Pi­ro­tec­nia de La Paz

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Ha­bría bas­ta­do con aga­char­me an­te la mi­ra­da im­po­nen­te del Illi­ma­ni, con aca­tar su reino ne­va­do des­de cual­quier pun­to de la ho­ya­da; si les ocu­rre a los cru­ce­ños cuan­do lle­van unos me­ses en La Paz, có­mo no iba a bas­tar con que yo me rin­die­ra el pri­mer día. Ha­bría bas­ta­do con ser ca­paz de ima­gi­nar, a prin­ci­pios del si­glo XX, esa ciu­dad hun­di­da en la tie­rra y le­van­ta­da a los cie­los, mo­tor in­te­lec­tual de Bo­li­via, don­de es­cri­bie­ron y pu­bli­ca­ron mu­je­res co­mo Hil­da Mundy, que lle­gó de Oru­ro pa­ra afi­lar la mi­ra­da de un país en una gue­rra desas­tro­sa, la del Cha­co, y dar el áci­do y lú­ci­do pun­to de vis­ta de la mu­jer en mo­vi­mien­to, la ex­tra­or­di­na­ria y mo­der­na, la pa­la­bra bri­llan­te de una cul­tu­ra que rom­pía con su van­guar­dia. Ha­bría bas­ta­do con en­con­trar El oc­ci­so, el úni­co li­bro que pu­bli­có María Vir­gi­nia Es­tens­so­ro en 1937, aho­ra re­edi­ta­do, una jo­ya di­fa­ma­da por la cen­su­ra y la mo­ji­ga­te­ría de la épo­ca que hoy des­lum­bra de nue­vo en me­dio del co­lo­sal pai­sa­je de mi­se­ria y trá­gi­co va­lor que es Bo­li­via. Ha­bría bas­ta­do con ver la cons­truc­ción del mun­do que su­po­nían la exis­ten­cia y la es­cri­tu­ra de es­tas mu­je­res, re­ven­tan­do la con­fi­gu­ra­ción so­cial de un pue­blo, si­len­cia­das des­pués, pe­ro res­ca­ta­das hoy, edi­ta­das de nue­vo, leí­das y nom­bra­das por esas otras que es­cri­ben des­de la Bo­li­via ac­tual, con­tra sus mu­ros que son uni­ver­sa­les, Li­lia­na Co­lan­zi, Pao­la Sen­se­ve, Gio­van­na Ri­ve­ro; por ejem­plo ellas. Ha­bría bas­ta­do con ca­mi­nar cues­ta aba­jo las ca­lles de esa ciu­dad, con mi­rar a sus mu­je­res que tra­ba­jan: la que can­ta la edi­ción dia­ria del pe­rió­di­co des­de un quios­co jun­to a la vía, os­cu­re­ci­da su voz por la po­lu­ción del trá­fi­co, co­lo­ri­dos los ca­ra­me­los que tam­bién ven­de, los ju­gos, las em­pa­na­das; la que tra­ji­na con el mar­ti­llo neu­má­ti­co, la bo­ca y la na­riz ta­pa­das, re­ven­tan­do una ace­ra jun­to a otra, que ca­va la zan­ja; la cho­la que car­ga en su es­pal­da to­do lo que se pue­de car­gar, del ni­ño a la mer­can­cía, los pies inago­ta­bles bajo la po­lle­ra; la que asa al fue­go el co­ra­zón de res en los pues­tos de la feria. Ha­bría bas­ta­do con te­mer co­mo ellas la se­quía que ya re­gre­sa, o el re­sul­ta­do de sus pró­xi­mas elec­cio­nes, o que se de­ten­ga ese sím­bo­lo fu­tu­ris­ta que es el te­le­fé­ri­co que to­do lo so­bre­vue­la, con la ca­ri­ta son­rien­te de Evo pe­ga­da en ca­da ca­bi­na sus­pen­di­da en el im­po­si­ble va­cío que es La Paz, en el pre­ci­pi­cio que es. Ha­bría bas­ta­do con una so­la de esas co­sas. Pe­ro Bo­li­via es co­mo la cum­bre del Illi­ma­ni: o to­do, o na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.