El Ma­llor­ca ti­ra de la vie­ja guar­dia

Sin ape­nas in­ver­sión, Mo­reno, el téc­ni­co, con­fía en el gru­po que lo­gró dos as­cen­sos

El País (País Vasco) - - DEPORTES - R. P.

“Hay ju­ga­do­res con 400 par­ti­dos en Se­gun­da Di­vi­sión que no ha­cen ni un en­tre­na­mien­to en Pri­me­ra. Al pri­me­ro que aflo­je en el tra­ba­jo lo man­do a to­mar por c…”. Las pa­la­bras co­rres­pon­den a Vi­cen­te Mo­reno, en­tre­na­dor del Ma­llor­ca, que fue ca­za­do por una cá­ma­ra en una se­sión de tra­ba­jo es­ta pre­tem­po­ra­da abron­can­do de for­ma du­ra a los ju­ga­do­res. No ad­mi­te nin­gún des­pis­te es­te lu­cha­dor de los ban­qui­llos que ha lle­va­do al con­jun­to is­le­ño de Se­gun­da B a Pri­me­ra Di­vi­sión en ape­nas dos años. El es­pí­ri­tu gue­rre­ro de su en­tre­na­dor y el nú­cleo de ju­ga­do­res que ini­ció la aven­tu­ra del do­ble as­cen­so son las prin­ci­pa­les vir­tu­des de un equi­po que afron­ta su re­gre­so a Pri­me­ra des­pués de un ve­rano bas­tan­te mo­vi­do. Mo­reno y sus 11 su­per­vi­vien­tes de la ca­te­go­ría de bron­ce cons­ti­tu­yen la ba­se. El Ma­llor­ca, no obs­tan­te, ne­ce­si­ta­ba más pa­ra sos­te­ner­se en Pri­me­ra.

La pre­tem­po­ra­da ha su­pues­to la lle­ga­da de has­ta 10 fi­cha­jes con nu­la ex­pe­rien­cia en Pri­me­ra sal­vo Álex Ale­gría y Se­ñé. El de más cuan­tía el del de­lan­te­ro Bu­di­mir, por al­go más de dos mi­llo­nes al Cro­to­ne, de la Se­rie B ita­lia­na. Con un gas­to to­tal de cin­co mi­llo­nes, bas­tan­te han he­cho los téc­ni­cos con in­ten­tar pa­liar los de­fec­tos de la plan­ti­lla. Álex Ale­gría de­be me­jo­rar la de­lan­te­ra, mien­tras que el ex­ma­dri­dis­ta Fe­bas le da­rá em­pu­je al cen­tro del cam­po. Ade­más de los fi­cha­jes, el Ma­llor­ca ha op­ta­do por la con­ti­nui­dad de tres ele­men­tos va­lio­sos en su es­truc­tu­ra. Pri­me­ro con la re­no­va­ción del pro­pio en­tre­na­dor has­ta 2022 an­tes de ini­ciar­se la pre­tem­po­ra­da.

Des­pués con la am­plia­ción de con­tra­to de Sal­va Se­vi­lla has­ta 2021 y del por­te­ro Ma­nuel Rei­na tam­bién has­ta 2021. A sus 35 años, Sal­va en­car­na a la per­fec­ción el es­pí­ri­tu de es­te Ma­llor­ca. No du­dó en fi­char en Se­gun­da B has­ta lle­gar a Pri­me­ra, don­de, pre­vi­si­ble­men­te, vol­ve­rá a ser un fut­bo­lis­ta de­ci­si­vo.

Los in­ver­so­res ame­ri­ca­nos que con­tro­lan el Ma­llor­ca han es­ta­bi­li­za­do eco­nó­mi­ca­men­te a una en­ti­dad que seis años des­pués ha re­gre­sa­do a la éli­te con el apo­yo in­con­di­cio­nal de su gen­te. Los 16.125 so­cios han ago­ta­do el cu­po de abo­na­dos. Una ma­sa so­cial es­ti­ma­ble que sue­ña con que su equi­po re­pi­ta los gran­des éxi­tos lo­gra­dos a prin­ci­pios de si­glo. No se­rá fá­cil. El pri­mer y úni­co ob­je­ti­vo es la per­ma­nen­cia. Los di­ri­gen­tes han obra­do con aus­te­ri­dad, sin co­me­ter ex­ce­sos y es­pe­ran­do que la con­ti­nui­dad del tra­ba­jo de Mo­reno si­ga dan­do sus fru­tos. Una apues­ta arries­ga­da te­nien­do en cuen­ta el al­to ni­vel de Pri­me­ra.

/ GETTY

Vi­cen­te Mo­reno, en un par­ti­do de la pa­sa­da tem­po­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.