Una cul­tu­ra em­pre­sa­rial irre­nun­cia­ble

Im­pul­sa­do por la lu­cha con­tra la co­rrup­ción, el reconocimi­ento de la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal de la per­so­na ju­rí­di­ca es el ma­yor cam­bio de pa­ra­dig­ma ex­pe­ri­men­ta­do por el de­re­cho pe­nal en las úl­ti­mas dé­ca­das

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - SILVINA BACIGALUPO Silvina Bacigalupo

En los úl­ti­mos tiem­pos se han su­ce­di­do las no­ti­cias en las que per­so­nas ju­rí­di­cas se en­fren­tan a una res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal dis­tin­ta de la de sus di­rec­ti­vos, lo que ha po­di­do sor­pren­der a la opi­nión pú­bli­ca. En Es­pa­ña, la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal de la per­so­na ju­rí­di­ca se es­ta­ble­ció en la re­for­ma del Có­di­go Pe­nal de 2010, que abo­lió el an­ti­guo afo­ris­mo so­cie­tas de­lin­que­re non po­test, se­gún el cual las so­cie­da­des no po­dían co­me­ter de­li­tos. Otras le­gis­la­cio­nes eu­ro­peas lo hi­cie­ron con an­te­rio­ri­dad, co­mo la fran­ce­sa en 1992, la ita­lia­na en 2001 o la por­tu­gue­sa en 2007. El or­de­na­mien­to chi­leno tam­bién se ade­lan­tó al es­pa­ñol, si bien otros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos in­tro­du­je­ron la fi­gu­ra re­cien­te­men­te, co­mo Pe­rú y Co­lom­bia en 2018, y Ar­gen­ti­na es­te mis­mo año. Ad­mi­tir que las per­so­nas ju­rí­di­cas —que las cor­po­ra­cio­nes y so­cie­da­des— pue­den co­me­ter de­li­tos no fue re­sul­ta­do de la evo­lu­ción doc­tri­nal, sino de la adap­ta­ción de las le­gis­la­cio­nes a los con­ve­nios in­ter­na­cio­na­les con­tra la co­rrup­ción de la OCDE, la Unión Eu­ro­pea y Na­cio­nes Uni­das.

A par­tir de la re­for­ma de 2010, el Có­di­go Pe­nal es­pa­ñol es­ta­ble­ce que una per­so­na ju­rí­di­ca pue­de res­pon­der de un am­plio ca­tá­lo­go de de­li­tos (no so­lo co­rrup­ción, co­mo exi­gen los con­ve­nios in­ter­na­cio­na­les, o co­mo ocu­rre en Es­ta­dos Uni­dos y el Reino Uni­do) y ser cas­ti­ga­da con un aba­ni­co igual­men­te am­plio de pe­nas es­pe­cí­fi­cas (mul­ta, di­so­lu­ción, sus­pen­sión de ac­ti­vi­da­des u otras). El Có­di­go fi­ja, a es­te res­pec­to, que las so­cie­da­des mer­can­ti­les, aso­cia­cio­nes, or­ga­ni­za­cio­nes y fun­da­cio­nes, así co­mo par­ti­dos po­lí­ti­cos y sin­di­ca­tos, res­pon­de­rán co­mo su­je­tos an­te el de­re­cho pe­nal. In­cluir a es­tos úl­ti­mos fue un asun­to po­lé­mi­co, si bien se de­ci­dió en una re­for­ma de 2013 con el ob­je­ti­vo de pro­mo­ver la trans­pa­ren­cia y lu­char con­tra el frau­de fis­cal. La re­gu­la­ción, en cual­quier ca­so, no se ex­tien­de a las per­so­nas ju­rí­di­cas de de­re­cho pú­bli­co, co­mo el Es­ta­do, las Ad­mi­nis­tra­cio­nes te­rri­to­ria­les u otros or­ga­nis­mos, en­ti­da­des o agencias, y la ra­zón es que ejer­cen po­tes­ta­des pú­bli­cas de so­be­ra­nía o ad­mi­nis­tra­ti­vas.

Des­pués de de­fi­nir el su­je­to, el Có­di­go es­ta­ble­ce, en se­gun­do lu­gar, que la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal se­rá exi­gi­ble a la per­so­na ju­rí­di­ca siem­pre que se cons­ta­te la co­mi­sión de un de­li­to en el mar­co de sus ac­ti­vi­da­des so­cia­les y que es­te le ha­ya re­por­ta­do un be­ne­fi­cio di­rec­to o in­di­rec­to. El de­li­to po­drá ser co­me­ti­do por sus re­pre­sen­tan­tes le­ga­les, sus di­rec­ti­vos o cual­quier otro miem­bro de la cor­po­ra­ción au­to­ri­za­do pa­ra to­mar de­ci­sio­nes o que os­ten­te fa­cul­ta­des de or­ga­ni­za­ción o con­trol. No obs­tan­te, la per­so­na ju­rí­di­ca res­pon­de­rá siem­pre, in­de­pen­dien­te­men­te de que se pue­da iden­ti­fi­car o no a la per­so­na fí­si­ca con­cre­ta que ac­tuó, y su res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal es in­di­vi­dual y di­rec­ta: ni la per­so­na ju­rí­di­ca res­pon­de por de­li­tos co­me­ti­dos por las per­so­nas fí­si­cas, ni las per­so­nas fí­si­cas que­dan exen­tas por el he­cho de que res­pon­da la per­so­na ju­rí­di­ca. Ca­da su­je­to es res­pon­sa­ble in­di­vi­dual­men­te en vir­tud de sus res­pec­ti­vas com­pe­ten­cias y fun­cio­nes.

Una nue­va re­for­ma del Có­di­go Pe­nal en 2015 es­ta­ble­ció las cir­cuns­tan­cias que exi­men o ate­núan la res­pon­sa­bi­li­dad de las per­so­nas ju­rí­di­cas. Eso po­drá ocu­rrir, por un la­do, cuan­do la per­so­na ju­rí­di­ca ha­ya

adop­ta­do y apli­ca­do efi­caz­men­te mo­de­los de or­ga­ni­za­ción y ges­tión que es­pe­ci­fi­quen los pro­ce­sos de to­ma de de­ci­sión e in­clu­yan me­di­das de vi­gi­lan­cia y con­trol, co­no­ci­dos co­mo pro­gra­mas de com­plian­ce; por otro, cuan­do el de­li­to so­lo sea es­tric­ta­men­te impu­table a la per­so­na fí­si­ca que ac­tuó u omi­tió su de­ber por ha­ber elu­di­do frau­du­len­ta­men­te los con­tro­les in­ter­nos. La per­so­na ju­rí­di­ca es li­bre de de­ci­dir có­mo se or­ga­ni­za pe­ro, una vez ad­mi­ti­da la po­si­bi­li­dad de su res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal, de­be ob­ser­var de­ter­mi­na­dos es­tán­da­res pa­ra no in­cu­rrir en ella. De for­ma re­su­mi­da se pue­de de­cir que la per­so­na ju­rí­di­ca res­pon­de­rá del de­li­to que se ha­ya co­me­ti­do en el desem­pe­ño de sus ac­ti­vi­da­des so­cia­les, en su nom­bre y en su be­ne­fi­cio, siem­pre que ha­ya exis­ti­do un de­fec­to de or­ga­ni­za­ción.

El reconocimi­ento de la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal de la per­so­na ju­rí­di­ca ha su­pues­to el ma­yor cam­bio de pa­ra­dig­ma ex­pe­ri­men­ta­do por el de­re­cho pe­nal en las úl­ti­mas dé­ca­das, y en su ma­te­ria­li­za­ción in­flu­ye­ron los con­ve­nios in­ter­na­cio­na­les con­tra la co­rrup­ción y la ne­ce­si­dad de pre­ve­nir gran­des es­cán­da­los co­mo los de En­ron, World­com, Par­ma­lat u otros. La res­pues­ta in­me­dia­ta a es­te do­ble es­tí­mu­lo fue la apro­ba­ción de có­di­gos de buen go­bierno pa­ra las so­cie­da­des co­ti­za­das, en los que se es­ta­ble­cían me­ras re­co­men­da­cio­nes de or­ga­ni­za­ción in­ter­na y pa­ra los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción. A con­ti­nua­ción, al­gu­nas de es­tas re­co­men­da­cio­nes pa­sa­ron a ser exi­gen­cias le­ga­les in­cor­po­ra­das a los or­de­na­mien­tos. Re­gu­lar la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal de las per­so­nas ju­rí­di­cas fue el úl­ti­mo pa­so en es­ta evo­lu­ción.

No obs­tan­te, con an­te­rio­ri­dad a las exi­gen­cias in­ter­na­cio­na­les y a los es­cán­da­los exis­tían vo­ces ais­la­das de ju­ris­tas fa­vo­ra­bles al cam­bio de pa­ra­dig­ma, fun­da­men­tán­do­lo en ar­gu­men­tos de or­den so­cio­ló­gi­co y fi­lo­só­fi­co. Con­si­de­rar a las per­so­nas ju­rí­di­cas co­mo su­je­tos del de­re­cho pe­nal no se jus­ti­fi­ca so­lo co­mo re­pues­ta a la co­rrup­ción y a los pro­ble­mas de go­ber­nan­za: la so­cie­dad ac­tual, co­mo so­cie­dad de ries­gos, no se pue­de ex­pli­car úni­ca­men­te so­bre la ba­se de la in­ter­ac­ción de ac­cio­nes in­di­vi­dua­les, ob­vian­do la im­por­tan­cia que han ad­qui­ri­do las cor­po­ra­cio­nes. Es­tas pu­die­ron res­pon­der des­de siem­pre por ilí­ci­tos ci­vi­les o ad­mi­nis­tra­ti­vos, sin que ello fue­ra pues­to en du­da. Si se con­si­de­ró que no po­dían ha­cer­lo tam­bién por ilí­ci­tos pe­na­les fue en vir­tud de otras ra­zo­nes: por­que las per­so­nas ju­rí­di­cas —se di­ce— ca­re­cen de ca­pa­ci­dad de ac­ción, no pue­den ser cul­pa­bles y no son sus­cep­ti­bles de su­frir una pe­na pri­va­ti­va de li­ber­tad. El pro­ble­ma es que es­tas ob­je­cio­nes obe­de­cen a un círcu­lo vi­cio­so con­cep­tual: des­de el mo­men­to en que las ca­te­go­rías de impu­tación tra­di­cio­na­les del de­re­cho pe­nal es­tán pen­sa­das pa­ra un su­je­to que se iden­ti­fi­ca de an­te­mano con la per­so­na fí­si­ca, la per­so­na ju­rí­di­ca que­da inevi­ta­ble­men­te ex­clui­da. Y pa­ra in­cluir­la, es ne­ce­sa­rio de­jar de iden­ti­fi­car con la per­so­na fí­si­ca las ca­te­go­rías de impu­tación.

La de­ter­mi­na­ción del su­je­to es una de­ci­sión pre­via a la ela­bo­ra­ción de las ca­te­go­rías de impu­tación y, por tan­to, no exis­te nin­gún im­pe­di­men­to de fon­do pa­ra que, ade­más de la per­so­na fí­si­ca, el le­gis­la­dor pue­da se­ña­lar otro su­je­to, la per­so­na ju­rí­di­ca, ni tam­po­co pa­ra que le re­co­noz­ca ca­pa­ci­dad pa­ra in­frin­gir nor­mas pe­na­les y no só­lo ci­vi­les y ad­mi­nis­tra­ti­vas. So­bre to­do, por­que la dis­cu­sión ju­rí­di­ca acer­ca del su­je­to no se desa­rro­lla en el va­cío, sino tam­bién en re­la­ción con los fi­nes per­se­gui­dos a tra­vés del de­re­cho; en el ca­so del de­re­cho pe­nal, pre­ve­nir y en su ca­so cas­ti­gar los com­por­ta­mien­tos más gra­ves. Al ad­mi­tir a las per­so­nas ju­rí­di­cas co­mo su­je­tos del de­re­cho pe­nal se les re­co­no­ce, por un la­do, la fun­ción que cumplen en la so­cie­dad ac­tual y, por otro, se les exi­ge que se or­ga­ni­cen ex­ter­na e in­ter­na­men­te con­for­me a de­re­cho, co­mo a cual­quier otro su­je­to.

Los cam­bios so­cia­les a los que es­ta­mos asis­tien­do han con­lle­va­do trans­for­ma­cio­nes muy sig­ni­fi­ca­ti­vas en el de­re­cho pe­nal, que, por su par­te, tam­po­co pue­de ser ajeno a la so­cio­lo­gía y la fi­lo­so­fía de su tiem­po. Su po­der coer­ci­ti­vo pro­yec­ta­do so­bre las cor­po­ra­cio­nes ha de­mos­tra­do ser un efi­caz ins­tru­men­to pa­ra el desa­rro­llo de una cul­tu­ra em­pre­sa­rial de cum­pli­mien­to, en la que de­ben pre­va­le­cer el buen go­bierno, la in­te­gri­dad y la trans­pa­ren­cia. Se tra­ta de va­lo­res ne­ce­sa­rios pa­ra la so­cie­dad, pe­ro, aho­ra, tam­bién irre­nun­cia­bles pa­ra los ad­mi­nis­tra­do­res de una cor­po­ra­ción y quie­nes de­ci­dan for­mar par­te de ella co­mo so­cios.

La re­for­ma del Có­di­go Pe­nal de 2010 abo­lió la idea se­gún la cual las so­cie­da­des no po­dían co­me­ter de­li­tos

En las cor­po­ra­cio­nes de­ben pre­va­le­cer los va­lo­res re­la­ti­vos al buen go­bierno, la in­te­gri­dad y la trans­pa­ren­cia

RA­QUEL MA­RÍN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.