Can­te­ros ga­lle­gos pa­ra el Ca­pi­to­lio

Los ar­te­sa­nos de la es­cue­la pú­bli­ca de Pontevedra, que han co­la­bo­ra­do en la res­tau­ra­ción del Con­gre­so de EE UU y el Big Ben, re­cla­man el reconocimi­ento ofi­cial de su tí­tu­lo

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - SIL­VIA R. PONTEVEDRA, El cen­tro se ha ofre­ci­do a ayu­dar en los tra­ba­jos en No­tre Da­me

“So­mos la úni­ca es­cue­la pú­bli­ca de pie­dra en Es­pa­ña y en Eu­ro­pa po­co hay que se le pa­rez­ca; te­ne­mos unas ins­ta­la­cio­nes in­creí­bles, enor­mes, de 26.000 me­tros cua­dra­dos; y ca­pa­ci­dad pa­ra un cen­te­nar de alum­nos. Pe­ro so­lo es­tán ma­tri­cu­la­dos 12”, la­men­ta la di­rec­to­ra de la Es­co­la de Can­te­ría de Pontevedra, Con­cep­ción Ló­pez Paz. La jo­ya de la dipu­tación pro­vin­cial, fun­da­da en 1979, ori­gi­nal­men­te co­mo cen­tro de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, ha for­ma­do a cien­tos de can­te­ros que tra­ba­jan des­de ha­ce años en la Sagrada Fa­mi­lia, tan­to en Bar­ce­lo­na co­mo en las em­pre­sas ga­lle­gas que sur­ten de ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos las obras del tem­plo de Gau­dí. Tam­bién se en­car­gan del lif­ting al que se somete ac­tual­men­te la ca­te­dral de San­tia­go pa­ra lu­cir lo­za­na en el Xa­co­beo de 2021. Hay exa­lum­nos tra­ba­jan­do en Sui­za, en las res­tau­ra­cio­nes de la ca­te­dral de West­mins­ter y el Big Ben en Londres y, des­de ju­nio de 2017, un par de pu­pi­los con­tra­ta­dos por la com­pa­ñía Lor­ton Sto­ne re­nue­van ca­pi­te­les y ba­laús­tres en el Con­gre­so de EE UU, el fa­mo­so Ca­pi­to­lio.

Ló­pez Paz anun­cia que la es­cue­la ha re­ci­bi­do aho­ra una nue­va so­li­ci­tud de la em­pre­sa en­car­ga­da de es­tas obras en Washington D. C., y que otros dos maes­tros can­te­ros la­bra­dos en el cen­tro ga­lle­go arre­glan el pa­pe­leo pa­ra emi­grar. Mien­tras tan­to, la di­rec­to­ra si­gue aten­ta las no­ti­cias que, úl­ti­ma­men­te a cuen­ta­go­tas, van sa­lien­do so­bre No­tre Da­me, des­pués de la car­ta del Ayun­ta­mien­to de Pa­rís que re­ci­bió la pre­si­den­ta de la dipu­tación, la so­cia­lis­ta Car­me­la Sil­va, a me­dia­dos de ju­nio.

Era la res­pues­ta a una mi­si­va en­via­da pre­via­men­te por Sil­va a la al­cal­de­sa de la ca­pi­tal fran­ce­sa, Anne Hi­dal­go, en la que le ofre­cía la ayu­da de la es­cue­la tras el de­vas­ta­dor in­cen­dio de la ca­te­dral gó­ti­ca el pa­sa­do 15 de abril. La pro­pues­ta, que ha­bía si­do idea de al­gu­nos exa­lum­nos, tu­vo pron­to con­tes­ta­ción: to­ma­ban no­ta y agra­de­cían la pro­pues­ta: “Nos ha emo­cio­na­do”, de­cía la car­ta fir­ma­da por Pa­triz­zian­na Thie­llay, de­le­ga­da ge­ne­ral de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les del Ayun­ta­mien­to de Pa­rís. La ca­te­dral to­da­vía pue­de pa­sar va­rios me­ses en fa­se de apun­ta­la­mien­to, bajo el man­do, jun­to con la pos­te­rior res­tau­ra­ción, de Phi­lip­pe Vi­lle­neu­ve, ar­qui­tec­to je­fe de los Mo­nu­men­tos His­tó­ri­cos de Fran­cia.

La Es­co­la de Can­te­iros, ubi­ca­da en el mu­ni­ci­pio de Poio, un Ayun­ta­mien­to ve­cino de la ca­pi­tal de Pontevedra, im­par­te cin­co cur­sos, los tres pri­me­ros años pa­ra for­mar­se co­mo can­te­ro y los dos úl­ti­mos, co­mo maes­tro. Nue­ve pro­fe­so­res se re­par­ten las dis­ci­pli­nas de Can­te­ría, Mo­de­la­do, Es­cul­tu­ra, His­to­ria del Ar­te, Di­bu­jo Téc­ni­co y Di­bu­jo Ar­tís­ti­co. La ma­trí­cu­la cues­ta 114 eu­ros al año, ase­gu­ra la di­rec­to­ra, pe­ro aun así, y aun­que el cur­so pa­sa­do ha­bía alum­nos de otras zo­nas de Es­pa­ña co­mo Na­va­rra o Za­mo­ra, es­ca­sean los can­di­da­tos. La cau­sa, se­gún los exa­lum­nos, es­tá en el blo­queo que su­fre la ho­mo­lo­ga­ción ofi­cial de su tí­tu­lo, lo que a la ho­ra de tra­ba­jar se tra­du­ce en “in­tru­sis­mo” y suel­dos muy ba­jos.

Así que el ob­je­ti­vo de la es­cue­la es que sus di­plo­mas se re­co­noz­can co­mo tí­tu­los ofi­cia­les de For­ma­ción Pro­fe­sio­nal, pa­ra lo que se ha mo­vi­li­za­do un gru­po que re­co­ge fir­mas y or­ga­ni­za pro­tes­tas. Mien­tras tan­to, los pro­fe­sio­na­les for­ma­dos en la es­cue­la po­san sus ojos fue­ra del país. Cuan­do mar­cha­ron a Washington, Fran­cis­co Cas­tro y Ma­nuel Rial se de­ci­die­ron por la pro­me­sa de un suel­do que “mul­ti­pli­ca­ba” sus as­pi­ra­cio­nes en Es­pa­ña.

/ ÓS­CAR CORRAL

Ins­ta­la­cio­nes de la Es­co­la de Can­te­iros de la Dipu­tación de Pontevedra, en Poio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.