Y ade­más, los Monty Phy­ton

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

Ga­na­dor del pre­mio Prín­ci­pe de As­tu­rias de Cien­cias So­cia­les en 2009, Da­vid At­ten­bo­rough (Is­le­worth, Reino Uni­do, 93 años) es una fi­gu­ra cla­ve de la BBC, la pres­ti­gio­sa te­le­vi­sión pú­bli­ca bri­tá­ni­ca. Lo es por su ca­rre­ra vin­cu­la­da a los do­cu­men­ta­les de na­tu­ra­le­za, que em­pe­zó con Zoo Quest, pe­ro in­clu­ye Li­fe on Earth, La vi­da pri­va­da de las plan­tas, Pla­ne­ta azul, Pla­ne­ta Tie­rra yel re­cien­tí­si­mo Nues­tro pla­ne­ta (es­te, pa­ra Net­flix, tu­vo cier­ta po­lé­mi­ca por una es­ce­na de un gru­po de fo­cas que se ti­ran por un acan­ti­la­do).

Sin em­bar­go, At­ten­bo­rough en­tró a tra­ba­jar a la BBC a prin­ci­pios de los años cin­cuen­ta co­mo eje­cu­ti­vo y co­mo tal pa­só gran par­te de su ca­rre­ra. De he­cho, en ese pues­to tam­bién pro­ta­go­ni­zó al­gún hi­to: su­per­vi­só en 1965 pa­ra la BBC 2 las pri­me­ras re­trans­mi­sio­nes en co­lor y cua­tro años des­pués, en 1969, fue el eje­cu­ti­vo que en­car­gó a los Monty Phy­ton su mí­ti­co pro­gra­ma Fl­ying Cir­cus.

so­ña­ba con In­ter­net, tam­bién ocu­pan un es­pa­cio fun­da­men­tal, des­de el bar­co de pes­ca­do­res que en el via­je a la is­la de Ko­mo­do re­sul­tó ser de con­tra­ban­dis­tas, has­ta el ac­ci­den­te que ca­si les cues­ta la ex­pe­di­ción en mi­tad del río Cu­ru­guaty, en el cen­tro de Pa­ra­guay, in­clu­yen­do al­gún que otro obs­tácu­lo que pa­re­cía más di­fí­cil de sor­tear que cual­quier llu­via to­rren­cial o el ata­que de una nu­be de mos­qui­tos: la bu­ro­cra­cia en Ya­kar­ta.

At­ten­bo­rough des­cri­be es­ce­na­rios de be­lle­za so­bre­co­ge­do­ra (una tor­men­ta de ma­ri­po­sas en la sel­va pa­ra­gua­ya o los vol­ca­nes de la is­la de Ja­va) y otros que mues­tran un mun­do en ple­na des­com­po­si­ción: “En otros tiem­pos, la tribu no se que­da­ba mu­cho en el mis­mo si­tio, sino que no­ma­dea­ba por el Cha­co [una zo­na de con­di­cio­nes na­tu­ra­les ex­tre­mas en­tre Pa­ra­guay, Bo­li­via y Ar­gen­ti­na] cons­tru­yen­do cam­pa­men­tos tem­po­ra­les allí don­de en­con­tra­ban bue­na ca­za; sin em­bar­go, la ma­yor par­te de los ha­bi­tan­tes de es­ta al­dea ha­bían aban­do­na­do su es­ti­lo de vi­da tra­di­cio­nal y tra­ba­ja­ban co­mo peo­nes”.

Y, por su­pues­to, co­mo en to­do buen li­bro de aven­tu­ras, hay aven­tu­re­ros, gran­des per­so­na­jes que re­co­rren las pá­gi­nas, en­tre los que des­ta­ca el ma­tri­mo­nio Tiny y Con­nie McTurk. Vi­vían en Ka­ra­nam­bo, al su­r­oes­te de Gu­ya­na, en la fron­te­ra con Bra­sil, en una ca­sa que de­jó im­pre­sio­na­do a At­ten­bo­rough por ser “un mun­do en sí mis­ma”. En la es­tan­cia prin­ci­pal con­vi­vían va­rias si­llas de mon­tar de cue­ro con cua­tro mo­to­res fue­ra­bor­da, nu­me­ro­sos apa­ra­tos de ra­dio, tres gran­des ha­ma­cas y ca­jas de na­ran­jas ha­cien­do de si­llas al­re­de­dor de la me­sa, un enor­me re­loj jun­to a “un fe­roz ar­se­nal, con pis­to­las, ba­lles­tas, ar­cos, fle­chas, cer­ba­ta­nas, se­dal pa­ra pes­car…”.

Tiny ha­bía si­do bus­ca­dor de dia­man­tes, mi­ne­ro y ca­za­dor an­tes de es­ta­ble­cer­se allí, y te­nía mu­chas his­to­rias que con­tar: to­dos los ja­gua­res que ha­bía ma­ta­do pa­ra pro­te­ger a su ga­na­do; la ban­da de cua­tre­ros bra­si­le­ños que le ro­ba­ban ca­ba­llos has­ta que cru­zó la fron­te­ra, les qui­tó las ar­mas a pun­ta de pis­to­la y re­du­jo sus ca­sas a ce­ni­zas; aque­lla vez que un he­chi­ce­ro qui­so echar­le mal de ojo y le sa­lió el ti­ro por la cu­la­ta… Eran, sin du­da, otros tiem­pos y, por eso, el li­bro es tam­bién un re­gis­tro de aquel mun­do per­di­do.

/ D. A.

Char­les La­gus sos­tie­ne una tor­tu­ga ma­ta­ma­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.