Jus­ti­cia y reconocimi­ento

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Lo que su­ce­dió en los cam­pos de con­cen­tra­ción que la Ale­ma­nia na­zi cons­tru­yó en la II Gue­rra Mun­dial es, en mu­chos ca­sos, muy di­fí­cil in­clu­so de ima­gi­nar. No se tra­tó so­lo de las cá­ma­ras de gas don­de fue­ron ase­si­na­das la ma­yo­ría de las per­so­nas que tu­vie­ron la des­gra­cia de ser de­por­ta­das a aque­llos cam­pos. Du­ran­te la pri­me­ra mi­tad de 1941, la in­men­sa ma­yo­ría de re­cién lle­ga­dos al sub­cam­po de Gu­sen eran ve­te­ra­nos de la gue­rra ci­vil es­pa­ño­la. En­tre los otros re­clu­sos, es­tos hom­bres ga­na­ron fa­ma por su va­len­tía y por su so­li­da­ri­dad. En 1941, ca­si un 60% de los pre­sos cla­si­fi­ca­dos co­mo “ro­jos es­pa­ño­les” o sim­ple­men­te “es­pa­ño­les” mu­rie­ron en Maut­hau­sen. Los em­pi­na­dos es­ca­lo­nes por los que los pri­sio­ne­ros de­bían as­cen­der ca­da día, aca­rrean­do enor­mes blo­ques de gra­ni­to a sus es­pal­das, pa­re­cían “un lar­go ce­men­te­rio”, co­mo es­cri­bió uno de los su­per­vi­vien­tes. Es por to­do ello que la pu­bli­ca­ción en el BOE del 9 de agos­to de 2019 de los 4.427 es­pa­ño­les muer­tos en los cam­pos de con­cen­tra­ción de Maut­hau­sen y Gu­sen es un ac­to ne­ce­sa­rio de jus­ti­cia y reconocimi­ento.

Joan Pa­la­cín Coll Cal­des de Mont­bui (Bar­ce­lo­na)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.