¿Y aho­ra qué, Es­pa­ña?

Las fuer­zas de iz­quier­da tie­nen una nue­va ta­rea his­tó­ri­ca: lu­char por la de­fen­sa de la de­mo­cra­cia des­de la uni­dad pro­gra­má­ti­ca

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - BOAVENTURA DE SOUSA SAN­TOS Boaventura de Sousa San­tos

Nun­ca pen­sé que un li­bro que pu­bli­qué ha­ce po­co so­bre la uni­dad de las iz­quier­das se vol­vie­se tan ac­tual en Es­pa­ña. Me re­fie­ro a Iz­quier­das del mun­do, ¡uníos! (Ica­ria, 2018). Ins­pi­ra­do en la re­cien­te ex­pe­rien­cia por­tu­gue­sa, en él pro­cu­ro res­pon­der a tres pre­gun­tas. ¿Por qué ra­zo­nes, a lo lar­go del si­glo XX, siem­pre fue más fá­cil pa­ra las fuer­zas po­lí­ti­cas de iz­quier­da unir­se a las fuer­zas de de­re­cha pa­ra go­ber­nar que a otras fuer­zas de iz­quier­da? ¿Qué ha­ce tan im­por­tan­te en la co­yun­tu­ra ac­tual que las fuer­zas de iz­quier­da se unan? ¿Qué ti­po de uni­dad se de­be bus­car sin que las di­fe­ren­tes fuer­zas de iz­quier­da pier­dan su iden­ti­dad?

Las ra­zo­nes de las di­vi­sio­nes vie­nen des­de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, pe­ro las más co­no­ci­das se re­mon­tan a las frac­tu­ras den­tro del mo­vi­mien­to obre­ro de Eu­ro­pa Cen­tral en el pe­rio­do an­te­rior a la I Gue­rra Mun­dial. Son frac­tu­ras que se pre­sen­tan co­mo di­vi­sio­nes en­tre na­cio­na­lis­mo e in­ter­na­cio­na­lis­mo pe­ro que apun­tan a di­fe­ren­tes con­cep­cio­nes de so­cia­lis­mo y al uso de di­fe­ren­tes me­dios po­lí­ti­cos (elec­to­ra­les, re­vo­lu­cio­na­rios) pa­ra al­can­zar ob­je­ti­vos si­mi­la­res. Las di­fe­ren­cias siem­pre pa­re­cían más im­por­tan­tes vis­tas des­de den­tro de las fuer­zas de iz­quier­das que des­de la pers­pec­ti­va de sus opo­nen­tes. Por mu­cho que so­cia­lis­tas y co­mu­nis­tas se en­fren­ta­sen, cuan­do Hitler lle­gó al po­der no vio en­tre ellos di­fe­ren­cias que me­re­cie­sen un tra­to di­fe­ren­te. Los li­qui­dó a to­dos.

Con el tiem­po, las frac­tu­ras se con­den­sa­ron en una frac­tu­ra de ho­ri­zon­tes: en­tre un ho­ri­zon­te pos­ca­pi­ta­lis­ta o an­ti­ca­pi­ta­lis­ta y un ho­ri­zon­te ca­pi­ta­lis­ta “ci­vi­li­za­do”, un ca­pi­ta­lis­mo re­gu­la­do por la de­mo­cra­cia, un “ca­pi­ta­lis­mo de­mo­crá­ti­co”. Es­ta frac­tu­ra tu­vo una con­fi­gu­ra­ción geo­po­lí­ti­ca es­pe­cí­fi­ca. El ho­ri­zon­te pos­ca­pi­ta­lis­ta con­ti­nuó atra­yen­do a las cla­ses po­pu­la­res en el mun­do me­nos desa­rro­lla­do, mien­tras que en Eu­ro­pa

la idea del “ca­pi­ta­lis­mo de­mo­crá­ti­co” ga­nó un pe­so cre­cien­te, so­bre to­do des­pués de la II Gue­rra Mun­dial. Pe­ro es­ta frac­tu­ra exis­tió en el co­ra­zón de Eu­ro­pa has­ta la caí­da del mu­ro de Ber­lín. Has­ta en­ton­ces, las fuer­zas de iz­quier­das que apos­ta­ban por un ho­ri­zon­te de ca­pi­ta­lis­mo de­mo­crá­ti­co se alia­ban más fá­cil­men­te con las fuer­zas de de­re­cha de­mo­crá­ti­cas que con las fuer­zas de iz­quier­da an­ti­ca­pi­ta­lis­tas. Con la caí­da del mu­ro de Ber­lín es­ta frac­tu­ra pa­re­cía ha­ber lle­ga­do a su fin. Las fuer­zas de iz­quier­das an­ti­ca­pi­ta­lis­tas fue­ron im­pul­sa­das a trans­for­mar el ho­ri­zon­te po­lí­ti­co del pos­ca­pi­ta­lis­mo en un ho­ri­zon­te ci­vi­li­za­to­rio. Las di­ver­gen­cias pa­re­cían aho­ra me­nos pro­fun­das (so­bre las in­ten­si­da­des del ca­pi­ta­lis­mo de­mo­crá­ti­co) y las alian­zas, más pro­ba­bles. Pe­ro eso no es lo que su­ce­dió y el he­cho de que las iz­quier­das to­da­vía no se ha­yan da­do cuen­ta de que lo que real­men­te ha su­ce­di­do es­tá en la raíz de las di­fi­cul­ta­des ac­tua­les pa­ra unir­se.

La caí­da del mu­ro de Ber­lín sig­ni­fi­có no so­lo el fin del so­cia­lis­mo de ti­po so­vié­ti­co, sino tam­bién el fin del ca­pi­ta­lis­mo de­mo­crá­ti­co, o de la so­cial­de­mo­cra­cia. Si la Gue­rra Fría ha­bía da­do a la de­mo­cra­cia la po­si­bi­li­dad de re­gu­lar el ca­pi­ta­lis­mo, con el fin de ella, y sin la ne­ce­si­dad de cam­bios cons­ti­tu­cio­na­les, el ca­pi­ta­lis­mo pa­só a re­gu­lar la de­mo­cra­cia. Los de­re­chos so­cia­les pa­sa­ron a con­si­de­rar­se in­sos­te­ni­bles, el in­ter­ven­cio­nis­mo del Es­ta­do a con­si­de­rar­se per­ju­di­cial pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía. La de­mo­cra­cia se con­vir­tió en un bien po­lí­ti­co con­di­cio­nal a de­fen­der siem­pre y cuan­do no per­ju­di­ca­se el desa­rro­llo ca­pi­ta­lis­ta.

La si­tua­ción en la que se en­cuen­tra el mun­do es nue­va. El ca­pi­ta­lis­mo y la de­mo­cra­cia se es­tán vol­vien­do in­com­pa­ti­bles. La ola reac­cio­na­ria que atra­vie­sa el mun­do es la prue­ba más vi­si­ble, a pe­sar de que la ra­zón más pro­fun­da es­tá en la es­can­da­lo­sa des­re­gu­la­ción fi­nan­cie­ra que se ali­men­ta de la con­cen­tra­ción de ri­que­za a cual­quier pre­cio. He­mos en­tra­do en un pe­rio­do de lu­chas de­fen­si­vas y la lu­cha más bá­si­ca es la de­fen­sa de la de­mo­cra­cia. En es­ta de­fen­sa no po­de­mos con­tar con las fuer­zas de de­re­cha. Por más de­mo­crá­ti­co que sea su dis­cur­so, siem­pre que en la prác­ti­ca se vean obli­ga­das a op­tar por más de­mo­cra­cia o por más ca­pi­ta­lis­mo, op­tan por más ca­pi­ta­lis­mo. Es por eso por lo que hoy un par­ti­do de iz­quier­da dis­pues­to a go­ber­nar con la de­re­cha ha­rá inevi­ta­ble­men­te una po­lí­ti­ca de de­re­cha. De ahí la nue­va ta­rea his­tó­ri­ca de las fuer­zas de iz­quier­das. Son las que de ma­ne­ra más ge­nui­na pue­den lu­char por la de­fen­sa de la de­mo­cra­cia y es­ta de­be ser su nue­va exi­gen­cia de uni­dad.

Di­cha exi­gen­cia de uni­dad es prag­má­ti­ca. Es­to no im­pli­ca que las fuer­zas de iz­quier­das pier­dan sus iden­ti­da­des o sus ho­ri­zon­tes ci­vi­li­za­to­rios. Im­pli­ca iden­ti­fi­car lo que las une más allá de lo mu­cho que las di­vi­de y con­si­de­rar que ello es su­fi­cien­te pa­ra la for­ma­ción de alian­zas que de­fien­dan la de­mo­cra­cia. En es­tas con­di­cio­nes, los ma­xi­ma­lis­mos de lu­cha por pues­tos en el Go­bierno no tie­nen sen­ti­do. Tie­ne sen­ti­do lu­char por pro­gra­mas fuer­te­men­te de­fen­di­dos en el Par­la­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.