Ga­so­li­na es­pa­ño­la pa­ra ali­viar la huel­ga por­tu­gue­sa

El pa­ro de los trans­por­tis­tas lu­sos se­ca cien­tos de sur­ti­do­res del país ve­cino y lle­va a los con­duc­to­res a cru­zar la fron­te­ra

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO - CRIS­TIAN LÓ­PEZ,

El Go­bierno de Cos­ta ha ra­cio­na­do el com­bus­ti­ble a 25 li­tros por co­che

Por­tu­gal vi­vió ayer la se­gun­da jor­na­da de huel­ga de trans­por­tis­tas de mer­can­cías pe­li­gro­sas. El Go­bierno en­car­gó la no­che del lu­nes que el Ejér­ci­to ve­la­ra por el cum­pli­mien­to de los ser­vi­cios mí­ni­mos, lo que hi­zo que ayer se pu­die­ran abas­te­cer al­gu­nas es­ta­cio­nes de ser­vi­cio de com­bus­ti­ble. Aun así, unos 461 sur­ti­do­res es­ta­ban se­cos (el 15% de to­da la red na­cio­nal), so­bre to­do en el sur y el li­to­ral del país, zo­nas ha­bi­tua­les pa­ra los ve­ra­nean­tes. Otro 16,8% de la red su­fría fal­ta de “al­gún com­bus­ti­ble”. An­te la es­ca­sez, mu­chos con­duc­to­res por­tu­gue­ses op­ta­ron por cru­zar la fron­te­ra. La afluen­cia de­jó ayer in­clu­so al­gu­nas es­ta­cio­nes de ser­vi­cio es­pa­ño­las sin ga­so­li­na ni dié­sel.

Huel­va, Ba­da­joz, Za­mo­ra y Sa­la­man­ca son al­gu­nas de las pro­vin­cias don­de se for­ma­ron co­las de au­to­mó­vi­les lle­ga­dos del país ve­cino. En Ga­li­cia, se­gún ex­pli­ca­ron ayer va­rios tra­ba­ja­do­res de zo­nas fron­te­ri­zas, el alu­vión se no­tó más el vier­nes, jus­to des­pués de que se anun­cia­ra que da­ba co­mien­zo la huel­ga.

“He te­ni­do que ve­nir has­ta aquí por­que en mi pue­blo so­lo me de­jan re­pos­tar 15 li­tros de ga­so­li­na”, la­men­ta Víc­tor Joao, un ve­cino del mu­ni­ci­pio por­tu­gués de Vila Real de San­to An­tó­nio. Es­te hom­bre, de 52 años, ayer cru­zó has­ta Aya­mon­te (Huel­va). Pa­cien­te, es­pe­ra­ba pa­ra lle­nar el de­pó­si­to en una ga­so­li­ne­ra de la ca­de­na BTP. No era el úni­co por­tu­gués en la co­la. A me­dio­día, los seis sur­ti­do­res de la es­ta­ción de ser­vi­cio onu­ben­se es­ta­ban ocu­pa­dos por ciu­da­da­nos lu­sos.

En las ga­so­li­ne­ras de Huel­va, don­de es ha­bi­tual ver a por­tu­gue­ses (los pre­cios son más ba­jos en Es­pa­ña que en su país), el ir y ve­nir de co­ches del otro la­do ha au­men­ta­do es­ta se­ma­na. “Es­ta­mos acos­tum­brán­do­nos a que ven­gan más por­tu­gue­ses que es­pa­ño­les”, se­ña­la Raúl Ro­drí­guez, tra­ba­ja­dor de la ga­so­li­ne­ra de Aya­mon­te. “No te­ne­mos un res­pi­ro en to­do el día”, co­men­ta.

En la lo­ca­li­dad aya­mon­ti­na, la que más es­ta­ble­ci­mien­tos de es­te ti­po al­ber­ga en la pro­vin­cia, las ga­so­li­ne­ras se han vis­to obli­ga­das a re­for­zar los pe­di­dos. “Aho­ra tie­ne que ve­nir el ca­mión a de­jar­nos la ga­so­li­na ca­da dos o tres días, cuan­do an­tes ve­nía ca­da se­ma­na”, co­men­ta Ja­vier Ji­mé­nez, otro em­plea­do de 54 años de en otra ga­so­li­ne­ra del mu­ni­ci­pio, Su­ca­sa Sa­ras Ener­gía.

Al cru­zar otro la­do de la lí­nea que se­pa­ra Es­pa­ña de Por­tu­gal, em­pie­zan a ver­se los pri­me­ros sur­ti­do­res ago­ta­dos. En Vila Real de San­to An­tó­nio, la ma­yor par­te de sus 20.000 ha­bi­tan­tes han cru­za­do la fron­te­ra es­tos días pa­ra re­pos­tar. En es­te mu­ni­ci­pio, don­de se con­cen­tran cua­tro ga­so­li­ne­ras de las 6.000 exis­ten­tes en te­rri­to­rio por­tu­gués, al­gu­nas han ago­ta­do sus re­ser­vas. Sur­ti­do­res pre­cin­ta­dos o car­te­les de pa­pel en los que se lee Fo­ra de ser­vi­cio o Ser­vi­cio In­dis­po­ni­vel di­bu­jan una es­tam­pa de es­ca­sez.

El Go­bierno lu­so im­pu­so des­de el lu­nes un ra­cio­na­mien­to en las ga­so­li­ne­ras, pa­ra evi­tar la pa­ra­li­za­ción del país en ple­na tem­po­ra­da tu­rís­ti­ca. El Eje­cu­ti­vo de An­tó­nio Cos­ta ha de­cre­ta­do la emer­gen­cia ener­gé­ti­ca has­ta el 21 de agos­to. Eso su­po­ne ga­ran­ti­zar el su­mi­nis­tro en ae­ro­puer­tos y pa­ra ser­vi­cios de emer­gen­cia co­mo los bom­be­ros, pe­ro li­mi­ta la com­pra pa­ra los par­ti­cu­la­res en las ga­so­li­ne­ras: 15 li­tros en las es­ta­cio­nes del ré­gi­men de ser­vi­cios mí­ni­mos y 25 li­tros en to­das las de­más. El to­pe en­fa­da a los con­duc­to­res, que des­pués de ha­cer co­la, se van con el de­pó­si­to a me­dias. “La gen­te vie­ne aquí muy en­fa­da­da. No en­tien­den qué es­tá ocu­rrien­do”, se que­jan va­rios tra­ba­ja­do­res de cen­tros de re­pos­ta­je de Vila Real. La­men­tan que el Go­bierno no ha da­do su­fi­cien­tes ex­pli­ca­cio­nes pú­bli­cas.

La huel­ga de es­ta se­ma­na es la se­gun­da que vi­ve el país es­te año. La an­te­rior tu­vo lu­gar el pa­sa­do 15 de abril y se alar­gó 72 ho­ras. Su efec­to fue más agre­si­vo, por­que la fal­ta de pre­vi­sión lle­vó a ce­rrar cien­tos de ga­so­li­ne­ras ya el pri­mer día de pa­ro. Fi­nal­men­te, fue des­con­vo­ca­da por­que el Go­bierno por­tu­gués pro­me­tió me­jo­ras sa­la­ria­les a los trans­por­tis­tas. Es­te com­pro­mi­so, sin em­bar­go, no se ha cum­pli­do, se­gún el Sin­di­ca­to Na­cio­nal de Trans­por­tis­tas de Ma­te­rias Pe­li­gro­sas de Por­tu­gal (SNMMP), que exi­ge a la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Trans­por­ta­do­res Via­les de Mer­can­cías (An­tram), pa­tro­nal del sec­tor, que cum­pla aquel acuer­do fir­ma­do.

En es­ta­cio­nes de Huel­va y otras zo­nas fron­te­ri­zas se ven lar­gas co­las

/A.R.

Una ga­so­li­ne­ra fue­ra de ser­vi­cio por fal­ta de com­bus­ti­ble en Vila Real de San­to An­tó­nio (Por­tu­gal), ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.