Apo­yo al al­za a una rup­tu­ra por las bra­vas

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL -

El apo­yo al Bre­xit a cual­quier pre­cio no de­cae pe­se al caos en que es­tá su­mi­da la po­lí­ti­ca bri­tá­ni­ca, lo que pa­re­ce sus­ten­tar la es­tra­te­gia im­pul­sa­da por el nue­vo pri­mer mi­nis­tro, Bo­ris John­son. Una encuesta de opi­nión en­car­ga­da por el dia­rio Daily Te­le­graph y di­vul­ga­da el lu­nes con­clu­ye que hay más bri­tá­ni­cos dis­pues­tos a apo­yar el uso de cual­quier me­dio pa­ra sa­lir de la Unión Eu­ro­pea de los que lo re­cha­zan. En­tre quie­nes tie­nen una po­si­ción con­cre­ta so­bre el Bre­xit, el 54% apo­ya la sa­li­da pa­se lo que pa­se el pró­xi­mo 31 de oc­tu­bre “in­clui­da la sus­pen­sión del Par­la­men­to si fue­ra ne­ce­sa­rio” pa­ra evi­tar que los dipu­tados pu­die­ran fre­nar la de­ci­sión y re­tra­sar la sa­li­da en esa fe­cha. El 46% lo re­cha­za. Si se in­clu­yen los in­de­ci­sos en el son­deo, un 44% apo­ya­ría esa me­di­da fren­te a un 37% que es­ta­ría en con­tra.

La mis­ma encuesta sos­tie­ne que el apo­yo elec­to­ral a los con­ser­va­do­res ha subido seis pun­tos, has­ta el 31%, des­de que Bo­ris John­son sus­ti­tu­yó a The­re­sa May al fren­te de la for­ma­ción. Sin em­bar­go, los la­bo­ris­tas le si­guen de cer­ca con un 27% de apo­yos. que con­vo­ca­ría des­pués del 31 de oc­tu­bre, cuan­do el ar­tícu­lo 50 del Tra­ta­do de Lisboa (que re­gu­la el aban­dono de uno de los miem­bros de la Unión) ya ha­bría en­tra­do au­to­má­ti­ca­men­te en vi­gor. Esa tác­ti­ca tam­bién du­do­sa en tér­mi­nos de prác­ti­ca de­mo­crá­ti­ca, pe­ro que es­pe­ra ha­llar vía por­que no es­tá es­ta­ble­ci­do el in­me­dia­to aban­dono del ocu­pan­te de Dow­ning Street una vez cen­su­ra­do por los Co­mu­nes, obli­ga­ría a John­son a co­mu­ni­car a la rei­na que no pien­sa de­jar el pues­to en bre­ve. Otro mal tra­go, di­fí­cil de di­ge­rir y que en el su­pues­to de con­su­mar­se arras­tra­ría la alar­ma de una cri­sis cons­ti­tu­cio­nal.

Ma­yo­ría de un dipu­tado

John­son no es­pe­ra lle­gar a tal ex­tre­mo. La car­ta con la que pien­sa ju­gar es la de la desunión en el seno del he­te­ro­gé­neo blo­que de sus con­trin­can­tes. En un Par­la­men­to de 650 es­ca­ños, el pri­mer mi­nis­tro cuen­ta con la ma­yo­ría ab­so­lu­ta con un mar­gen de un so­lo dipu­tado, y una vez su­ma­do el apo­yo de los unio­nis­tas ra­di­ca­les de Ir­lan­da del Nor­te. La oposición al Bre­xit du­ro de un nu­tri­do gru­po de dipu­tados con­ser­va­do­res re­bel­des ha­ce tri­zas esa ecua­ción. Al me­nos so­bre el pa­pel. No es­tá cla­ro, em­pe­ro, que to­dos ellos ac­ce­die­ran a apo­yar una mo­ción de cen­su­ra en con­tra de su je­fe de fi­las, y pre­sen­ta­da por el la­bo­ris­ta es­co­ra­do a la iz­quier­da Je­remy Corbyn co­mo lí­der de la oposición. Tam­po­co que, de plan­tear­se otra vo­ta­ción en los Co­mu­nes pa­ra exi­gir una nue­va pró­rro­ga a Bruselas con el ob­je­ti­vo de pa­ra­li­zar la en­tra­da en vi­gor del ar­tícu­lo 50, to­dos los dipu­tados la­bo­ris­tas se su­ma­ran en blo­que a la ofen­si­va. Los de las cir­cuns­crip­cio­nes del de­pri­mi­do nor­te de­ben res­pon­der an­te sus vo­tan­tes de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras pro-Bre­xit y, co­mo má­xi­mo, se abs­ten­drían.

El Go­bierno bri­tá­ni­co tie­ne muy en cuen­ta esas com­po­nen­das a la ho­ra de se­guir las coor­de­na­das de un Bre­xit a las bra­vas. Los ase­so­res de Dow­ning Street ya han im­par­ti­do ins­truc­cio­nes pa­ra que los di­plo­má­ti­cos bri­tá­ni­cos des­ta­ca­dos en Bruselas aban­do­nen en los pró­xi­mos días sus pues­tos en las ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias.

/ REUTERS

El pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, Bo­ris John­son, vi­si­ta ayer la pri­sión de Leeds.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.