Pie­rre Ca­si­rag­hi, el prín­ci­pe eco­lo­gis­ta de Gre­ta Thun­berg

La jo­ven ac­ti­vis­ta y el hi­jo de Ca­ro­li­na de Mó­na­co cru­zan el Atlán­ti­co en un ve­le­ro

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - LORENA PA­CHO,

Pie­rre Ca­si­rag­hi se ha con­ver­ti­do en el nue­vo alia­do de la jo­ven ac­ti­vis­ta con­tra el cam­bio cli­má­ti­co Gre­ta Thun­berg. El hi­jo de Ca­ro­li­na de Mó­na­co la ha in­vi­ta­do a su ve­le­ro, el Ma­li­zia II, pa­ra cru­zar jun­to a ella el Atlan­ti­co has­ta Nue­va York y par­ti­ci­par en la Cum­bre so­bre la Ac­ción Cli­má­ti­ca que se ce­le­bra­rá allí el 23 de sep­tiem­bre, con­vo­ca­da por Na­cio­nes Uni­das.

El aris­tó­cra­ta, que se al­ter­na­rá al ti­món de la em­bar­ca­ción, que es­tá do­ta­da de pa­ne­les so­la­res pa­ra pro­por­cio­nar­le ener­gía, con su com­pa­ñe­ro de re­ga­tas Bo­ris Herrmann, de­be­rá pres­cin­dir de to­dos los lu­jos a los que es­tá acos­tum­bra­do pa­ra pa­sar las dos se­ma­nas que du­ra la tra­ve­sía oceá­ni­ca con lo bá­si­co e im­pres­cin­di­ble. Co­mo es un bar­co des­ti­na­do a la com­pe­ti­ción, el Ma­li­zia II no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra alo­jar a per­so­nas du­ran­te to­do ese tiem­po, por lo que la tri­pu­la­ción, com­pues­ta por Ca­si­rag­hi, Thun­berg; el pa­dre de la ac­ti­vis­ta, Svan­te; un equi­po de do­cu­men­ta­lis­tas y Herrmann, de­be­rá vi­vir en con­di­cio­nes es­par­ta­nas. Dor­mi­rán en sa­cos de dor­mir en el sue­lo en los po­cos es­pa­cios li­bres que que­da­rán en el ve­le­ro; no po­drán du­char­se, sus­ti­tui­rán el ba­ño por un cu­bo y de­be­rán co­ci­nar en un pe­que­ño horno de acam­pa­da.

El via­je, que co­men­zó el pa­sa­do lu­nes des­de el Reino Uni­do, que­da­rá do­cu­men­ta­do por las cá­ma­ras que si­guen a Gre­ta des­de ha­ce ya va­rios me­ses pa­ra pro­du­cir un do­cu­men­tal so­bre su vi­da y sus ini­cia­ti­vas. imá­ge­nes de la vi­si­ta de am­bos, que per­ma­ne­cie­ron en una vi­lla pri­va­da ale­ja­dos de los fo­cos de los me­dios in­for­ma­ti­vos y de las mi­ra­das in­dis­cre­tas. Los du­ques via­ja­ron con un am­plio gru­po de guar­daes­pal­das y no fue ne­ce­sa­ria la co­la­bo­ra­ción de las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de la pa­re­ja y de su hi­jo, de tres me­ses.

Herrmann, pa­trón de la em­bar­ca­ción, ex­pli­có re­cien­te­men­te al dia­rio ita­liano Il Co­rrie­re de­lla Se­ra que ofre­cie­ron el via­je a la ac­ti­vis­ta ado­les­cen­te cuan­do es­ta co­men­tó en Twit­ter que le gustaría acu­dir a Nue­va York pa­ra par­ti­ci­par en la cum­bre so­bre el cli­ma, pe­ro que no sa­bía có­mo ha­cer­lo, ya que no co­ge avio­nes pa­ra con­tri­buir así a re­du­cir la con­ta­mi­na­ción. La jo­ven aco­gió muy bien la pro­pues­ta. “Lo hi­zo de una for­ma re­la­ja­da, res­pon­dien­do que ha­bía te­ni­do en cuen­ta que se­ría un via­je ago­ta­dor y que lo im­por­tan­te era lle­gar”, pre­ci­só Herrmann.

Tras su pa­so por Nue­va York, la ac­ti­vis­ta sue­ca via­ja­rá por tie­rra Ha si­do uno de los pri­me­ros via­jes pri­va­dos de los du­ques fue­ra del Reino Uni­do jun­to a su pe­que­ño, quien na­ció el 6 de ma­yo.

Mar­kle ya vi­si­tó Ibi­za en agos­to de 2016 cuan­do es­tu­vo de va­ca­cio­nes con tres ami­gas en un via­je de va­rios días del que dio bue­na cuen­ta a tra­vés de su per­fil de Ins­tra­gram, aho­ra cerrado. El gru­po has­ta San­tia­go de Chi­le pa­ra par­ti­ci­par en otra con­fe­ren­cia so­bre el cli­ma. Ca­si­rag­hi, por su par­te, vol­ve­rá a Eu­ro­pa con Herrmann en la mis­ma em­bar­ca­ción, por lo que en to­tal, en­tre la ida y la vuel­ta, pa­sa­rá cer­ca de un mes en al­ta mar, a bor­do de su na­ve, de 18 me­tros de es­lo­ra y con una ve­la de ca­si 300 me­tros cua­dra­dos.

No es la pri­me­ra vez que el hi­jo de Ca­ro­li­na de Mó­na­co, un apa­sio­na­do del mar des­de que era pe­que­ño, se em­bar­ca en una aven­tu­ra de es­te ti­po pa­ra apo­yar una cau­sa so­cial. El año pa­sa­do, lan­zó el pro­yec­to Ma­li­zia Ocean Cha­llen­ge con la in­ten­ción de con­cien­ciar so­bre la con­ta­mi­na­ción de los océa­nos e im­pul­sar la in­ves­ti­ga­ción a ese res­pec­to. Tam­bién ha or­ga­ni­za­do di­ver­sos ta­lle­res y con­fe­ren­cias en co­le­gios de seis paí­ses (Ale­ma­nia, Fran­cia, Mó­na­co, Ita­lia, el Reino Uni­do y Es­ta­dos Uni­dos) con la in­ten­ción de sen­si­bi­li­zar a los es­co­la­res so­bre la ne­ce­si­dad de cui­dar los océa­nos pa­ra ga­ran­ti­zar la sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal.

La eco­lo­gía es una cues­tión que preo­cu­pa des­de ha­ce tiem­po al aris­tó­cra­ta, quien co­men­zó a in­vo­lu­crar­se de for­ma ac­ti­va en cam­pa­ñas a fa­vor del me­dio am­bien­te cuan­do, al par­ti­ci­par en re­ga­tas de ve­la, se dio cuen­ta de que los ma­res es­tán ca­da vez más su­cios y lle­nos de plás­ti­cos.

En una en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da por L’Uo­mo Vo­gue en Ita­lia ha­ce dos años, se de­cla­ró “tris­te y preo­cu­pa­do por la di­rec­ción to­ma­da por Es­ta­dos Uni­dos en lo re­fe­ren­te al ai­re, los ma­res y el pla­ne­ta en ge­ne­ral”.

Ade­más de con es­tas cau­sas eco­lo­gis­tas, tam­bién par­ti­ci­pa de for­ma ac­ti­va en di­fe­ren­tes pro­yec­tos pa­ra im­pul­sar la in­ves­ti­ga­ción de en­fer­me­da­des in­fan­ti­les.

Con es­te ti­po de ini­cia­ti­vas el ter­cer hi­jo de Ca­ro­li­na de Mó­na­co, quien es­tá ca­sa­do des­de 2015 con la pe­rio­dis­ta ita­lia­na Bea­tri­ce Bo­rromeo, se sa­le del mol­de de la fa­mi­lia real mo­na­gues­ca, más co­no­ci­da por sus fies­tas con­ti­nuas y sus va­ca­cio­nes de lu­jo. apro­ve­chó pa­ra ba­ñar­se en la pla­ya y tam­bién pa­ra via­jar en bar­co has­ta For­men­te­ra, don­de co­mie­ron en un co­no­ci­do res­tau­ran­te si­tua­do fren­te al mar. A aquel via­je tam­bién acu­dió la di­se­ña­do­ra Mis­ha No­noo, a quien al­gu­nos apun­tan co­mo la per­so­na que co­nec­tó a la ac­triz de la se­rie Suits con el prín­ci­pe En­ri­que.

Las an­te­rio­res vi­si­tas del prín­ci­pe En­ri­que a las Ba­lea­res se pro­du­je­ron en un con­tex­to dis­tin­to. En agos­to de 1986, cuan­do te­nía tres años, via­jó jun­to sus pa­dres, los prín­ci­pes Car­los y Dia­na de Ga­les y su her­mano ma­yor Gui­ller­mo a Pal­ma in­vi­ta­dos jun­to con los en­ton­ces re­yes de Es­pa­ña, don Juan Car­los y doña So­fía.

Fue­ron mu­chas las fo­to­gra­fías que se pu­die­ron rea­li­zar esos días y la fa­mi­lia vol­vió a re­pe­tir la vi­si­ta en años pos­te­rio­res, has­ta la úl­ti­ma es­tan­cia en Ma­llor­ca de Car­los y Dia­na co­mo ma­tri­mo­nio, re­gis­tra­da en agos­to de 1990. De ese año son las imá­ge­nes en las que se ve al hi­jo de Isa­bel II y a Dia­na de Ga­les acom­pa­ña­dos por los Re­yes de Es­pa­ña, la in­fan­ta Ele­na y Cons­tan­tino y Ana María de Gre­cia na­ve­gan­do cer­ca del puer­to de la ca­pi­tal ma­llor­qui­na. En 1990, Lady Di re­pi­tió vi­si­ta, es­ta vez so­la.

/ GETTY / AP

Ca­si­rag­hi, en ju­lio en Saint Tro­pez, y Gre­ta Thun­berg, el sá­ba­do en Ker­pen (Ale­ma­nia).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.