Va­ciar pa­ra cons­truir: la fuen­te de As­chrott

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Es­ta­mos tan ne­ce­si­ta­dos de sím­bo­los y pre­sen­cias que he­mos ol­vi­da­do una ver­dad ele­men­tal: la ma­ne­ra más elo­cuen­te de de­mos­trar que al­go se ha pro­du­ci­do es ha­cer no­tar —pa­ra­dó­ji­ca­men­te— su au­sen­cia, de­li­near el hue­co que ha de­ja­do su vo­lu­men. La au­sen­cia de las per­so­nas, al igual que los di­bu­jos a ti­za de los ca­dá­ve­res en las pe­lí­cu­las de ci­ne ne­gro, sue­le de­mos­trar ese prin­ci­pio con una elo­cuen­cia do­lo­ro­sa, y al­go pa­re­ci­do ocu­rre tam­bién con los ob­je­tos. En una en­tra­da de su dia­rio, J. R. Ac­ker­ley se que­ja­ba de que ha­bían ta­la­do un ár­bol gi­gan­te en el par­que de Wim­ble­don, un ár­bol cen­te­na­rio de tron­co ge­mi­na­do bajo el que so­lía pa­sar cuan­do sa­lía de ca­sa. Al des­apa­re­cer, Ac­ker­ley se pre­gun­ta­ba no tan­to qué ha­bía si­do del ár­bol co­mo en qué lu­gar ha­bía que­da­do ese “hue­co” del tron­co. ¿Hay una ener­gía de las co­sas que des­apa­re­cen y que per­sis­te aun­que no la per­ci­ba­mos? ¿Que­da im­preg­na­do de esa au­sen­cia to­do lo que cons­trui­mos apre­su­ra­da­men­te pa­ra en­cu­brir que al­go ha de­ja­do de es­tar pre­sen­te? Siem­pre he creí­do que sí y que no acep­tar­lo re­quie­re por nues­tra par­te un ac­ti­vo ejer­ci­cio de ne­gli­gen­cia.

Ha­ce unos días mi ami­ga Isa­bel Cadenas Ca­ñón me con­tó una his­to­ria que me fas­ci­nó: la de la re­cons­truc­ción de la fuen­te de As­chrott, un mo­nu­men­to de la ciu­dad de Kas­sel —cons­trui­do por un be­ne­fac­tor de ori­gen ju­dío— que ha­bía si­do des­trui­do por los na­zis du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, a mo­do de cas­ti­go pa­ra una co­mu­ni­dad que aca­bó sus días ca­si al com­ple­to en cam­pos de ex­ter­mi­nio. La fuen­te de As­chrott, en ple­na pla­za del Ayun­ta­mien­to, su­frió va­rias re­cons­truc­cio­nes du­ran­te los años pos­te­rio­res a la gue­rra. En 1963 las au­to­ri­da­des ci­vi­les qui­ta­ron los par­te­rres de flo­res que pu­sie­ron los na­zis y de­ci­die­ron re­cons­truir­la con unas pri­sas que apes­ta­ban a ma­la con­cien­cia. Na­die en Kas­sel que­ría que le re­cor­da­ran su víncu­lo con el odio ra­cis­ta que ha­bía pro­vo­ca­do la des­truc­ción de aquel mo­nu­men­to ci­vil, de mo­do que co­pia­ron de nue­vo la fuen­te ex­tin­ta, ac­ti­van­do un in­tere­san­te de­ba­te re­la­cio­na­do con la me­mo­ria: ¿Te­ne­mos de­re­cho a re­cons­truir las co­sas y des­vin­cu­lar­nos sin más? ¿Es éti­co pa­gar la cu­ber­te­ría y fin­gir que no he­mos ma­ta­do al co­men­sal? Afor­tu­na­da­men­te el Ayun­ta­mien­to op­tó fi­nal­men­te por una de­ci­sión au­daz. Du­ran­te la Do­cu­men­ta 8 la ciu­dad en­car­gó a Horst Hohei­sel una “in­ter­ven­ción” que hi­cie­ra re­cor­dar que la fuen­te ha­bía si­do ob­je­to de un ata­que ra­cis­ta que no de­bía ser ol­vi­da­do. Hohei­sel evi­tó un mo­nu­men­to “pe­da­gó­gi­co” y tra­ba­jó pre­ci­sa­men­te so­bre la idea del hue­co que ha­bía de­ja­do en los ha­bi­tan­tes la des­truc­ción de la fuen­te ori­gi­nal. En vez de cons­truir un me­mo­rial in­cen­dia­rio, de­ci­dió ho­ra­dar en el sue­lo la mis­ma fi­gu­ra de la fuen­te, es de­cir, ha­cer una fuen­te in­ver­ti­da y sub­te­rrá­nea, que tu­vie­ra exac­ta­men­te la mis­ma for­ma que ha­bían des­trui­do los na­zis, pe­ro en el sub­sue­lo. Por ella tam­bién cae­ría agua, pe­ro un agua que no se ve­ría, so­lo se oi­ría. Con una pe­que­ña su­per­fi­cie agu­je­rea­da en el sue­lo —don­de se man­tie­ne la fi­gu­ra del mo­nu­men­to— el pa­sean­te pue­de oír hoy có­mo cae el agua, pe­ro no ver la fuen­te que es­tá bajo sus pies. To­do un ca­so ejem­plar de “con­tra­mo­nu­men­to” (Ge­gen­dek­mal), una obra me­mo­ria­lís­ti­ca que po­ne en cues­tión su pro­pia exis­ten­cia y ex­plo­ra la ten­sión en­tre la ne­ce­si­dad de re­cor­dar y la fo­bia a ha­cer una alec­cio­na­do­ra “pe­da­go­gía ci­vil”. Hohei­sel no le­van­ta una pla­ca pa­ra ex­pli­car­nos lo ma­los que fue­ron los na­zis, se li­mi­ta a mar­car con ti­za al ca­dá­ver y nos in­vi­ta a sa­car nues­tras pro­pias con­clu­sio­nes. Quien quie­ra en­ten­der, que en­tien­da.

La ener­gía de las co­sas permanece aun­que no po­da­mos per­ci­bir­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.