Fran­cia afir­ma que man­tie­ne con­tac­tos con Bruselas pa­ra des­blo­quear el ‘Open Arms’

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - M. BASSETS / M. MAR­TÍN / L. ABELLÁN,

Fran­cia es uno de los paí­ses que han ini­cia­do con­tac­tos dis­cre­tos con la Co­mi­sión Eu­ro­pea pa­ra des­blo­quear el des­em­bar­co del Open Arms, que cum­ple ya 13 días es­pe­ran­do un puer­to en el que des­em­bar­car a 151 mi­gran­tes. “Co­mo ca­da vez an­te es­tas si­tua­cio­nes,

Em­ma­nuel Ma­cron fue uno de los lí­de­res eu­ro­peos, jun­to a la ale­ma­na An­ge­la Mer­kel y Pe­dro Sán­chez, a los que la ONG Proac­ti­va Open Arms pi­dió for­mal­men­te ayu­da. Una car­ta es­cri­ta el 7 de agos­to so­li­ci­ta­ba a los di­ri­gen­tes que ac­ti­va­ran en Bruselas una ne­go­cia­ción pa­ra dis­tri­buir a los náu­fra­gos y con­se­guir así que Mal­ta o Ita­lia per­mi­tie­sen su des­em­bar­co. Nin­guno de esos tres paí­ses hi­zo for­mal­men­te lo que la ONG de­man­dó y la Co­mi­sión si­gue sin abrir for­mal­men­te las ne­go­cia­cio­nes, pe­ro la de­cla­ra­ción del Mi­nis­te­rio fran­cés con­fir­ma que Pa­rís es uno de los so­cios que se han im­pli­ca­do en la Fran­cia tie­ne la ini­cia­ti­va y con­tri­bu­ye ac­ti­va­men­te a la bús­que­da de una so­lu­ción de des­em­bar­co y aco­gi­da de las per­so­nas so­co­rri­das a es­ca­la eu­ro­pea. Hay dis­cu­sio­nes ac­tual­men­te en cur­so, bajo la égi­da de la Co­mi­sión”, afir­mó a EL PAÍS un por­ta­voz del Mi­nis­te­rio del In­te­rior fran­cés.

bús­que­da de una so­lu­ción. El Eje­cu­ti­vo co­mu­ni­ta­rio, que in­sis­te en que sin pe­ti­ción for­mal no pue­de ha­cer más, re­co­no­ció ayer que ha con­tac­ta­do con va­rios Es­ta­dos miem­bros pa­ra in­ten­tar re­sol­ver la cri­sis.

Es­pa­ña man­tie­ne la má­xi­ma dis­cre­ción, pe­ro fuen­tes gu­ber­na­men­ta­les su­gie­ren que el Eje­cu­ti­vo tam­bién se es­tá im­pli­can­do en es­te es­que­ma. “Des­de el pri­mer mo­men­to es­ta­mos tra­ba­jan­do en una so­lu­ción co­mún eu­ro­pea”, apun­tan esas fuen­tes. Ma­drid rehú­sa dar más de­ta­lles de su par­ti­ci­pa­ción, pe­ro ase­gu­ra que par­ti­ci­pa­rá del mo­de­lo que se pac­te.

La Co­mi­sión Eu­ro­pea lle­va

unos días tra­ba­jan­do in­for­mal­men­te en un mo­de­lo de re­par­to en­tre Es­ta­dos pa­ra el mo­men­to en que se des­blo­quee el des­em­bar­co del Open Arms, abun­dan otras fuen­tes, que no acla­ran si Es­pa­ña aco­ge­ría a una par­te de los po­si­bles re­fu­gia­dos o no. El Eje­cu­ti­vo, co­mo las au­to­ri­da­des eu­ro­peas, se es­cu­da en la dis­cre­ción pa­ra no frus­trar los con­tac­tos, pe­ro aven­tu­ran que el desen­la­ce es­tá pró­xi­mo.

El blo­queo del Open Arms co­lo­ca a Es­pa­ña en una si­tua­ción com­pli­ca­da. Por un la­do, re­sis­tir­se a par­ti­ci­par en un re­par­to eu­ro­peo da­ría al país una pá­ti­na de in­so­li­da­ri­dad, a pe­sar de que el Go­bierno

en­tre la fron­te­ra de Tú­nez con Li­bia. Sin co­mi­da ni ali­men­tos, el gru­po de­nun­ció su si­tua­ción a tra­vés de un ví­deo que se hi­zo vi­ral. El Go­bierno ha des­men­ti­do su ve­ra­ci­dad.

Tú­nez cuen­ta con un par de re­fu­gios ges­tio­na­dos por la Me­dia Lu­na Ro­ja en los que se alo­jan los mi­gran­tes res­ca­ta­dos por los guar­da­cos­tas y pes­ca­do­res. Las ins­ta­la­cio­nes es­tán des­bor­da­das y el Go­bierno tie­ne po­co mar­gen fi­nan­cie­ro pa­ra ayu­dar: el país vi­ve bajo la ame­na­za de la ban­ca­rro­ta.

Ade­más, al­gu­nas ONG sos­tie­nen que en Tú­nez to­da­vía se pro­du­cen vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos. Por ejem­plo, la ho­mo­se­xua­li­dad es­tá pe­na­da con tres años de cár­cel. reite­ra una y otra vez que Sal­va­men­to Ma­rí­ti­mo res­ca­ta a mi­les de mi­gran­tes en el Me­di­te­rrá­neo, a di­fe­ren­cia de Ita­lia. Por otro, el Eje­cu­ti­vo es­pa­ñol sos­tie­ne que aco­ger a los res­ca­ta­dos que Ita­lia re­cha­za su­po­ne acep­tar la ló­gi­ca del mi­nis­tro del in­te­rior ita­liano, Mat­teo Sal­vi­ni, que ha im­pues­to una po­lí­ti­ca de cie­rre de puer­tos pe­se a que in­cum­ple así el de­re­cho ma­rí­ti­mo y otros con­ve­nios in­ter­na­cio­na­les.

Fal­ta de con­sen­so

Esa ce­rra­zón de Sal­vi­ni y la pre­sión mi­gra­to­ria que re­ci­be de Ma­rrue­cos, muy su­pe­rior a la que tran­si­ta es­te año por el Me­di­te­rrá­neo cen­tral, ex­pli­can que Es­pa­ña re­cha­ce la fór­mu­la tem­po­ral de re­par­to que bus­can Fran­cia y Ale­ma­nia an­te los blo­queos de bar­cos que se su­ce­den des­de ha­ce más de un año. La pro­pues­ta fran­co-ale­ma­na plan­tea una dis­tri­bu­ción vo­lun­ta­ria de los res­ca­ta­dos en la ru­ta con ori­gen en Li­bia que de­pen­de­ría de la so­li­da­ri­dad de los Es­ta­dos. En las reunio­nes in­for­ma­les que se han su­ce­di­do pa­ra tra­tar el asun­to, Es­pa­ña ha de­fen­di­do que ese me­ca­nis­mo no se li­mi­te a las ONG y se apli­que en to­do el Me­di­te­rrá­neo, tam­bién en los sal­va­men­tos rea­li­za­dos en el Es­tre­cho y el mar de Al­bo­rán. Pa­ra el Eje­cu­ti­vo, ade­más, la im­pli­ca­ción de los paí­ses de­be ser obli­ga­to­ria y no vo­lun­ta­ria.

En el bar­co la si­tua­ción es ca­da día más com­pli­ca­da. Se es­pe­ran olas de más de dos me­tros en las pró­xi­mas ho­ras y el es­ta­do de sa­lud de los res­ca­ta­dos em­peo­ra. El ca­pi­tán, Marc Reig, pi­dió ayer por la tar­de a Ita­lia y Mal­ta la eva­cua­ción mé­di­ca de los dos be­bés de nue­ve me­ses que lle­va a bor­do. Uno de ellos, se­gún ha con­fir­ma­do la ONG, pre­sen­ta di­fi­cul­ta­des res­pi­ra­to­rias. La pe­ti­ción, que fue acep­ta­da por am­bos paí­ses, in­clu­ye a los pa­dres de los pe­que­ños, una eri­trea y un etío­pe que en­car­nan la unión de dos paí­ses que se han pa­sa­do 20 años en con­flic­to. Con es­ta fa­mi­lia el nú­me­ro de eva­cua­dos se ele­va­ría a 16 per­so­nas.

El even­tual des­blo­queo del Open Arms da­ría pa­so a una nue­va cri­sis: el Ocean Vi­king, fle­ta­do por Mé­di­cos sin Fron­te­ras y SOS Mé­di­te­rra­née, pi­dió ayer un puer­to se­gu­ro pa­ra 356 per­so­nas res­ca­ta­das en la úl­ti­ma se­ma­na, en­tre los que hay 74 me­no­res de edad.

Des­de que Sal­vi­ni ini­ció su ba­ta­lla con­tra las ONG, a fi­na­les de ju­nio del año pa­sa­do, ca­si 2.000 per­so­nas han per­ma­ne­ci­do blo­quea­das en al­ta mar an­tes de re­ci­bir per­mi­so pa­ra em­bar­car, se­gún la re­la­ción de bar­cos y náu­fra­gos que ma­ne­ja la Co­mi­sión. En ese tiem­po, las ne­go­cia­cio­nes en Bruselas han arran­ca­do el com­pro­mi­so de re­co­lo­car a 1.030 mi­gran­tes, prác­ti­ca­men­te la mi­tad.

Los acuer­dos ad hoc han per­mi­ti­do tras­la­dar a 840 per­so­nas a otros Es­ta­dos miem­bros y a No­rue­ga, pe­ro aún hay 190 mi­gran­tes pen­dien­tes de des­tino. El cum­pli­mien­to de las pro­me­sas de re­ubi­ca­ción es fun­da­men­tal pa­ra que es­ta so­lu­ción tem­po­ral fun­cio­ne, por eso la Co­mi­sión ha te­ni­do que pe­dir a los so­cios del club co­mu­ni­ta­rio “que han mos­tra­do so­li­da­ri­dad con Mal­ta e Ita­lia” que “com­ple­ten rá­pi­da­men­te los pro­ce­di­mien­tos pa­ra el tras­la­do de los mi­gran­tes res­tan­tes”, se­gún re­fle­ja un in­for­me in­terno.

/ FRANCISO GENTICO (EP)

Los res­ca­ta­dos del Open Arms mues­tran car­te­les de pro­tes­ta tras 13 días en al­ta­mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.