra­das irre­gu­la­res, el mi­nis­tro ita­liano del In­te­rior, Mat­teo Sal­vi­ni, re­to­mó ayer su cam­pa­ña so­bre la pre­sun­ta in­va­sión de emi­gran­tes que lle­gan a Eu­ro­pa des­de las in­for­me mues­tra que, a pe­sar de la re­tó­ri­ca in­cen­dia­ria de po­lí­ti­cos co­mo el lí­der de la Li­ga ita­lia­na, Mat­teo Sal­vi­ni, Eu­ro­pa no su­fre nin­gu­na emer­gen­cia mi­gra­to­ria. Más de 500 per­so­nas es­pe­ran en dos bu­ques en el Me­di­te­rrá­neo a que Eu­ro­pa les per­mi­ta des­em­bar­car en puer­to se­gu­ro. cos­tas afri­ca­nas. “Tra­ba­jan­do en el Mi­nis­te­rio es­ta ma­ña­na pa­ra evi­tar el des­em­bar­co de otros 500 in­mi­gran­tes a bor­do de los bar­cos de dos ONG, una fran­ce­sa y otra es­pa­ño­la”, tui­teó el ita­liano en su pri­me­ra jor­na­da la­bo­ral tras su gi­ra por las pla­yas ita­lia­nas, en la que ha mez­cla­do di­ver­sión y po­lí­ti­ca co­mo ape­ri­ti­vo de su an­sia­do ade­lan­to elec­to­ral.

Sal­vi­ni con­fía en que la rup­tu­ra de la coa­li­ción con el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas pre­ci­pi­te unos co­mi­cios que, se­gún los son­deos, po­drían dar a su par­ti­do de ul­tra­de­re­cha, la Li­ga, una aplas­tan­te vic­to­ria. El lí­der ul­tra­de­re­chis­ta cuen­ta con ati­zar la pre­sun­ta cri­sis mi­gra­to­ria co­mo uno de los arie­tes pa­ra de­rro­tar a sus ri­va­les po­lí­ti­cos, a quie­nes atri­bu­ye ha­ber to­le­ra­do me­dio mi­llón de en­tra­das irre­gu­la­res en Ita­lia al año.

Las ci­fras ofi­cia­les res­tan ar­gu­men­tos, al me­nos ve­ra­ces, a Sal­vi­ni pa­ra la fu­tu­ra cam­pa­ña elec­to­ral. Es cier­to que en 2015, en ple­na gue­rra de Si­ria, se su­peró la ci­fra del me­dio mi­llón de lle­ga­das irre­gu­la­res en to­da Eu­ro­pa y la in­men­sa ma­yo­ría de las per­so­nas en bus­ca de asi­lo en­tra­ron por Gre­cia ca­mino de Ale­ma­nia. Tam­bién es cier­to que Ita­lia su­frió una enor­me pre­sión en­tre 2014 y 2016, con más de 500.000 lle­ga­das irre­gu­la­res.

Pe­ro en 2017, las lle­ga­das a Ita­lia se re­du­je­ron has­ta 117.000. Y des­de en­ton­ces, los cru­ces ile­ga­les han dis­mi­nui­do en to­do el Me­di­te­rrá­neo. Des­de los 373.000 en 2016 a las 141.000 del año pa­sa­do, se­gún los da­tos de Ac­nur. Y la ten­den­cia a la ba­ja se man­tie­ne cla­ra­men­te du­ran­te 2019.

Las crí­ti­cas in­di­can que la su­pues­ta po­lí­ti­ca eu­ro­pea de puer­tas abier­tas que re­cha­za Sal­vi­ni ha de­ja­do de exis­tir, si al­gu­na vez exis­tió. El lí­der ul­tra­de­re­chis­ta se atri­bu­ye el ce­rro­ja­zo de la ru­ta cen­tral del Me­di­te­rrá­neo, que atri­bu­ye a su ne­ga­ti­va a per­mi­tir des­em­bar­cos en los puer­tos ita­lia­nos. Pe­ro la Co­mi­sión Eu­ro­pea cal­cu­la que la Ope­ra­ción Sop­hia, es­ta­ble­ci­da por la UE pa­ra con­tro­lar los flu­jos en esa zo­na, ya re­du­jo en un 80% las lle­ga­das a Ita­lia des­de Li­bia. En cam­bio, la lle­ga­da al po­der de Sal­vi­ni, en 2018, mar­có el prin­ci­pio del fin de la mi­sión, por­que Ita­lia li­de­ró a los paí­ses par­ti­da­rios de sus­pen­der­la y de re­ti­rar los bar­cos eu­ro­peos del Me­di­te­rrá­neo.

La re­ti­ra­da de la flo­ta de Sop­hia, que en el cur­so de sus ope­ra­cio­nes res­ca­tó del mar a más de 45.000 per­so­nas, ha de­ja­do a las ONG co­mo la úni­ca es­pe­ran­za en un mar Me­di­te­rrá­neo en el que han muer­to o des­apa­re­ci­do más de 800 per­so­nas en lo que va de año. “Es ne­ce­sa­rio que se in­cre­men­te la ca­pa­ci­dad de bús­que­da y res­ca­te en el Me­di­te­rrá­neo cen­tral”, so­li­ci­tó ayer Ac­nur. Y pa­ra fre­nar la cam­pa­ña de Sal­vi­ni pa­ra con­ver­tir a Open Arms y otras em­bar­ca­cio­nes en par­te del pro­ble­ma, la agen­cia de la ONU pa­ra los re­fu­gia­dos ha pe­di­do que “el pa­pel de los bar­cos de las ONG de­be ser re­co­no­ci­do y apo­ya­do. Sus es­fuer­zos es­tán sal­van­do vi­das y no de­ben ser es­tig­ma­ti­za­das o cri­mi­na­li­za­das por ello”.

Pe­se a esa lla­ma­da de Ac­nur, 356 per­so­nas en el Ocean Vi­king y otras 151 en el Open Arms es­pe­ran en el Me­di­te­rrá­neo a que las au­to­ri­da­des eu­ro­peas les asig­nen rá­pi­da­men­te un lu­gar se­gu­ro pa­ra el des­em­bar­co de los res­ca­ta­dos.

/ ANNE CHAON (AFP)

De­ce­nas de mi­gran­tes res­ca­ta­dos en el Me­di­te­rrá­neo des­can­san ayer en la cu­bier­ta del Ocean Vi­king.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.