Si­mon Rattle, maes­tro de los afec­tos

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - PA­BLO L. RO­DRÍ­GUEZ,

Den­tro de la fa­lli­da se­gun­da tem­po­ra­da de True De­tec­ti­ve, una de las se­cuen­cias más im­pac­tan­tes, la or­gía del sex­to epi­so­dio, se con­si­gue, en par­te, a tra­vés de dos frag­men­tos de la obra sin­fó­ni­ca ti­tu­la­da Har­mo­nie­leh­re (1985), de John Adams. No era la pri­me­ra vez que se uti­li­za­ba es­ta ex­ten­sa par­ti­tu­ra co­mo ban­da so­no­ra, pues apa­re­ció en El ga­bi­ne­te del Dr. Ra­mí­rez ,de Pe­ter Se­llars. Pe­ro es una mues­tra de su po­pu­la­ri­dad en Es­ta­dos Uni­dos. En Es­pa­ña, Adams es me­nos ha­bi­tual, a pe­sar de su re­cien­te pre­mio Fron­te­ras del Co­no­ci­mien­to de la Fun­da­ción BBVA. Y es­ta obra se ha pro­gra­ma­do va­rias ve­ces, in­clu­so con el com­po­si­tor en el po­dio den­tro del pro­gra­ma de la Car­ta Blan­ca de la Or­ques­ta Na­cio­nal de Es­pa­ña ha­ce cin­co años. El pa­sa­do lu­nes ob­tu­vo qui­zá una de sus más so­ber­bias in­ter­pre­ta­cio­nes ima­gi­na­bles, con Si­mon Rattle al fren­te de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Londres, en el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de San­tan­der.

“El tí­tu­lo de la obra es un ho­me­na­je ma­li­cio­so a Schön­berg y a su tra­ta­do de ar­mo­nía”, re­co­no­cía Rattle el lu­nes du­ran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa en su ho­tel. Schön­berg teo­ri­zó so­bre la ar­mo­nía y la des­min­tió co­mo com­po­si­tor. Y Adams par­tió de las es­truc­tu­ras re­pe­ti­ti­vas mi­ni­ma­lis­tas, pe­ro las tras­cen­dió con gui­ños a Wag­ner, Mah­ler y Si­be­lius. Rattle di­ri­ge con fle­xi­bi­li­dad el dis­cur­so re­pe­ti­ti­vo mi­ni­ma­lis­ta y con­si­gue una sor­pren­den­te flui­dez. Lo com­pro­ba­mos en el pri­mer mo­vi­mien­to, que evo­ca un ex­tra­ño sue­ño del com­po­si­tor y da pa­so a la sec­ción pos­ro­mán­ti­ca uti­li­za­da en True De­tec­ti­ve. Fue a más en el se­gun­do mo­vi­mien­to, ti­tu­la­do La he­ri­da de Am­for­tas, don­de cons­tru­yó ad­mi­ra­ble­men­te el clí­max ins­pi­ra­do en la Dé­ci­ma de Mah­ler, y que tam­bién se uti­li­za en la se­rie de HBO. Y en el mo­vi­mien­to fi­nal fue una lu­cha ar­mó­ni­ca que cul­mi­na en una li­be­ra­ción ca­tár­ti­ca. “Una ma­na­da de bú­fa­los en mi be­mol ma­yor”, en pa­la­bras del pro­pio Adams.

La tran­si­ción a la Se­gun­da sin­fo­nía de Brahms, en la se­gun­da par­te, no fue ta­rea fá­cil. Pe­ro Rattle ejer­ció lo que pre­di­có an­te los pe­rio­dis­tas: “Mi tra­ba­jo con­sis­te a ve­ces Uni­dos ad­mi­te tra­ba­jar en ofre­cer ma­yor di­ver­si­dad en las te­má­ti­cas de las obras que ad­quie­ren y de los ar­tis­tas, pa­ra des­po­jar­se así de la fa­ma de ga­le­ría del es­ta­blish­ment.

Allí cuel­gan los cua­dros de los 44 pre­si­den­tes an­te­rio­res a Trump, in­clui­dos los de Geor­ge Washington y Tho­mas Jef­fer­son, re­co­no­ci­dos es­cla­vis­tas o, An­drew John­son, uno de los ma­yo­res ra­cis­tas de la his­to­ria del país. Y en­tre to­dos ellos, los re­tra­tos de Ba­rack y Mi­che­lle Oba­ma, pin­ta­dos por Kehin­de Wi­ley y Amy She­rald, dos ar­tis­tas afro­ame­ri­ca­nos. Es­tas dos úl­ti­mas obras, que ate­rri­za­ron en fe­bre­ro de 2018 en el mu­seo, lo­gra­ron un gran im­pac­to en el nú­me­ro de vi­si­tan­tes. El año pa­sa­do la Na­tio­nal Por­trait Ga­llery re­gis­tró un ré­cord de 2,3 mi­llo­nes de vi­si­tas, en com­pa­ra­ción con 1,3 mi­llo­nes del año an­te­rior. La fi­la de afro­ame­ri­ca­nas es­pe­ran­do au­to­rre­tra­tar­se con la ima­gen de la úni­ca pri­me­ra da­ma ne­gra que ha te­ni­do EE UU sue­le ser ex­ten­sa. Y no es ra­ro ver a al­guien se­car­se los ojos de emo­ción.

To­da­vía no se ha anun­cia­do cuán­do bri­lla­rá el re­tra­to en sa­la, pe­ro sí han ad­ver­ti­do de que, a pe­sar de for­mar par­te de la co­lec­ción, no se­rá mos­tra­do de ma­ne­ra per­ma­nen­te. Si en en­re­dar a los mú­si­cos y ha­cer co­sas pe­li­gro­sas pa­ra en­con­trar otros co­lo­res”. Y la Sin­fó­ni­ca lon­di­nen­se res­pon­dió ad­mi­ra­ble­men­te con una cuer­da se­do­sa, co­man­da­da por el vio­li­nis­ta ve­ne­zo­lano Gio­van­ni Guz­zo, y una ma­de­ra bri­llan­te, don­de des­ta­ca­ron la oboís­ta Ju­lia­na Koch y el flau­tis­ta Ga­reth Da­vies. Lo me­jor de la obra fue el ter­cer mo­vi­mien­to, alle­gret­to gra­zio­so (qua­si an­dan­tino), que Rattle re­ve­ló im­bui­do de ese na­tu­ra­lis­mo estival brahm­siano que ins­pi­ró la obra a ori­llas del lago de Wörth; un lu­gar don­de, se­gún Brahms, las me­lo­días eran tan abun­dan­tes que ha­bía que te­ner cui­da­do de no pi­sar­las.

Rattle se des­pi­dió ofre­cien­do una dan­za es­la­va de Dvo­rak co­mo pro­pi­na, la nú­me­ro 7 del Opus 46. Pe­ro el día an­te­rior mos­tró el po­so que es­tá de­jan­do en la or­ques­ta bri­tá­ni­ca, tras un año y me­dio co­mo ti­tu­lar. “Creo que su so­ni­do es­tá cam­bian­do co­mo re­sul­ta­do de en­sa­yar a tum­ba abier­ta”, con­fe­só. El di­rec­tor in­glés ofi­cia sin te­mor a las com­po­si­cio­nes más vin­cu­la­das con la tra­di­ción de la for­ma­ción co­mo la Sin­fo­nía núm. 86, de Haydn, la Guía de or­ques­ta pa­ra jó­ve­nes, de Brit­ten, y la Se­gun­da sin­fo­nía, de Rach­má­ni­nov.

Pe­ro las tres obras tie­nen, ade­más, una re­la­ción afec­ti­va con el pro­pio Rattle des­de sus ini­cios. “Real­men­te no pue­do di­ri­gir na­da que no ame”, con­tes­ta cuan­do le ca­li­fi­can de ver­sá­til. Haydn es su com­po­si­tor fa­vo­ri­to. Pa­ra él no va­le con to­car su mú­si­ca, hay que ju­gar con ella. En San­tan­der, su­pri­mió el po­dio y di­ri­gió deam­bu­lan­do de un la­do a otro dan­do in­di­ca­cio­nes, co­mo un chef al fren­te de una co­ci­na. Y fue pro­di­gio de fan­ta­sía y gra­ve­dad, pe­ro tam­bién de hu­mor en el irre­sis­ti­ble länd­ler del mi­nue­to.

La po­pu­lar Guía de or­ques­ta pa­ra jó­ve­nes, de Brit­ten, sir­vió pa­ra re­pa­sar el en­gra­na­je de la Sin­fó­ni­ca de Londres tras las va­ca­cio­nes ve­ra­nie­gas. Rattle dio otra lec­ción de fan­ta­sía mu­si­cal, pe­ro tam­bién for­mal, pues la cla­ve de es­ta par­ti­tu­ra re­si­de en su es­truc­tu­ra de va­ria­cio­nes que desem­bo­can en una bri­llan­te fu­ga. En la se­gun­da par­te, la Se­gun­da sin­fo­nía, de Rach­má­ni­nov, so­nó in­ten­sa y flui­da, pe­ro tar­dó en ac­ti­var­se. Lo me­jor fue el ada­gio con un rap­só­di­co so­lo de cla­ri­ne­te de Ch­ris Ri­chards, digno su­ce­sor del ju­bi­la­do An­drew Ma­rri­ner. Y ter­mi­nó con la Gnos­sien­ne núm. 3, de Sa­tie, or­ques­ta­da por De­bussy. Rattle y la or­ques­ta lon­di­nen­se re­gre­sa­rán en ma­yo a los ci­clos de Iber­mú­si­ca, pe­ro tam­bién al pró­xi­mo fes­ti­val de San­tan­der. el efec­to lla­ma­da de la can­tan­te es si­mi­lar al que pro­vo­có en el Lou­vre de Pa­rís —gra­cias al ví­deo Apes­hit, el mu­seo lle­gó a los 10,2 mi­llo­nes de vi­si­tas en un año—, la Na­tio­nal Por­trait Ga­llery (que te­nía un pós­ter de su pri­mer ál­bum, Dan­ge­rously in Lo­ve, aho­ra sin mos­trar) re­ven­ta­rá la ta­qui­lla. “Nos per­mi­ti­rá do­cu­men­tar un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo en la his­to­ria de la fo­to­gra­fía de mo­da a tra­vés de la re­pre­sen­ta­ción de una fi­gu­ra cla­ve en la cul­tu­ra es­ta­dou­ni­den­se”, sos­tie­ne en su co­mu­ni­ca­do Les­lie Ure­ña, res­pon­sa­ble del de­par­ta­men­to de foto de la ins­ti­tu­ción. Des­de el mu­seo ca­li­fi­can el tra­ba­jo de Mit­chell, Be­yon­cé y Vo­gue de “se­sión his­tó­ri­ca”.

La au­to­ra de Le­mo­na­de plan­teó su apa­ri­ción en la re­vis­ta co­mo una reivin­di­ca­ción de su in­ti­mi­dad y de su es­pa­cio pú­bli­co co­mo mu­jer ne­gra y ape­ló a la voz de to­das las mi­no­rías. De ahí los ras­tros de Fri­da Kah­lo en al­gu­na de las fo­tos. Ty­ler Mit­chel, co­mo Be­yon­cé, tra­ba­jan por la vi­si­bi­li­dad de su co­mu­ni­dad, que du­ran­te tan­to tiem­po “han si­do con­si­de­ra­dos co­sas”, con­ta­ba el fo­tó­gra­fo en Vo­gue. “He­mos si­do co­si­fi­ca­dos fí­si­ca, se­xual y emo­cio­nal­men­te. Con mi tra­ba­jo quie­ro ele­var el cuer­po ne­gro”, aña­día en­ton­ces.

/ P. P. HO­YOS (FES­TI­VAL DE SAN­TAN­DER)

Si­mon Rattle di­ri­ge a la London Symphony Orchestra en San­tan­der.

/ GETTY

Be­yon­cé, el pa­sa­do sep­tiem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.