La eco­no­mía ar­gen­ti­na vuel­ve a aso­mar­se al abis­mo

Ma­cri y Fer­nán­dez si­guen sin man­te­ner con­tac­to tras el triun­fo opositor en las pri­ma­rias

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - EN­RIC GON­ZÁ­LEZ,

El pre­si­den­te ca­re­ce de apo­yos pa­ra apro­bar un plan de emer­gen­cia

Y aho­ra, ¿qué? Tras la de­vas­ta­ción del lu­nes ne­gro, la eco­no­mía ar­gen­ti­na vuel­ve a aso­mar­se al abis­mo. Con el agra­van­te no me­nor del blo­queo po­lí­ti­co: el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri ha per­di­do au­to­ri­dad, Al­ber­to Fer­nán­dez no ha ga­na­do aún una elec­ción real y ni uno ni otro pa­re­cen dis­pues­tos a coope­rar pa­ra evi­tar que el país se de­san­gre de aquí a di­ciem­bre, cuan­do de­be co­men­zar el nue­vo man­da­to si las elec­cio­nes de oc­tu­bre con­fir­man los re­sul­ta­dos del do­min­go. La si­tua­ción es crí­ti­ca.

Ya na­die cree que Ma­cri pue­da su­pe­rar el re­vol­cón que su­frió en las pri­ma­rias del do­min­go. Ni si­quie­ra él lo cree. Pe­ro de­be man­te­ner­se en la ba­ta­lla elec­to­ral pa­ra que su for­ma­ción po­lí­ti­ca, Cam­bie­mos, pue­da pa­sar a la oposición con una cier­ta can­ti­dad de par­la­men­ta­rios. Si la cam­pa­ña si­gue, re­sul­ta im­po­si­ble fra­guar al­gún ti­po de con­sen­so o de po­der compartido con el pe­ro­nis­mo. Y sin eso, pa­re­ce im­pro­ba­ble que pue­da fre­nar­se la caí­da li­bre de la eco­no­mía. Ma­cri y Fer­nán­dez, cu­ya re­la­ción per­so­nal es pé­si­ma, no han man­te­ni­do nin­gún con­tac­to des­de el vuel­co elec­to­ral. Fer­nán­dez di­ce que si Ma­cri le con­vo­ca, acu­di­rá a la ci­ta. En reali­dad, las cir­cuns­tan­cias les em­pu­jan a man­te­ner el en­fren­ta­mien­to.

El pe­so se de­pre­ció ayer un po­co más, has­ta 58 uni­da­des por dó­lar (el vier­nes es­ta­ba a 45), y el ries­go-país se dis­pa­ró has­ta re­ba­sar los 1.700 pun­tos (los in­ver­so­res con­ce­den un 75% de pro­ba­bi­li­da­des a una sus­pen­sión de pa­gos en los pró­xi­mos cin­co años), pe­ro lo más alar­man­te era el re­bro­te de la in­fla­ción por la fuer­te de­pre­cia­ción del pe­so (25%) re­gis­tra­da el lu­nes. Al­gu­nos fa­bri­can­tes de ali­men­tos, co­mo Uni­le­ver, em­pe­za­ron a apli­car subidas pro­vi­sio­na­les cer­ca­nas al 10% en los pre­cios de sus pro­duc­tos. Hu­bo co­mer­cios que de­ja­ron de ven­der, a la es­pe­ra de que se fi­ja­ran nue­vos pre­cios. El pro­pio Go­bierno con­si­de­ró inevi­ta­ble que la in­fla­ción, aho­ra cer­ca­na al 50% anual, se dis­pa­re ul­te­rior­men­te.

En la Ca­sa Ro­sa­da se bus­ca­ban ayer fór­mu­las pa­ra es­ta­bi­li­zar de al­gu­na for­ma la si­tua­ción. El Ban­co Cen­tral se mos­tró dis­pues­to a gas­tar sus re­ser­vas pa­ra evi­tar ul­te­rio­res des­plo­mes del pe­so, co­sa que la oposición cri­ti­có, y el Go­bierno em­pe­zó a es­tu­diar po­si­bles me­ca­nis­mos pa­ra fre­nar en lo po­si­ble las al­zas de pre­cios. Tam­bién

La cam­pa­ña elec­to­ral im­pi­de cual­quier acuer­do bi­par­ti­dis­ta

se plan­teó, en cla­ve más elec­to­ra­lis­ta (aho­ra se tra­ta de que la pre­vi­si­ble de­rro­ta del ma­cris­mo en oc­tu­bre sea lo me­nos se­ve­ra po­si­ble), re­du­cir los im­pues­tos so­bre las cla­ses me­dias, ele­var el sa­la­rio mí­ni­mo y ali­viar la si­tua­ción de las pe­que­ñas em­pre­sas, as­fi­xia­das por unos ti­pos de in­te­rés su­pe­rio­res al 70%. El pe­ro­nis­mo, sin em­bar­go, cuen­ta con la ma­yo­ría tan­to en­tre los dipu­tados co­mo en­tre los se­na­do­res, y eso de­ja muy po­co mar­gen de ma­nio­bra al Go­bierno pa­ra per­ge­ñar un plan eco­nó­mi­co de emer­gen­cia.

Me­ca­nis­mo per­ver­so

Las PA­SO (Pri­ma­rias Abier­tas, Si­mul­tá­neas y Obli­ga­to­rias) se han con­ver­ti­do en un me­ca­nis­mo per­ver­so. Han crea­do un lar­go va­cío de po­der (Ma­cri que­da des­au­to­ri­za­do, Fer­nán­dez so­lo pue­de ser ele­gi­do en las elec­cio­nes del 27 de oc­tu­bre) que lo agra­va to­do. A la ne­ce­si­dad de pro­se­guir la cam­pa­ña elec­to­ral, co­sa que im­pi­de acuer­dos en­tre las gran­des fuer­zas, se su­ma la apa­ren­te alie­na­ción de Mau­ri­cio Ma­cri, quien el lu­nes cau­só una per­ple­ji­dad ge­ne­ral al cul­par al kirch­ne­ris­mo, y en úl­ti­mo ex­tre­mo a la ma­yo­ría de ar­gen­ti­nos que ha­bían vo­ta­do por la oposición, del caos en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros.

La in­cer­ti­dum­bre es tan pro­fun­da que al­gu­nos in­di­ca­do­res ma­cro­eco­nó­mi­cos, co­mo el pre­cio de los bo­nos, son ten­ta­ti­vos, por­que cues­ta ca­sar las ope­ra­cio­nes. Ape­nas se com­pra y se ven­de, a la es­pe­ra de que ocu­rra al­go. Na­die sa­be qué. Lo úni­co que pa­re­ce cla­ro es que los pró­xi­mos me­ses van a con­ver­tir­se en un vía cru­cis eco­nó­mi­co. Va­rias gran­des em­pre­sas, co­mo Pam­pa Ener­gía, han lan­za­do pro­gra­mas de re­com­pra de ac­cio­nes pro­pias pa­ra evi­tar que las co­ti­za­cio­nes (que el lu­nes ca­ye­ron glo­bal­men­te ca­si un 60%) si­gan des­mo­ro­nán­do­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.