Los he­ri­dos del O Ma­ris­qui­ño es­pe­ran una res­pues­ta

No hay to­da­vía un dic­ta­men que acla­re la res­pon­sa­bi­li­dad y las cau­sas del ac­ci­den­te, que de­jó ha­ce un año 467 afec­ta­dos

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - ELI­SA LOIS,

La eu­fo­ria por el éxi­to de la úl­ti­ma edi­ción del fes­ti­val de mú­si­ca O Ma­ris­qui­ño, en Vi­go, no ha­ce ol­vi­dar el ac­ci­den­te que ha­ce un año de­jó en evi­den­cia las me­di­das de se­gu­ri­dad del even­to y pu­so se­ria­men­te en cues­tión su con­ti­nui­dad. La me­dia­no­che del 12 de agos­to de 2018, cien­tos de es­pec­ta­do­res se agol­pa­ban en torno al club náu­ti­co pa­ra es­cu­char al ra­pe­ro Rels B cuan­do el mue­lle se hun­dió de re­pen­te. Los 467 he­ri­dos por el co­lap­so de la en­ve­je­ci­da es­truc­tu­ra de ma­de­ra y hor­mi­gón y la ava­lan­cha hu­ma­na que so­bre­vino se­gun­dos des­pués es­pe­ran to­da­vía la res­pues­ta de la jus­ti­cia.

To­da­vía no hay un dic­ta­men ju­di­cial que acla­re las cau­sas del des­plo­me, por lo que tam­po­co se ha po­di­do de­ter­mi­nar la po­si­ble res­pon­sa­bi­li­dad que han te­ni­do en el si­nies­tro tan­to el Ayun­ta­mien­to de Vi­go co­mo la Au­to­ri­dad Por­tua­ria. El al­cal­de, el so­cia­lis­ta Abel Ca­ba­lle­ro, y el que fue­ra des­ta­ca­do di­ri­gen­te del PP, el pre­si­den­te del puer­to En­ri­que Ló­pez Veiga, si­guen en­fren­ta­dos. Pa­ra elu­dir cual­quier com­pe­ten­cia so­bre la es­truc­tu­ra am­bos es­gri­men in­for­mes pe­ri­cia­les y vie­jos do­cu­men­tos, co­mo el am­bi­guo con­ve­nio que im­pli­ca a las dos ins­ti­tu­cio­nes en el man­te­ni­mien­to del pa­seo ma­rí­ti­mo.

Pa­ra los afec­ta­dos, la cau­sa ju­di­cial es­tá re­sul­tan­do más len­ta de lo es­pe­ra­do. El juz­ga­do no ha per­mi­ti­do que la com­pa­ñía ase­gu­ra­do­ra de O Ma­ris­qui­ño ade­lan­te el pa­go de las in­dem­ni­za­cio­nes. Es­tas fue­ron re­cla­ma­das de ma­ne­ra in­di­vi­dual y por vía ci­vil, pe­ro pa­ra po­der co­brar­las ten­drán que es­pe­rar a que la juez ins­truc­to­ra cie­rre la in­ves­ti­ga­ción pe­nal que se abrió tras el ac­ci­den­te.

Aun­que en el hun­di­mien­to del pan­ta­lán no hu­bo víc­ti­mas mor­ta­les, al­guno de los afec­ta­dos ha tar­da­do ca­si un año en re­cu­pe­rar su vi­da nor­mal y más de un cen­te­nar han pre­ci­sa­do ayu­da psi­co­ló­gi­ca. El Juz­ga­do de Ins­truc­ción 3 de Vi­go, que abrió una in­ves­ti­ga­ción en agos­to de 2018, to­da­vía es­tá in­cor­po­ran­do in­for­mes fo­ren­ses so­bre las víc­ti­mas pa­ra co­no­cer el cua­dro mé­di­co de ca­da una. La cau­sa acu­mu­la no so­lo las de­nun­cias de las víc­ti­mas sino tam­bién de par­ti­dos po­lí­ti­cos, co­mo el PP, y or­ga­nis­mos pú­bli­cos que se han per­so­na­do co­mo acu­sa­ción jun­to al Mi­nis­te­rio Fis­cal, ex­cep­to el Ayun­ta­mien­to de Vi­go.

En la fa­se de ins­truc­ción, la cau­sa se ha di­ri­gi­do con­tra Car­los Do­mín­guez Fer­nán­dez, fun­da­dor y di­rec­tor del fes­ti­val de O Ma­ris­qui­ño, por un pre­sun­to de­li­to de le­sio­nes por im­pru­den­cia. Por aho­ra es el úni­co que fi­gu­ra

La zo­na ce­ro del des­plo­me, ta­pa­da con una lo­na, si­gue sin re­pa­rar

El juz­ga­do no ha per­mi­ti­do ade­lan­tar el pa­go de las in­dem­ni­za­cio­nes

co­mo in­ves­ti­ga­do al ser res­pon­sa­ble del even­to en el que se des­plo­mó par­te de la es­truc­tu­ra de ma­de­ra y hor­mi­gón del mue­lle don­de se agol­pa­ron los es­pec­ta­do­res a tra­vés de la em­pre­sa Uli­ses Pro­yect Even­tos Es­pe­cia­les S.L. Map­fre apa­re­ce co­mo la ase­gu­ra­do­ra del even­to mu­si­cal.

De­pen­dien­do del re­sul­ta­do de las pes­qui­sas, y una vez que la juez de­ter­mi­ne las com­pe­ten­cias mu­ni­ci­pa­les y por­tua­rias, ca­be la po­si­bi­li­dad de un cam­bio en la ti­pi­fi­ca­ción del de­li­to, que en es­te mo­men­to de la ins­truc­ción se ha ca­li­fi­ca­do co­mo le­ve. Una con­clu­sión que no pa­re­ce muy fá­cil da­do que el Par­la­men­to ga­lle­go abrió una in­ves­ti­ga­ción pa­ra­le­la sin lle­gar a acla­rar­lo ro­tun­da­men­te.

Pa­ra el por­ta­voz de la pla­ta­for­ma de afec­ta­dos, Ju­lio Ló­pez, “hay que ha­cer un even­to don­de no te pue­das caer al mar”. “Da igual a qué per­so­nas o par­ti­dos apun­ten las in­ves­ti­ga­cio­nes. Cuan­do ha­bla­mos de la par­te de aba­jo del pa­seo, la que es­ta­ba su­pues­ta­men­te en mal es­ta­do y que pro­vo­có el co­lap­so del mue­lle, aun­que la res­pon­sa­bi­li­dad del Ayun­ta­mien­to sean so­lo las ta­blas de arri­ba, no se pue­de au­to­ri­zar un even­to por pru­den­cia”, ra­zo­na.

Tan­to la pla­ta­for­ma de afec­ta­dos co­mo la Fe­de­ra­ción de Ve­ci­nos de Vi­go han es­ta­do des­de el prin­ci­pio apo­yan­do a las víc­ti­mas. Ju­lio Ló­pez y María Pé­rez se han reuni­do con por­ta­vo­ces po­lí­ti­cos pa­ra agi­li­zar sus de­man­das. Aun­que han la­men­ta­do la len­ti­tud de la cau­sa. “Las víc­ti­mas y sus fa­mi­lias me­re­cen que se in­ves­ti­gue has­ta el fi­nal y que no vuel­va a ocu­rrir un he­cho se­me­jan­te”, han in­ci­di­do.

La úl­ti­ma edi­ción del fes­ti­val ha po­ten­cia­do la se­gu­ri­dad con nue­vas tec­no­lo­gías. Una apli­ca­ción de te­lé­fono mó­vil di­se­ña­da pa­ra even­tos en es­pa­cios de gran­des di­men­sio­nes (150.000 me­tros cua­dra­dos) per­mi­te al usua­rio man­te­ner­se en per­ma­nen­te con­tac­to con el cen­tro de con­trol del even­to.

La zo­na ce­ro del ac­ci­den­te to­da­vía si­gue sin re­pa­rar, aun­que es­tá ta­pa­da con una lo­na. Los or­ga­ni­za­do­res pi­die­ron au­to­ri­za­ción al puer­to pa­ra ade­cen­tar el lu­gar y evi­tar que la hue­lla del de­rrum­be que­da­se a la vis­ta du­ran­te el fes­ti­val, que se ha ce­le­bra­do es­te fin de se­ma­na con unos 160.000 asis­ten­tes. El puer­to no ha que­ri­do ade­lan­tar el di­ne­ro de la re­pa­ra­ción de la pa­sa­re­la de hor­mi­gón y ma­de­ra mien­tras no exis­ta una re­so­lu­ción ju­di­cial. En ma­yo pa­sa­do hu­bo otro hun­di­mien­to par­cial que ha lla­ma­do la aten­ción de los téc­ni­cos pa­ra que se ex­tre­me el con­trol so­bre es­ta vie­ja es­truc­tu­ra.

/ SAL­VA­DOR SAS

Los ser­vi­cios de emer­gen­cia au­xi­lian a las víc­ti­mas del mue­lle hun­di­do en O Ma­ri­qui­ño, en 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.