Ucra­nia des­cu­bre más de mil po­si­bles ca­sos irre­gu­la­res de vien­tres de al­qui­ler en la UE

La Fis­ca­lía es­pa­ño­la in­ves­ti­ga a una em­pre­sa acu­sa­da en Kiev de trá­fi­co de per­so­nas, fal­se­dad do­cu­men­tal y eva­sión fis­cal

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - PI­LAR ÁL­VA­REZ,

En 2011, una pa­re­ja ita­lia­na sa­có de Ucra­nia un be­bé que no te­nía vin­cu­la­ción ge­né­ti­ca con nin­guno de los dos. El país del Es­te de Eu­ro­pa, con­ver­ti­do en uno de los des­ti­nos pre­di­lec­tos de los vien­tres de al­qui­ler, abrió en­ton­ces una in­ves­ti­ga­ción, en la que aca­ba de en­trar Es­pa­ña, con la que han de­tec­ta­do más de un mi­llar de po­si­bles ca­sos irre­gu­la­res en Eu­ro­pa. Las pes­qui­sas de Kiev se ba­san en po­si­bles de­li­tos de trá­fi­co de per­so­nas, fal­se­dad do­cu­men­tal, trans­fe­ren­cia ile­gal de per­so­nas a tra­vés de fron­te­ra es­ta­tal y eva­sión de im­pues­tos. La Fis­ca­lía de la Au­dien­cia Na­cio­nal in­ves­ti­ga­rá la po­si­ble ra­mi­fi­ca­ción es­pa­ño­la del ca­so, se­gún co­mu­ni­có ayer la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do.

La in­ves­ti­ga­ción es­tá cen­tra­da en la clí­ni­ca Bio­tex­com, se­gún ha po­di­do con­fir­mar es­te pe­rió­di­co de fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción. Es una em­pre­sa cu­ya ba­se es­tá Kiev y que ope­ra con dis­tin­tas se­des fue­ra. En­tre ellas, una en Es­pa­ña, se­gún anun­cian en su pro­pia web.

La mi­nis­tra de Jus­ti­cia, Do­lo­res Del­ga­do, re­mi­tió una denuncia a la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do pa­ra pe­dir que se es­tu­dia­ran las de­ri­vas del ca­so en Es­pa­ña des­pués de que Ucra­nia co­mu­ni­ca­ra al Go­bierno es­pa­ñol a prin­ci­pios de agos­to de­ta­lles de su in­ves­ti­ga­ción. En­tre otros, la exis­ten­cia de “más de mil ca­sos en los que pue­de ha­ber di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te co­mi­sio­nes de­lic­ti­vas”, ex­pli­ca la mi­nis­tra a es­te pe­rió­di­co. Es la pri­me­ra vez que el Go­bierno es­pa­ñol so­li­ci­ta que se in­ves­ti­gue ju­di­cial­men­te a agencias de vien­tres de al­qui­ler.

Es­te mi­llar de ca­sos pue­den afec­tar a fa­mi­lias de dis­tin­tos paí­ses de Eu­ro­pa en los que, co­mo ocu­rre en Es­pa­ña, la prác­ti­ca de los vien­tres de al­qui­ler no es­tá per­mi­ti­da. Las po­si­bles irre­gu­la­ri­da­des no es­tán re­la­cio­na­das con el he­cho de acu­dir a la prác­ti­ca de vien­tres de al­qui­ler, que es le­gal en Ucra­nia, sino con los de­li­tos de los que se acu­sa a Bio­tex­com, que con­tro­la dos ter­cios del ne­go­cio que se ha­ce en Kiev con ex­tran­je­ros y que ha le­van­ta­do un im­pe­rio ofer­tan­do dos “pa­que­tes” de vien­tres de al­qui­ler a pre­cio fi­jo en uno de los paí­ses con las ta­ri­fas más ba­jas del mun­do. En su web ofer­ta el mo­de­lo es­tán­dar por 39.900 eu­ros y el VIP (49.900 eu­ros) que per­mi­te ele­gir el se­xo del be­bé, al­go tam­bién prohi­bi­do en Es­pa­ña.

Con­tra­tos “leo­ni­nos”

Tras el ca­so de la pa­re­ja ita­lia­na, Ucra­nia abrió una in­ves­ti­ga­ción con­tra el due­ño de Bio­tex­com, Al­bert Tot­chi­lovs­ki, que que­dó en arres­to do­mi­ci­lia­rio por trá­fi­co de me­no­res y eva­sión fis­cal. En sep­tiem­bre de 2018, el fis­cal res­pon­sa­ble del ca­so en Kiev ex­pli­ca­ba a es­te pe­rió­di­co que ha­bían lan­za­do una re­qui­si­to­ria in­ter­na­cio­nal pa­ra ha­cer test de ADN de ni­ños en di­fe­ren­tes paí­ses pa­ra com­pa­rar­los con el de los pa­dres le­ga­les y con las ges­tan­tes. En Ucra­nia so­lo se per­mi­te acu­dir a es­ta prác­ti­ca a ma­tri­mo­nios he­te­ro­se­xua­les. El ma­te­rial ge­né­ti­co de­be ser apor­ta­do por al me­nos uno de ellos y hay una mu­jer, sin re­la­ción ge­né­ti­ca con el fu­tu­ro be­bé, que lo ges­ta.

Las con­di­cio­nes de al­gu­nos de los con­tra­tos que fir­man las ges­tan­tes con los lla­ma­dos pa­dres de in­ten­ción tam­bién es­tán sien­do in­ves­ti­ga­dos por Ucra­nia. “Son real­men­te preo­cu­pan­tes, leo­ni­nos y aten­tan con­tra los de­re­chos hu­ma­nos”, va­lo­ra la mi­nis­tra de Jus­ti­cia, que enu­me­ra al­gu­nas cláu­su­las in­clui­das en esos acuer­dos. A par­tir del sép­ti­mo mes de em­ba­ra­zo, las mu­je­res de­ben vi­vir en una ha­bi­ta­ción de­sig­na­da por los re­pre­sen­tan­tes de la agen­cia y se­pa­ra­das de sus hi­jos, si los tie­nen. “No po­drán vol­ver a ver­los has­ta que no en­tre­guen al ni­ño”, cuen­ta Del­ga­do. No pue­den man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les du­ran­te el em­ba­ra­zo. Los pa­dres de in­ten­ción de­ci­den en al­gu­nos ex­tre­mos si hay que prac­ti­car un abor­to. En ca­so de que se in­cum­plan las cláu­su­las, se es­ta­ble­ce una mul­ta pa­ra la ges­tan­te “del 200% de la con­tra­pres­ta­ción que re­ci­ba por la ges­ta­ción”. La in­ves­ti­ga­ción ucra­nia­na ha de­tec­ta­do ca­sos en los que las mu­je­res co­bran un ter­cio o me­nos de lo que les ha­bían pro­me­ti­do. Si se ce­rró el tra­to por 10.000 eu­ros, les aca­ba­ron pa­gan­do 3.000 o has­ta 500 eu­ros.

Bio­tex­com ha tra­ba­ja­do con dis­tin­tas agencias in­ter­me­dia­rias que ope­ran en Es­pa­ña y aún co­la­bo­ra con al­gu­nas de ellas. Jus­ti­cia so­li­ci­tó a la Fis­ca­lía que la in­ves­ti­ga­ción se ex­tien­da a es­tas in­ter­me­dia­rias, aun­que sin es­pe­ci­fi­car nom­bres. Hay fa­mi­lias que con­tac­tan di­rec­ta­men­te con Bio­tex­com pa­ra aho­rrar­se el di­ne­ro de em­pre­sas me­dia­do­ras. La mi­nis­tra de Jus­ti­ca sub­ra­ya que “en nin­gún ca­so la in­ves­ti­ga­ción va con­tra los pa­dres o con­tra las cria­tu­ras”.

/ SAN­TI BUR­GOS

Ma­ni­fes­ta­ción en Ma­drid en con­tra de los vien­tres de al­qui­ler.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.