Díaz Ayu­so quie­re ha­cer ‘li­bres’ a los ma­dri­le­ños

El dis­cur­so de la pró­xi­ma pre­si­den­ta, de ho­ra y me­dia de du­ra­ción, le­van­tó un es­ca­so en­tu­sias­mo

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - JUAN DIE­GO QUESADA,

“Cuan­do di­go nun­ca quie­ro de­cir ja­más”, afir­mó en un gui­ño a Ra­joy

Isa­bel Díaz Ayu­so se subió ayer a la tri­bu­na y co­men­zó a ha­blar de la li­ber­tad co­mo Bub­ba Gump ha­bla­ba de gam­bas en me­dio de la gue­rra de Viet­nam. Ci­tó la li­ber­tad en edu­ca­ción, la li­ber­tad eco­nó­mi­ca, la li­ber­tad se­xual, la li­ber­tad de vi­vir en un lu­gar li­bre de odios y otras mu­chas y va­ria­das li­ber­ta­des que fue es­pol­vo­rean­do du­ran­te to­do su dis­cur­so de in­ves­ti­du­ra co­mo pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid.

La li­ber­tad, di­jo en un co­mien­zo du­bi­ta­ti­vo por los ner­vios de ver­se a sí mis­ma cru­zan­do el um­bral de la his­to­ria, es el con­cep­to bá­si­co que sir­ve de pe­ga­men­to a los tres par­ti­dos de de­re­chas que acor­da­ron ha­cer­la pre­si­den­ta hoy miér­co­les. Se res­pi­ró en­ton­ces cier­ta ten­sión: pa­re­cía en al­gún mo­men­to po­dría caer una ci­ta de Wi­lliam Wa­lla­ce. Se en­tien­de, se­gún quie­nes la es­cu­cha­ban, que an­tes los ma­dri­le­ños vi­vían bajo un ré­gi­men que coar­ta­ba la li­ber­tad de al­gún mo­do. Pe­ro re­sul­ta que quien go­ber­na­ba era el mis­mo par­ti­do, el su­yo, igual que en los úl­ti­mos 24 años.

La ma­ña­na en la Asam­blea, un he­mi­ci­clo den­tro de una es­pe­cie de cu­bo en cu­yos la­te­ra­les en cur­va se cons­pi­ra des­de ha­ce años, ape­nas tu­vo emo­ción. La in­ves­ti­du­ra de Ayu­so es­tá ata­da y bien ata­da, sin som­bra de Ta­ma­ya­zo. Por si ha­bía al­gu­na du­da, Ig­na­cio Agua­do, el pró­xi­mo vi­ce­pre­si­den­te, la des­pe­ja­ba en un ma­ga­zi­ne ma­ña­ne­ro de la tele, que es don­de aho­ra se cue­ce ca­si to­do: “Yo creo que no ha­brá nin­gún sus­to, que to­do irá bien”.

Fiel a su tra­yec­to­ria des­de que Ca­sa­do la nom­bra­ra can­di­da­ta, Ayu­so no pu­do evi­tar me­ter­se en al­gún be­ren­je­nal. El de ayer sin que na­die le pre­gun­ta­ra. En un alar­de pa­trió­ti­co, in­sis­tió en que Es­pa­ña es la na­ción más an­ti­gua de Eu­ro­pa, una de las fra­ses fa­vo­ri­tas del ex­pre­si­den­te Ma­riano Ra­joy am­plia­men­te re­ba­ti­da por los his­to­ria­do­res. Da igual.

Ayu­so le hi­zo des­pués oposición a la oposición. Di­jo que la iz­quier­da —que no ha ca­ta­do po­der en Ma­drid des­de Joa­quín Le­gui­na, y mi­ra que ya ha llo­vi­do— quie­re una re­gión po­bre, igua­lar por aba­jo, rei­nar en la mi­se­ria. Ella no lo per­mi­ti­rá: im­bui­da del es­pí­ri­tu de Isa­bel la Ca­tó­li­ca, un per­so­na­je his­tó­ri­co al que ad­mi­ra, di­jo que fre­na­rá “la vo­ra­ci­dad re­cau­da­to­ria” de Pe­dro Sán­chez.

Íñi­go Erre­jón, con las man­gas de una camisa blan­ca re­man­ga­das, se mor­día las uñas. Y car­ga­ba el mó­vil, por­que el día en Twit­ter iba a ser to­re­ro. Al lle­gar ha­bía pues­to en du­da el prés­ta­mo de 400.000 eu­ros no de­vuel­to

La oposición aplau­dió con iro­nía su com­ba­te con­tra la co­rrup­ción

por el pa­dre de Ayu­so a Aval­ma­drid: “Hay de­ma­sia­das sos­pe­chas so­bre ella”. Teo­do­ro Gar­cía Egea, por­ta­voz del PP, le de­vol­vió el gol­pe aun­que sin ex­pli­car muy bien de qué le acu­sa­ba: “Hay más po­si­bi­li­da­des de que im­pu­ten a Erre­jón que a Ayu­so”.

En su es­qui­na, Án­gel Ga­bi­lon­do es­cu­cha­ba im­per­té­rri­to. Al en­trar, por si al­guien lo po­nía al fren­te de una cons­pi­ra­ción con­tra Ayu­so, se des­mar­ca­ba me­jor que Hu­go Sán­chez: “No es una cam­pa­ña per­so­nal con­tra ella, des­de lue­go no­so­tros no he­mos mo­vi­do un de­do en ese sen­ti­do”.

El dis­cur­so lan­gui­de­cía des­pués de una ho­ra y a esas al­tu­ras los es­ca­quea­dos se arre­mo­li­na­ban ya en la ca­fe­te­ría. Be­go­ña Vi­lla­cís, la vi­ceal­cal­de­sa de Ma­drid, pe­día pre­fe­ren­cia a la ho­ra de or­de­nar en la ba­rra una bo­te­lla de agua por­que ha­bía un be­bé es­pe­rán­do­le de vuel­ta. De pa­so se pi­dió un pin­cho: “¡Ne­ce­si­to pro­du­cir!”. En esas, Ayu­so di­jo que ten­dría to­le­ran­cia ce­ro con la co­rrup­ción. Los su­yos se arran­ca­ron con un aplau­so no muy en­tu­sias­ta, pa­ra qué nos va­mos a en­ga­ñar, que que­dó se­pul­ta­do por una ova­ción bur­lo­na y so­bre­ac­tua­da des­de la ban­ca­da de la iz­quier­da, que pen­sa­ba en las de­ce­nas de car­gos del PP de Ma­drid to­ca­dos por la co­rrup­ción.

Ella de­vol­vió rá­pi­do esa pu­lla. Re­cor­dó que el PP es el úni­co par­ti­do que ha en­ca­de­na­do tres pre­si­den­tas. Se le pa­só nom­brar a Án­gel Ga­rri­do, el que dio la es­pan­tá a Ciu­da­da­nos, y a Ig­na­cio Gon­zá­lez, pul­ve­ri­za­do, pe­ro es ver­dad que un ol­vi­do lo tie­ne cual­quie­ra. Y aña­dió que nin­guno de los par­ti­dos que enar­bo­lan la ban­de­ra del fe­mi­nis­mo ha­bía he­cho tan­to por las mu­je­res po­lí­ti­cas. Re­ma­tó con otro ho­me­na­je al ma­ria­nis­mo: “Cuan­do di­go nun­ca quie­ro de­cir ja­más”.

Mien­tras to­do es­to ocu­rría, no se le vio el pe­lo al dipu­tado del PP al que to­do es­te fo­llón le ha­bía pi­lla­do de lu­na de miel, Die­go San­juan­be­ni­to. Eso sí que es li­ber­tad de ve­ras.

/ AN­DREA COMAS

El ten­so en­cuen­tro en­tre Mo­nas­te­rio y Agua­do, ayer du­ran­te el pleno de in­ves­ti­du­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.