Ex­cen­tri­ci­da­des ve­ra­nie­gas del ‘foody’

Re­co­men­da­cio­nes pa­ra va­lien­tes que via­jen con un aman­te en­lo­que­ci­do de la co­mi­da

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - MÒNICA ES­CU­DE­RO MI­KEL LÓ­PEZ ITURRIAGA

Los que vi­vi­mos ob­se­sio­na­dos por el pla­cer gas­tro­nó­mi­co no des­can­sa­mos en va­ca­cio­nes y es­ta­mos muy dis­pues­tos a amar­gár­se­las a quien sea con tal de ob­te­ner­lo. Es cier­to que com­par­tir un via­je con un as­pi­ran­te a gas­tró­no­mo tie­ne sus be­ne­fi­cios (bus­ca­rá bue­nos lu­ga­res pa­ra zam­par, in­for­ma­rá de las es­pe­cia­li­da­des...), pe­ro tam­bién su la­do os­cu­ro.

Vi­si­tar mer­ca­dos co­mo si fue­ran el Lou­vre o el MOMA... Al­guien nos di­jo una vez que los mer­ca­dos son los nue­vos museos y nos lo creí­mos a pies jun­ti­llas. Los fri­sos del Par­te­nón nos di­rán me­nos que un co­li­rrá­bano en el Bo­rough Mar­ket y esa mer­lu­za que ya he­mos vis­to tres ve­ces en el tour Mas­si­mo Bo­tu­ra por el mer­ca­do de Mó­de­na nos son­rei­rá con más mis­te­rio que la Mo­na Li­sa.

...y su­per­mer­ca­dos co­mo tien­das de El pa­si­llo de co­mi­da ja­mai­ca­na de Tes­co y la sec­ción de es­pe­cias ca­jún de Wai­tro­se nos dan ga­nas de pa­sar­nos el Bre­xit por el Big Ben y en­ca­de­nar­nos a esas es­tan­te­rías pa­ra siem­pre.

Pa­sar más tiem­po in­for­mán­do­se que co­mien­do. ¿Fiar­se de la Lo­nely Pla­net? ¿Ha­cer ca­so a los lu­ga­re­ños? ¡Ja! Los per­tur­ba­dos por la co­mi­da no va­mos a creer­nos lo pri­me­ro que nos cuen­ten y, an­tes de di­ri­gir­nos a cual­quier lo­cal, es­ta­mos dis­pues­tos a ti­rar­nos ho­ras mi­ran­do blogs y webs gas­tro­nó­mi­cas y con­tras­tan­do des­pués con la lec­tu­ra de unas 2.000 o 3.000 opi­nio­nes en Tri­pAd­vi­sor y Goo­gle Maps, has­ta dar con el me­jor si­tio de la ciu­dad. No uno bueno, ni si­quie­ra uno ex­ce­len­te. El me­jor.

Co­mer co­sas ig­no­tas de otras épo­cas. Los foo­dies más in­ten­si­tos siem­pre tie­nen en­tre ce­ja y ce­ja ese bo­ca­di­llo de tri­pas de cor­mo­rán fer­men­ta­das al sol que vie­ron en un pro­gra­ma de street food ra­runo y, por su­pues­to, se lo van a co­mer. Da igual que ya so­lo lo pre­pa­ren en un rin­cón apes­to­so del puer­to, so­bre un bi­dón en lla­mas, dos in­di­vi­duos con más pin­ta de te­ner sí­fi­lis que un cer­ti­fi­ca­do de ma­ni­pu­la­dor de ali­men­tos. Co­mi­da es­pa­ño­la, nun­ca. Da igual que lle­ves un mes via­jan­do por Chi­na y a 200 me­tros ha­ya un res­tau­ran­te de sol­ven­cia con­tras­ta­da: los foo­dies acérrimos no co­men co­mi­da es­pa­ño­la cuan­do es­tán en el ex­tran­je­ro. ¿No tie­nen las mis­mas ga­nas que tú de lan­zar­se so­bre esa pae­lla? Por su­pues­to, pe­ro se de­ja­rían arran­car piel a ti­ras con un es­pi­ra­li­za­dor de ver­du­ra an­tes que re­co­no­cer­lo.

“Pe­ro si so­lo son 200 ki­ló­me­tros de na­da”. Si via­jas con un foo­die ex­tre­mo, pre­pá­ra­te pa­ra el mo­men­to en el que te plan­tee la po­si­bi­li­dad de des­viar­te “so­lo” 200 ki­ló­me­tros pa­ra ir a co­mer a un res­tau­ran­te que le han di­cho que es bue­ní­si­mo. Es un plan sin fi­su­ras: si co­méis bien, te re­cor­da­rá pa­ra siem­pre que el ban­que­te fue mé­ri­to su­yo. Si re­sul­ta ser una ba­su­ra, es­ta­rá

/ WIKEMEDIA

Un co­ci­ne­ro pre­pa­ra co­mi­da en el mer­ca­do de Shi­bu­ya, en To­kio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.