Nue­ve ar­tis­tas acu­san a Plá­ci­do Do­min­go de aco­so se­xual

La agen­cia As­so­cia­ted Press pu­bli­ca de­nun­cias que abar­can tres dé­ca­das y apun­tan a abusos de po­der. El tenor res­pon­de que los va­lo­res ac­tua­les son “dis­tin­tos a los del pa­sa­do”

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - PA­BLO X. SAN­DO­VAL,

Nue­ve mu­je­res acu­sa­ron ayer al tenor es­pa­ñol Plá­ci­do Do­min­go, una de las fi­gu­ras más im­por­tan­tes de la his­to­ria de la ópe­ra, de su­pues­tos ca­sos de aco­so se­xual. Nin­gu­na de ellas ha de­nun­cia­do los he­chos an­te la jus­ti­cia. Los tes­ti­mo­nios fue­ron pu­bli­ca­dos en la ma­dru­ga­da de ayer (ho­ra es­pa­ño­la) por la agen­cia de no­ti­cias es­ta­dou­ni­den­se As­so­cia­ted Press, que so­lo nom­bra a una de las víc­ti­mas, la mez­zo­so­prano Patricia Wulf. Do­min­go pre­sio­nó a mu­je­res pa­ra que tu­vie­ran re­la­cio­nes con él a cam­bio de tra­ba­jos, se­gún di­cha agen­cia. Al­gu­nas de las que se ne­ga­ron a sus in­ten­cio­nes ase­gu­ran que su ca­rre­ra su­frió por ello. Do­min­go, que rehu­só ha­blar con EL PAÍS, ase­gu­ró que las acu­sa­cio­nes en ge­ne­ral son “inexac­tas tal co­mo se des­cri­ben”.

Plá­ci­do Do­min­go, de 78 años, ca­sa­do y con tres hi­jos, es uno de los te­no­res más ad­mi­ra­dos de to­dos los tiem­pos y uno de los hom­bres más po­de­ro­sos de la mú­si­ca clá­si­ca a ni­vel mun­dial. Co­men­zó su ca­rre­ra ha­ce cin­co dé­ca­das. Ha can­ta­do 150 pa­pe­les en más de 4.000 ac­tua­cio­nes. Tie­ne sie­te pre­mios Grammy y si­gue can­tan­do y di­ri­gien­do, ade­más de ejer­cer co­mo di­rec­tor ge­ne­ral de la Ópe­ra de Los Án­ge­les.

Ocho can­tan­tes y una bai­la­ri­na ase­gu­ran a la agen­cia de no­ti­cias que fue­ron aco­sa­das por Do­min­go en su­ce­sos que abar­can tres dé­ca­das des­de los años ochen­ta. Una de ellas ase­gu­ra que Do­min­go le me­tió la mano bajo la fal­da y otras tres que las be­só a la fuer­za en lu­ga­res y si­tua­cio­nes co­mo un ca­me­rino, una ha­bi­ta­ción de ho­tel y una co­mi­da de ne­go­cios.

“Que al­guien te es­té aga­rran­do la mano du­ran­te to­da la co­mi­da de ne­go­cios es ra­ro, o que te pon­ga la mano en la ro­di­lla”, di­jo una de las acu­sa­do­ras, se­gún la ci­ta de AP, pa­ra des­cri­bir el com­por­ta­mien­to ge­ne­ral de Do­min­go con pro­fe­sio­na­les jó­ve­nes. “Siem­pre te es­ta­ba to­can­do de al­gu­na for­ma, siem­pre be­sán­do­te”.

AP pre­ci­sa que, apar­te de los nue­ve tes­ti­mo­nios de aco­so se­xual ex­plí­ci­to, otra me­dia do­ce­na de mu­je­res ase­gu­ran que Do­min­go les hi­zo pro­po­si­cio­nes in­có­mo­das. Una can­tan­te ex­pli­ca que le pi­dió de for­ma in­sis­ten­te sa­lir con ella tras ha­ber­la con­tra­ta­do pa­ra una se­rie de con­cier­tos en los años no­ven­ta. Pe­ro la agen­cia ase­gu­ra ha­ber ha­bla­do ade­más con otras tres do­ce­nas de pro­fe­sio­na­les, des­de can­tan­tes has­ta tra­mo­yis­tas, que fue­ron tes­ti­gos de “com­por­ta­mien­to se­xual inapro­pia­do de Do­min­go” y de que “per­se­guía a las mu­je­res jó­ve­nes im­pu­ne­men­te”.

Do­min­go no con­tes­tó a un cues­tio­na­rio de­ta­lla­do de AP, pe­ro

ofre­ció la si­guien­te res­pues­ta a la agen­cia, que fue pu­bli­ca­da en es­pa­ñol: “Las acu­sa­cio­nes de es­tas per­so­nas no iden­ti­fi­ca­das, que se re­mon­tan has­ta 30 años, son pro­fun­da­men­te preo­cu­pan­tes, e inexac­tas tal co­mo se des­cri­ben. Aun así, es do­lo­ro­so sa­ber que pue­do ha­ber mo­les­ta­do a al­guien o ha­ber­les he­cho sen­tir in­có­mo­das, sin im­por­tar cuán­to tiem­po ha­ya pa­sa­do y pe­se a mis me­jo­res in­ten­cio­nes. Yo creía que to­das mis in­ter­ac­cio­nes y re­la­cio­nes fue­ron siem­pre bien­ve­ni­das y con­sen­sua­das. La gen­te que me co­no­ce o ha tra­ba­ja­do con­mi­go sa­be que no soy al­guien que da­ñe, ofen­da o aver­güen­ce a na­die a pro­pó­si­to”.

“Sin em­bar­go”, con­ti­núa la res­pues­ta del tenor, “reconozco que las nor­mas y es­tán­da­res por los que se nos mi­de hoy (co­mo de­be ser) son muy di­fe­ren­tes de lo que eran en el pa­sa­do. He te­ni­do la ben­di­ción y el pri­vi­le­gio de ha­ber te­ni­do una ca­rre­ra de más de 50 años en la ópe­ra y me aten­dré a los es­tán­da­res más al­tos”.

Sie­te de las nue­ve per­so­nas que ci­ta AP ase­gu­ran que su ca­rre­ra se vio afec­ta­da por los avan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.