Osa­su­na ape­la a la in­ten­si­dad

Arra­sa­te pre­ten­de re­pe­tir en la éli­te la fór­mu­la que le lle­vó a Pri­me­ra

El País (País Vasco) - - DEPORTES - JON RI­VAS

En Be­rria­tua, un pue­blo viz­caíno de 5.000 ha­bi­tan­tes, hay un pe­que­ño cam­po de fút­bol y un enor­me fron­tón de ces­ta pun­ta. Du­ran­te la gran épo­ca del Jai Alai ame­ri­cano, de di­cha lo­ca­li­dad, por la que no pa­san ni el tren ni la au­to­pis­ta, sa­lie­ron más de una cin­cuen­te­na de pe­lo­ta­ris ha­cia Mia­mi, Tam­pa o Mé­xi­co DF, mu­chos de ellos, ami­gos de Ja­go­ba Arra­sa­te, que, sin em­bar­go, pre­fi­rió el ba­lón, y des­pués de una mo­des­ta ca­rre­ra co­mo fut­bo­lis­ta se pa­só a los ban­qui­llos. Ca­si des­pre­cia­do en Anoe­ta, don­de me­tió a la Real en la fa­se de gru­pos de la Cham­pions y al año si­guien­te en la Li­ga Eu­ro­pa, des­cen­dió un es­ca­lón y du­ran­te tres años di­ri­gió al Nu­man­cia. En ju­nio del año pa­sa­do fir­mó por Osa­su­na. El equi­po ro­ji­llo acer­tó de pleno al es­co­ger en­tre­na­dor. Por­que des­pués de un año de tran­si­ción, Arra­sa­te, re­ci­bi­do con cier­ta des­con­fian­za en Pam­plo­na, con­si­guió el ob­je­ti­vo del as­cen­so a Pri­me­ra, ade­más con una hol­gu­ra in­sos­pe­cha­da.

El equi­po ro­ji­llo arra­só en El Sa­dar. Con­si­guió 19 vic­to­rias en su cam­po, 17 de ellas con­se­cu­ti­vas. Con un fút­bol in­ten­so, va­lien­te y agre­si­vo, ju­ga­do a rit­mo al­to, con mu­cha pre­sión, el equi­po de Arra­sa­te co­nec­tó de nue­vo con la pa­sio­nal gra­da del es­ta­dio pam­plo­ni­ca.

El téc­ni­co, por su­pues­to, se­gui­rá en el ban­qui­llo, in­ten­tan­do apli­car en Pri­me­ra Di­vi­sión la fór­mu­la del éxi­to en Se­gun­da, y con po­cos cam­bios en la plan­ti­lla. Osa­su­na op­ta por una po­lí­ti­ca con­ti­nuis­ta, y aun­que ha gas­ta­do 13,5 mi­llo­nes de eu­ros en las sie­te nue­vas in­cor­po­ra­cio­nes, el grue­so de la plan­ti­lla es el del as­cen­so.

Adrián Ló­pez, lle­gó gra­tis del Opor­to. “Es un ju­ga­dor con gran tra­yec­to­ria, que ha ga­na­do tí­tu­los, pe­ro a la vez es hu­mil­de. Ha ve­ni­do con ham­bre. En­ten­de­mos que pue­da ser un ju­ga­dor que mar­que di­fe­ren­cias pa­ra no­so­tros”, di­ce Arra­sa­te. El ecua­to­riano Es­tu­pi­ñán ha si­do ce­di­do por el Wat­ford. Dar­ko Bra­sa­nac (Be­tis) cos­tó un mi­llón de eu­ros, la mi­tad que el cen­tral del Cel­ta Ron­ca­glia. Pa­ra la de­lan­te­ra, Arra­sa­te po­drá con­tar con el go­lea­dor del Hues­ca, Chimy Ávi­la, por el que Osa­su­na pa­gó 2,7 mi­llo­nes a San Lo­ren­zo, y Marc Car­do­na, que con­tó po­co pa­ra Men­di­li­bar en el Ei­bar, y por el que Osa­su­na le pa­ga 2,5 mi­llo­nes al Bar­ce­lo­na.

El fi­cha­je más caro del equi­po na­va­rro es el del cen­tro­cam­pis­ta Ru­bén Gar­cía, que lle­gó en 2018 con la tem­po­ra­da en mar­cha y se con­vir­tió en pie­za cla­ve en el as­cen­so a LaLi­ga, y al que el Le­van­te po­día re­cu­pe­rar. Sin em­bar­go, Osa­su­na ma­nio­bró pa­ra pa­gar los tres mi­llo­nes de eu­ros que le con­ver­tían en ro­ji­llo de pleno de­re­cho.

/ EFE

Adrián po­sa jun­to al di­rec­tor de­por­ti­vo de Osa­su­na, Brau­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.