La fe­roz ba­ta­lla de la Ama­zo­nia

El País (País Vasco) - - PANTALLAS - NAIARA GALARRAGA,

“Hay que re­co­no­cer el tra­ba­jo de los eco­lo­gis­tas”, di­ce la di­rec­to­ra

20 ac­ti­vis­tas me­dioam­bien­ta­les fue­ron ase­si­na­dos en 2018 en el país

Las es­pec­ta­cu­la­res imá­ge­nes aé­reas de enor­mes áreas de tu­pi­da sel­va tro­pi­cal en la Ama­zo­nia bra­si­le­ña pue­den ser en­ga­ño­sas. Bajo esa be­lle­za se li­bra una fe­roz ba­ta­lla en­tre quie­nes quie­ren que pri­me la pre­ser­va­ción de la bio­di­ver­si­dad pa­ra fre­nar el cam­bio cli­má­ti­co y quie­nes ven en esas tie­rras un ma­ná de ri­que­za inima­gi­na­ble a la es­pe­ra de ser ex­plo­ta­da. Es una reali­dad co­ti­dia­na ha­ce dé­ca­das en Bra­sil, que en los úl­ti­mos me­ses ha al­can­za­do una enor­me re­le­van­cia den­tro y fue­ra de sus fron­te­ras, por­que la ca­da vez más evi­den­te cri­sis cli­má­ti­ca ha coin­ci­di­do con la lle­ga­da al po­der de Jair Bol­so­na­ro, que con­si­de­ra la pro­tec­ción del me­dio am­bien­te se­cun­da­ria y des­pre­cia a las ONG. El asun­to que lle­na pe­rió­di­cos es tam­bién la ma­te­ria pri­ma con la que fue crea­da la se­rie bra­si­le­ña Arua­nas (Cen­ti­ne­las), que cuen­ta la lu­cha pa­ra sal­var la Ama­zo­nia de tres ac­ti­vis­tas, las fun­da­do­ras de una ONG am­bien­tal, y de su be­ca­ria. To­do sa­zo­na­do con sus vi­ci­si­tu­des per­so­na­les.

Aun­que ni esa ONG ni Ca­ri, la ciu­dad ama­zó­ni­ca don­de trans­cu­rre la ac­ción, exis­ten, los mim­bres con los que es­te th­ri­ller es­tá cons­trui­do se ajus­tan a la reali­dad de es­ta ba­ta­lla que se li­bra tan­to en rincones re­mo­tos de la ma­yor sel­va tro­pi­cal del mun­do co­mo en des­pa­chos, res­tau­ran­tes o dor­mi­to­rios de gran­des ciu­da­des. Ro­da­da en es­ce­na­rios na­tu­ra­les, ahí es­tán la con­ta­mi­na­ción de las aguas por la mi­ne­ría, los chi­vos ex­pia­to­rios, el ase­si­na­to de em­plea­dos que de­nun­cian abusos, el com­por­ta­mien­to ma­fio­so de al­gu­nos em­pre­sa­rios, los ran­kings de em­pre­sas ver­des y al­gu­nas de las con­tra­dic­cio­nes de las ONG. Las pie­zas son reales, lo fic­ti­cio es el en­sam­bla­je. “¿La se­ño­ra es de esa ONG chií?”, le pre­gun­ta el co­mi­sa­rio de po­li­cía de Ca­ri a Ve­ró­ni­ca, abo­ga­da y la ca­bal del trío. “No, soy de Arua­nas”, res­pon­de ella an­te una ex­pre­sión pa­ra re­fe­rir­se a los am­bien­ta­lis­tas fre­cuen­te en Bra­sil, que in­clu­so Bol­so­na­ro usa de vez en cuan­do.

Po­ca bro­ma de to­dos mo­dos por­que el ac­ti­vis­mo am­bien­tal es es­pe­cial­men­te pe­li­gro­so en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.