Los de­trac­to­res del Bre­xit bus­can es­tra­te­gias pa­ra im­pe­dir la sa­li­da sin acuer­do

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - PATRICIA TUBELLA,

Bo­ris John­son se pre­pa­ra pa­ra una do­ble ba­ta­lla par­la­men­ta­ria y ju­di­cial en sep­tiem­bre, con el nue­vo cur­so po­lí­ti­co y el re­gre­so a sus es­ca­ños de los dipu­tados, con­tra­rios en su ma­yo­ría a un Bre­xit sin acuer­do. Pe­ro ese blo­que no es en ab­so­lu­to com­pac­to

Un juez del Tri­bu­nal de Se­sio­nes de Edim­bur­go, la más al­ta ins­tan­cia ju­di­cial de Es­co­cia, ad­mi­tió a trá­mi­te ayer la de­man­da de un gru­po de 70 dipu­tados de West­mins­ter pa­ra que se im­pi­da al pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co sus­pen­der la ac­ti­vi­dad de la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes y evi­tar así que sus miem­bros blo­queen el no deal (no acuer­do). Las atí­pi­cas ac­cio­nes le­ga­les de esa coa­li­ción mul­ti­par­ti­dis­ta y an­ti-Bre­xit son de ca­rác­ter pre­ven­ti­vo, en vís­pe­ras de la reanu­da­ción de las se­sio­nes del Par­la­men­to el 3 de sep­tiem­bre. Y no res­pon­den a una ame­na­za con­cre­ta de Bo­ris John­son, sino a y pre­sen­ta es­tra­te­gias dis­per­sas que John­son per­ci­be co­mo de­bi­li­dad. Dow­ning Street in­sis­te en que Londres da­rá el por­ta­zo a Eu­ro­pa el 31 de oc­tu­bre, aun­que ello exi­ja ma­nio­bras que ro­za­rían la in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad. Sus opo­nen­tes aca­ban de plan­tar ca­ra a esa ame­na­za en los tri­bu­na­les.

las in­si­nua­cio­nes de sus ase­so­res de que el Go­bierno es­tá dis­pues­to a con­su­mar un Bre­xit sal­va­je por en­ci­ma de los re­pa­ros del Le­gis­la­ti­vo.

Los que­re­llan­tes —una amal­ga­ma di­ver­sa de par­la­men­ta­rios del in­de­pen­den­tis­mo es­co­cés, la­bo­ris­tas, li­be­ra­les-de­mó­cra­tas y to­ries re­bel­des— ale­gan que tal op­ción se­ría “ile­gal y an­ti­cons­ti­tu­cio­nal”. El ma­gis­tra­do no ha si­do tan mag­ná­ni­mo a la ho­ra de fi­jar los pla­zos de la tra­mi­ta­ción, cu­yo desen­la­ce po­dría lle­gar de­ma­sia­do tar­de, es de­cir, des­pués de que el 31 de oc­tu­bre se aco­me­ta un Bre­xit du­ro.

Los ana­lis­tas más pon­de­ra­dos

des­car­tan que un John­son a la de­ses­pe­ra­da acep­ta­ra la su­ge­ren­cia del gu­rú de sus ase­so­res, Do­mi­nic Cum­mings, de re­cu­rrir a la sus­pen­sión de las fun­cio­nes del Par­la­men­to si fue­ra ne­ce­sa­rio pa­ra neu­tra­li­zar a sus crí­ti­cos. El lí­der tory se ha re­ve­la­do co­mo un po­lí­ti­co sin gran­des es­crú­pu­los ni ver­da­de­ras con­vic­cio­nes —no siem­pre apo­yó el Bre­xit—, pe­ro otra co­sa se­ría con­tri­buir al me­nos­ca­bo de los ci­mien­tos de la de­mo­cra­cia bri­tá­ni­ca de una for­ma tan os­ten­si­ble.

Cum­mings, en cual­quier ca­so, si­gue es­gri­mien­do esa ame­na­za en su go­teo de fil­tra­cio­nes

a la pren­sa, enar­bo­lan­do la ban­de­ra del Bre­xit sal­va­je que se ha con­ver­ti­do en le­ma de la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción bri­tá­ni­ca. Los me­dios de in­for­ma­ción le han de­vuel­to el re­vés, re­ve­lan­do que una gran­ja de su pro­pie­dad en la cam­pi­ña in­gle­sa se be­ne­fi­ció de 235.000 li­bras en sub­si­dios agra­rios de esa UE que tan­to de­nos­ta.

Más plau­si­ble es un es­ce­na­rio en el que Bo­ris John­son es ob­je­to de una mo­ción de cen­su­ra y, en ca­so de que es­ta pros­pe­re, de­ci­de afe­rrar­se al car­go y no di­mi­tir in­me­dia­ta­men­te pa­ra con­tro­lar la agen­da de unas elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das. Co­mi­cios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.