“¿Có­mo le di­ces no a Dios?”

Be­sos in­có­mo­dos y lla­ma­das in­sis­ten­tes, en los tes­ti­mo­nios de al­gu­nas de las mu­je­res que acu­san al tenor de aco­so se­xual

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - EL PAÍS,

ces no con­sen­ti­dos de Do­min­go. En al­gu­nos ca­sos, los tra­ba­jos pro­me­ti­dos nun­ca lle­ga­ron a con­cre­tar­se. En otros, no vol­vie­ron a tra­ba­jar pa­ra él. Dos de las mu­je­res acep­ta­ron las pro­po­si­cio­nes de Do­min­go por­que sen­tían que no po­dían de­cir que no al hom­bre más po­de­ro­so de su en­torno.

“¿Có­mo le di­ces que no a Dios?”, di­ce una de las mu­je­res, una can­tan­te que co­no­ció a Do­min­go en la Ópe­ra de Los Án­ge­les en 1998. Ella te­nía 27 años y em­pe­za­ba en el mun­do de la ópe­ra. Él te­nía 57 y aca­ba­ba de ser nom­bra­do di­rec­tor crea­ti­vo de la ins­ti­tu­ción ca­li­for­nia­na. La mu­jer re­la­ta la in­sis­ten­cia del ar­tis­ta por que­dar con ella, apa­ri­cio­nes por sor­pre­sa en su ca­me­rino y lla­ma­das cons­tan­tes. El ma­ri­do de ella con­fir­mó que lo ha­bla­ron.

“Un se­cre­to a vo­ces”

Una si­tua­ción si­mi­lar des­cri­be la mez­zo­so­prano Patricia Wulf, la úni­ca que au­to­ri­zó que se pu­bli­ca­ra su nom­bre. Wulf coin­ci­dió con Do­min­go en la Ópe­ra de Washington ese mis­mo 1998. Des­cri­be una si­tua­ción de aco­so en la que el can­tan­te la iba a bus­car tras ca­da re­pre­sen­ta­ción pa­ra pre­gun­tar­le si te­nía que ir­se a ca­sa. Un co­le­ga de en­ton­ces con­fir­mó la ver­sión de Wulf. “Me pro­nun­cio por­que es­pe­ro po­der ayu­dar a que otras mu­je­res se pro­nun­cien, o sean lo su­fi­cien­te­men­te fuer­tes pa­ra de­cir no”, di­jo la mez­zo­so­prano.

Ayer, en de­cla­ra­cio­nes a la agen­cia Efe des­de su re­si­den­cia, cer­ca de Washington, Wulf se ra­ti­fi­có en to­do lo pu­bli­ca­do. “Mi re­la­to de lo que ocu­rrió es exac­to”, di­jo, res­pon­dien­do a las pa­la­bras de Do­min­go en su co­mu­ni­ca­do.

Mu­chas de es­tas mu­je­res re­la­tan que sus com­pa­ñe­ros de pro­fe­sión les ad­vir­tie­ron de que nun­ca se que­da­ran a so­las con Do­min­go, ni si­quie­ra en un as­cen­sor. El con­se­jo que les da­ban era que si las in­vi­ta­ba a co­mer de­bían evi­tar el al­cohol y en­con­trar­se siem­pre en un lu­gar pú­bli­co y a al­mor­zar, nun­ca a ce­nar. Una de ellas di­ce que el com­por­ta­mien­to inapro­pia­do de Do­min­go era “un se­cre­to a vo­ces en el mun­do de la ópe­ra”.

Nin­gu­na de las mu­je­res ha po­di­do ofre­cer do­cu­men­ta­ción de al­gún ti­po que sus­ten­te sus acu­sa­cio­nes, pe­ro la agen­cia es­ta­dou­ni­den­se ha­bló con “mu­chos” co­le­gas y ami­gos a los que re­la­ta­ron lo su­ce­di­do en su mo­men­to. Ade­más, com­pro­bó que efec­ti­va­men­te tra­ba­ja­ron en los lu­ga­res de los he­chos y que Do­min­go coin­ci­dió en­ton­ces con ellas.

La in­ves­ti­ga­ción so­bre el tenor lle­gó al mun­do de la ópe­ra en la ma­ña­na de ayer y la on­da ex­pan­si­va fue po­co a po­co pro­vo­can­do reac­cio­nes de to­do ti­po en un sec­tor y una in­dus­tria en la que el can­tan­te es­pa­ñol es­tá en la cús­pi­de y tie­ne com­pro­mi­sos in­me­dia­tos que in­clu­yen Nue­va York, San Fran­cis­co, Zú­rich y Moscú. La Fi­lar­mó­ni­ca de Filadelfia anun­ció por la tar­de que can­ce­la­ba la in­vi­ta­ción que le ha­bía cur­sa­do pa­ra can­tar el 18 de sep­tiem­bre, mien­tras que el Fes­ti­val de Salz­bur­go man­tie­ne el re­ci­tal del 25 de agos­to y la Ópe­ra de Los Án­ge­les, de la que Do­min­go es di­rec­tor ge­ne­ral, anun­ció que abri­rá una in­ves­ti­ga­ción. Ocho can­tan­tes y una bai­la­ri­na acu­san al tenor Plá­ci­do Do­min­go en una in­for­ma­ción de As­so­cia­ted Press. Se re­mon­tan a prin­ci­pios de los años ochen­ta y se ex­tien­den du­ran­te tres dé­ca­das. So­lo la mez­zo­so­prano Patricia Wulf ha con­sen­ti­do ser iden­ti­fi­ca­da. Es­tos son los re­la­tos de al­gu­nos de sus tes­ti­mo­nios:

“Can­ta­ré me­jor por ti”. Una de las can­tan­tes cuen­ta que te­nía 23 años y es­ta­ba en el co­ro de la Ópe­ra de Los Án­ge­les, don­de Do­min­go era con­sul­tor ar­tís­ti­co, en 1988. Du­ran­te un en­sa­yo de Los cuen­tos de Hoff­mann, la mez­zo­so­prano fue ele­gi­da pa­ra be­sar al tenor en una es­ce­na. Tu­vo que lim­piar­se la sa­li­va del es­pa­ñol de la ca­ra —di­ce— mien­tras es­te le su­su­rra­ba “oja­lá no es­tu­vié­ra­mos en el es­ce­na­rio”.

Do­min­go co­men­zó a te­le­fo­near­la a su ca­sa pe­se a que ella no le ha­bía da­do su nú­me­ro. Le de­cía que era una can­tan­te con ta­len­to y que que­ría ayu­dar­la. Al prin­ci­pio se sin­tió “ha­la­ga­da, ano­na­da­da y en­tu­sias­ma­da”. El tenor le pe­día que fue­ra a su apar­ta­men­to, la co­gía por la cin­tu­ra cuan­do se cru­za­ban, la be­sa­ba muy cer­ca de la bo­ca o en­tra­ba en su ca­me­rino sin avi­sar.

La can­tan­te su­frió es­ta si­tua­ción du­ran­te tres años. Una no­che, ac­ce­dió a que­dar con él, pe­ro su­frió un ata­que de pá­ni­co y de­jó de res­pon­der al te­lé­fono. El tenor lle­nó su con­tes­ta­dor, lla­man­do has­ta las tres y me­dia de la ma­dru­ga­da. No de­nun­ció la si­tua­ción por­que en­ton­ces “no se ha­cía”. Un tra­ba­ja­dor de la ópe­ra re­cuer­da que “to­dos eran cons­cien­tes” de que Do­min­go la per­se­guía “de un mo­do que ella no que­ría”.

Fi­nal­men­te, en 1991, “me ren­dí y me acos­té con él”, di­ce. “Me que­dé sin ex­cu­sas”. La can­tan­te di­ce que man­tu­vo re­la­cio­nes se­xua­les con Do­min­go dos ve­ces, una en el ho­tel Bilt­mo­re de Los Án­ge­les y otra en el apar­ta­men­to del tenor. Do­min­go, afir­ma, le men­cio­nó una “su­pers­ti­ción se­gún la cual te­nía que acos­tar­se con una mu­jer an­tes de un es­pec­tácu­lo” pa­ra re­la­jar­se. “Can­ta­ré me­jor y se­rá gra­cias a ti”, di­ce que le di­jo an­tes de de­jar­le 10 dó­la­res en la có­mo­da pa­ra pa­gar el apar­ca­mien­to. La mezzo-so­prano cor­tó el con­tac­to y es­tá con­ven­ci­da de que fue la cau­sa de que no pros­pe­ra­ra su ca­rre­ra en la Ópe­ra de Los Án­ge­les.

“Es­ta­ba in­ti­mi­da­da”. Otra de las mu­je­res te­nía 27 años en 1998, cuan­do se aca­ba­ba de anun­ciar que el tenor se­ría di­rec­tor ar­tís­ti­co de la Ópe­ra de Los Án­ge­les. Tras co­no­cer­la en un en­sa­yo, co­men­zó a lla­mar­la. “Me de­cía: ‘Te voy a ha­blar co­mo el fu­tu­ro di­rec­tor ar­tís­ti­co” y men­cio­na­ba po­si­bles pa­pe­les pa­ra ella. “En­ton­ces ba­ja­ba la voz y de­cía: ‘Aho­ra te voy a ha­blar co­mo Plá­ci­do” y le pe­día que que­da­ran pa­ra to­mar una co­pa o en su apar­ta­men­to pa­ra que él le hi­cie­ra el desa­yuno. Du­ran­te una de las fre­cuen­tes vi­si­tas sin avi­sar a su ca­me­rino, el tenor se in­cli­nó pa­ra be­sar­la en la ca­ra y apo­yó una mano en un la­do de su pe­cho.

Des­de el prin­ci­pio, la jo­ven sin­tió pá­ni­co. “Es­ta­ba in­ti­mi­da­da ¿Có­mo le di­ces que no a Dios?”, des­cri­be. Co­men­zó a de­jar de con­tes­tar el te­lé­fono y en per­so­na le da­ba ex­cu­sas. Des­pués de una ac­tua­ción, el tenor la lla­mó y le di­jo que te­nía cham­pán y que po­día re­co­ger­la pa­ra ce­le­brar­lo. En ese mo­men­to, cuen­ta, tu­vo “una sen­sa­ción de fa­ta­li­dad in­mi­nen­te”, de que “no iba a te­ner una ca­rre­ra en la ópe­ra si no ce­día”. Así que ac­ce­dió. En su apar­ta­men­to, la des­nu­dó, la be­só y se aca­ri­cia­ron. El tenor con­ti­nuó per­si­guién­do­la du­ran­te se­ma­nas. Fi­nal­men­te, ella le di­jo que te­nía que pa­rar y le re­cor­dó que es­ta­ba ca­sa­da. Tam­bién, se­gún una co­le­ga, per­dió mu­cho pe­so y tu­vo pro­ble­mas ner­vio­sos. Do­min­go no la vol­vió a con­tra­tar.

“¿Te tie­nes que ir a ca­sa?”. La mez­zo­so­prano Patricia Wulf, la úni­ca que ha ro­to el ano­ni­ma­to, re­cuer­da que ca­da no­che se acer­ca­ba tan­to co­mo po­día, “po­nía su ca­ra fren­te a la mía, ba­ja­ba la voz y me de­cía ‘Patricia, ¿te tie­nes que ir a ca­sa?”. Al prin­ci­pio, res­pon­día con una ri­sa ner­vio­sa, pe­ro an­te su in­sis­ten­cia, le em­pe­zó a con­tes­tar que sí, que se te­nía que ir. Era 1998 y la ca­rre­ra de Wulf es­ta­ba des­pe­gan­do en la Ópe­ra de Washington, don­de Do­min­go era di­rec­tor ar­tís­ti­co. Te­nía 40 años y dos pa­pe­les co­mo so­lis­ta, uno en La flau­ta má­gi­ca y otro en Fe­do­ra. “Cuan­do un hom­bre tan po­de­ro­so se acer­ca y di­ce eso, lo pri­me­ro que pa­sa por tu men­te es ‘¡¿Qué?!’. Pe­ro tan pron­to co­mo te mar­chas, pien­sas ‘¿aca­bo de arrui­nar mi ca­rre­ra?”. Cuan­do se ba­ja­ba del es­ce­na­rio, se es­cu­rría de­trás de una co­lum­na. Do­min­go tam­bién lla­ma­ba a la puer­ta de su ca­me­rino. Ella lo evi­ta­ba al sa­lir. “Abría una ren­di­ja pa­ra ver si es­ta­ba ahí. Si es­ta­ba, es­pe­ra­ba”. No lle­gó a to­car­la, pe­ro Wulf ase­gu­ra que no ha­bía du­das so­bre las in­ten­cio­nes de Do­min­go.

“Es­ta­ba he­la­da de te­rror”. Otra can­tan­te que tra­ba­jó en Los Án­ge­les a me­dia­dos de los 2000 se ase­gu­ra­ba siem­pre de te­ner una ex­cu­sa pa­ra ir­se a ca­sa. Pe­ro una no­che, el tenor le pi­dió que lo acer­ca­ra en co­che a su ca­sa. “¿Por qué no iba a te­ner Do­min­go un trans­por­te a su ca­sa? ¿Pe­ro qué po­día ha­cer?”, di­ce. A mi­tad de ca­mino, le pu­so la mano en la pier­na y cuan­do lle­ga­ron le di­jo que pa­ra­ra a un la­do. “Se in­cli­nó e in­ten­tó be­sar­me”, re­cuer­da la can­tan­te.

Se­ma­nas des­pués, di­ce que Do­min­go le di­jo: “He es­ta­do in­ten­tan­do coin­ci­dir con­ti­go du­ran­te se­ma­nas pa­ra tra­ba­jar en es­ta aria. ¿Pue­des ve­nir a mi apar­ta­men­to pa­ra en­sa­yar­la?”. Se­gún la can­tan­te, su tono era im­pa­cien­te. “Le ha­bía evi­ta­do du­ran­te seis se­ma­nas, pe­ro él era mi je­fe y me es­ta­ba ofre­cien­do tra­ba­jar con­mi­go en un pa­pel”. Así que fue a su apar­ta­men­to, don­de en­sa­ya­ron el aria al piano. “Me hi­zo mu­chos elo­gios”, pe­ro cuan­do ter­mi­na­ron, “se le­van­tó, me­tió la mano de­ba­jo de mi fal­da”, re­cuer­da. Se fue. Do­min­go la si­guió al pa­si­llo y le ro­gó que se que­da­ra. Se­ña­lan­do ha­cia aba­jo, le di­jo que “le que­da­ban dos ho­ras”, lo que la can­tan­te in­ter­pre­tó co­mo una re­fe­ren­cia a un me­di­ca­men­to pa­ra au­men­tar el ren­di­mien­to se­xual.

Ya en su co­che, la mu­jer per­ma­ne­ció sen­ta­da, con­mo­cio­na­da du­ran­te “un lar­go ra­to has­ta que sin­tió que po­día con­du­cir”. “Es­tu­ve he­la­da de te­rror du­ran­te to­do el con­tra­to”. No ha vuel­to a ser con­tra­ta­da en Los Án­ge­les ni pa­ra tra­ba­jar con Do­min­go.

/ JACQUELYN MAR­TIN (AP)

Patricia Wulf, en ju­lio. Aba­jo, la mez­zo­so­prano mues­tra una fo­to­gra­fía de 1998 en la que po­sa jun­to con su hi­ja y con Plá­ci­do Do­min­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.