De Mer­kel a Ma­cron

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

La de­ci­sión so­bre el FMI ex­hi­be li­de­raz­go fran­cés, pe­ro es y de­be ser compartido

La re­cien­te no­mi­na­ción de la vi­ce­pre­si­den­ta del Ban­co Mun­dial Kris­ta­li­na Geor­gie­va co­mo can­di­da­ta eu­ro­pea a di­ri­gir el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal de­be con­si­de­rar­se un lo­gro per­so­nal del pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron. La ex­co­mi­sa­ria búl­ga­ra era, en efec­to, su can­di­da­ta ta­pa­da des­de an­tes in­clu­so de em­pe­zar el bai­le de nom­bres.

El grue­so del car­ta­pa­cio de los nue­vos car­gos co­mu­ni­ta­rios lle­va prin­ci­pal­men­te im­pron­ta fran­ce­sa. Así, la nue­va pre­si­den­ta de la Co­mi­sión, Ur­su­la von der Le­yen, es tan­to una del­fín de la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel co­mo un nom­bre su­ge­ri­do por, o des­de lue­go acor­da­do con el en­tu­sias­mo de Pa­rís. La nue­va ca­be­za del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, Ch­ris­ti­ne La­gar­de, no pue­de ser más fran­ce­sa. Y el nue­vo ti­tu­lar del Con­se­jo Eu­ro­peo, el bel­ga fran­có­fono Louis Mi­chel, per­te­ne­ce al mis­mo gru­po li­be­ral que el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca.

Un pleno de lo­gros co­mo es­te nun­ca obe­de­ce en po­lí­ti­ca al me­ro azar. Por­que ade­más vie­ne sub­ra­ya­do por la si­mul­tá­nea es­ca­sa co­se­cha lo­gra­da por la can­ci­ller en es­te pa­que­te. La no­to­rie­dad del prin­ci­pal car­go en li­za, el de la Co­mi­sión, no de­ja de cons­ti­tuir en par­te un es­pe­jis­mo, por­que la in­de­pen­den­cia del co­le­gio de co­mi­sa­rios y la plu­ra­li­dad de su com­po­si­ción di­fi­cul­ta­rán cual­quier even­tual in­ten­ción de pri­mar los in­tere­ses in­me­dia­tis­tas o cor­to­pla­cis­tas ale­ma­nes.

Ade­más, Mer­kel que­dó mal­tre­cha, al afron­tar una re­be­lión de su pro­pio par­ti­do, el PPE, con­tra el pac­to ini­cial, que que­dó desahu­cia­do: al­go in­só­li­to en los tres lus­tros en que ha mar­ca­do, pa­ra bien y pa­ra mal, la agen­da eu­ro­pea. Y en los que ha ejer­ci­do un de­re­cho in­di­vi­dual de ve­to in­for­mal in­clu­so en cues­tio­nes que no se vo­tan por una­ni­mi­dad, sino por ma­yo­ría. La can­ci­ller ini­cia su eta­pa de pa­to co­jo, me­nos re­le­van­te ca­da día que pa­sa.

De mo­do que es­tas pri­me­ras de­ci­sio­nes de la le­gis­la­tu­ra

hil­va­nan un hi­to: el del re­le­vo en el li­de­raz­go de la Unión, de Mer­kel a Ma­cron. El pre­si­den­te fran­cés mues­tra cua­li­da­des pa­ra el desem­pe­ño. Dis­po­ne de un pro­gra­ma cla­ro, am­bi­cio­so y pu­bli­ci­ta­do. Al­ber­ga un pro­yec­to po­lí­ti­co no­to­rio, y una au­da­cia con po­cos lí­mi­tes. Y se si­túa en una cier­ta cen­tra­li­dad po­lí­ti­co-ideo­ló­gi­ca.

Pe­ro esos ac­ti­vos con­lle­van pa­si­vos pe­sa­dos: la eco­no­mía fran­ce­sa ca­re­ce de la po­ten­cia de la ale­ma­na, y sus fi­nan­zas pú­bli­cas es­tán me­nos sa­nea­das. La pres­ti­di­gi­ta­ción di­plo­má­ti­ca em­plea­da por Ma­cron en la con­fec­ción del car­ta­pa­cio ha mos­tra­do una leal­tad li­mi­ta­da con los ami­gos, co­mo Es­pa­ña. Y la pre­si­den­cia fran­ce­sa no ha exor­ci­za­do aún sus fla­que­zas in­ter­nas, plas­ma­das en la pro­tes­ta po­pu­lis­ta y vio­len­ta de los cha­le­cos ama­ri­llos.

Ma­cron no pue­de pues as­pi­rar a li­de­rar la UE al mo­do de Mer­kel —adi­cio­nal­men­te, más dis­cre­to— co­mo si se tra­ta­se de un ge­ne­ral De Gau­lle re­di­vi­vo, pe­ro en cla­ve eu­ro­peís­ta. Ha­ce ya tiem­po que ni la lo­co­mo­to­ra Ber­lí­nPa­rís pue­de ha­cer­lo por sí so­la, en un club con cuan­tio­sos y con­tra­dic­to­rios so­cios.

Pe­ro sí pue­de y de­be in­ten­tar con­fi­gu­rar una com­pli­ci­dad co­le­gia­da efec­ti­va. Que abar­que por lo me­nos a Ber­lín, a Pa­rís y a la Co­mi­sión —co­mo en la épo­ca do­ra­da de Fra­nçois Mi­te­rrand, Hel­mut Kohl y Jac­ques De­lors—. Y des­de lue­go a otros so­cios re­le­van­tes, co­mo Es­pa­ña. La pró­xi­ma de­fec­ción del Reino Uni­do y otras ase­chan­zas del pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal exi­gen una di­rec­ción de los 27 só­li­da, plu­ral y efi­caz. la Unión Eu­ro­pea. Con in­de­pen­den­cia de quien go­bier­ne, ten­drá tam­bién en ese ám­bi­to que en­fren­tar­se a la elec­ción: man­te­ner las asi­me­trías tan acu­sa­das en­tre in­fraes­truc­tu­ras de pa­go (au­to­pis­tas, ae­ro­puer­tos) y las gra­tui­tas (au­to­vías), o ir con­for­man­do un sis­te­ma más ho­mo­gé­neo y que ga­ran­ti­ce un ma­yor equi­li­brio en­tre te­rri­to­rios.

El man­te­ni­mien­to de la ex­ten­sa red de au­to­vías tie­ne un cos­te anual pa­ra el Es­ta­do de 11.000 mi­llo­nes de eu­ros, que es pre­vi­si­ble que va­ya au­men­tan­do a me­di­da que las exi­gen­cias de pre­ser­va­ción me­dioam­bien­tal lo ha­gan. Es ra­zo­na­ble que su asun­ción, en lu­gar de re­caer de for­ma in­dis­cri­mi­na­da en la to­ta­li­dad de los con­tri­bu­yen­tes, sea asu­mi­da al me­nos par­cial­men­te por los usua­rios di­rec­tos, co­mo ocu­rre en otros paí­ses eu­ro­peos. Es la pro­pues­ta del Mi­nis­te­rio de Fo­men­to.

Aun­que exis­tan Pre­su­pues­tos, el ho­ri­zon­te de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co se­rá en los pró­xi­mos años de me­nor in­ten­si­dad que en los úl­ti­mos, lo que plan­tea la ne­ce­si­dad de bus­car al­ter­na­ti­vas pa­ra con­se­guir au­men­tar los in­gre­sos. Y esa es una, si no se quie­ren su­pri­mir, o re­du­cir aún más, otros ca­pí­tu­los de gas­to más jus­ti­fi­ca­dos so­cial­men­te.

El plan­tea­mien­to de Fo­men­to no es des­ca­be­lla­do. En ma­yor me­di­da si el cos­te asu­mi­do por el usua­rio es re­la­ti­va­men­te re­du­ci­do, unas diez ve­ces in­fe­rior al pea­je de las au­to­pis­tas. Su acep­ta­ción pue­de ser igual­men­te ra­zo­na­ble si par­te de esos in­gre­sos se des­ti­nan a re­du­cir las acu­sa­das di­fe­ren­cias en­tre el uso de unas y otras. Las au­to­pis­tas se­rán gra­tui­tas cuan­do su con­ce­sión va­ya ven­cien­do y su ti­tu­la­ri­dad pa­se al Es­ta­do, fren­te a la pró­rro­ga de las con­ce­sio­nes has­ta aho­ra vi­gen­te.

El re­sul­ta­do se­ría que el cos­te de uti­li­za­ción de las vías de gran ca­pa­ci­dad fue­ra ha­cién­do­se más ho­mo­gé­neo en el Es­ta­do fren­te a la dis­pa­ri­dad tan acu­sa­da has­ta aho­ra vi­gen­te. La me­jo­ra de la cohe­sión te­rri­to­rial se­ría una de las con­tra­par­ti­das más ex­plí­ci­tas. Por eso es de to­do pun­to ne­ce­sa­rio que no se li­mi­te a una ini­cia­ti­va ais­la­da del Go­bierno, sino que pue­da for­mar par­te de un pac­to de Es­ta­do por la mo­vi­li­dad. Pa­ra con­se­guir­lo, una de las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias es el apo­yo de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.