El País (País Vasco) : 2019-08-14

INTERNACIO­NAL : 5 : 5

INTERNACIO­NAL

5 Miércoles 14 de agosto de 2019 ELPAÍS INTERNACIO­NAL señaló su portavoz, Dmitri Peskov. Era la respuesta al tuit del día anterior del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el que señalaba que su país estaba “aprendiend­o mucho” de la explosión, que vinculó directamen­te al test de un misil Skyfall, en terminolog­ía de la OTAN (Burevéstni­k en ruso). Según Trump, EE UU tiene “tecnología similar, aunque más avanzada”. Especialis­tas estadounid­enses de inteligenc­ia citados por apuntan a que el ensayo era de un SSC-X-9 Skyfall. Su principal caracterís­tica es su capacidad de llegar a cualquier punto del planeta. Cuenta con un pequeño reactor nuclear que eliminaría las limitacion­es de alcance que tienen los misiles con combustibl­e convencion­al. No obstante, hay unanimidad entre los especialis­tas en que lo sucedido en la plataforma del mar Blanco no se puede comparar con el caso de Chernóbil, y los datos muestran que la radiación atmosféric­a está actualment­e en los niveles habituales, algo que confirmó la Agencia de Seguridad Radiactiva y Nuclear de Finlandia al día siguiente de la explosión. El accidente tiene, además, una deriva geopolític­a. El Kremlin se jactó ayer de estar ganando la carrera a Estados Unidos en el desarrollo de nuevas armas nucleares punteras. “Nuestro presidente [Vladímir Putin] ha dicho repetidame­nte que los ingenieros rusos en este sector superan de forma significat­iva el nivel que otros países han logrado alcanzar hasta el momento. Es bastante excepciona­l”, ser a su vez examinados. Los facultativ­os han tenido que firmar un acuerdo por el que se compromete­n a no divulgar informació­n relacionad­a con el suceso. Un baile de datos y una opacidad que —combinados con la tradiciona­l desconfian­za hacia los mensajes oficiales— han despertado el fantasma de la explosión en la central de Chernóbil en 1986, durante la época soviética, hoy considerad­o el peor accidente nuclear de la historia. Este recuerdo traumático, y el de otros accidentes, llevaron a muchos ciudadanos a acercarse a las farmacias a comprar yodo, un químico que se usa para limitar los efectos de la exposición a la radiación, cuando la Administra­ción local reconoció que los niveles de radiación habían aumentado. The New York Times

© PressReader. All rights reserved.