De vuel­ta al país en que na­cie­ron los abue­los

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL -

“Te lo re­su­mo: si vuel­ven, me voy del país, me voy Es­pa­ña”, ase­gu­ra ro­tun­da Ste­lla Ma­ris, des­cen­dien­te de ga­lle­gos, mien­tras es­pe­ra un tren en Bue­nos Ai­res. Co­mo ella, la ma­yo­ría de ar­gen­ti­nos son hi­jos de in­mi­gran­tes que lle­ga­ron du­ran­te el si­glo pa­sa­do y son nu­me­ro­sos los que tie­nen do­ble na­cio­na­li­dad, so­bre to­do es­pa­ño­la e ita­lia­na. Du­ran­te la cri­sis del co­rra­li­to de 2001, mi­les de ar­gen­ti­nos cru­za­ron el Atlán­ti­co en bus­ca de tra­ba­jo y una vi­da me­jor. Al­gu­nos re­gre­sa­ron a par­tir de 2010 al ver que el país se re­cu­pe­ra­ba y Eu­ro­pa, en cam­bio, tar­da­ba en sa­lir de la re­ce­sión.

Aho­ra, de nue­vo, se ha vuel­to ha­bi­tual es­cu­char a pe­ro­nis­tas y ma­cris­tas de­cir que vol­ve­rán al país de sus pa­dres, abue­los o bi­sa­bue­los si ga­na el can­di­da­to que no apo­yan. Acos­tum­bra­dos a ha­cer hu­mor de to­do, ya hay ar­gen­ti­nos que han crea­do gru­pos pa­ra ir a des­pe­dir a los per­de­do­res al ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Ezeiza y ta­xis­tas que se pro­mo­cio­nan en las re­des pa­ra lle­var­los has­ta allá.

Santana for­ma par­te del pe­que­ño gru­po de vo­tan­tes que bus­có una op­ción al­ter­na­ti­va a Fer­nán­dez y Ma­cri. Su apues­ta fue el ex­mi­nis­tro de Eco­no­mía Ro­ber­to La­vag­na, quien ob­tu­vo el 8,35% de los su­fra­gios en las elec­cio­nes pri­ma­rias. Con­sen­so Fe­de­ral, la alian­za que en­ca­be­za, fue la ter­ce­ra fuer­za más vo­ta­da tras el pe­ro­nis­ta Fren­te de To­dos (47,3%) y el ma­cris­ta Jun­tos por el Cam­bio (32,3%).

Las pri­ma­rias se crea­ron pa­ra de­fi­nir los can­di­da­tos den­tro de ca­da fuer­za po­lí­ti­ca, pe­ro en es­ta elec­ción, al no ha­ber dispu­tas in­ter­nas en las gran­des fuer­zas, fue­ron un en­sa­yo ge­ne­ral a dos me­ses de los co­mi­cios ge­ne­ra­les de oc­tu­bre. Ha­ce cua­tro años, el kirch­ne­ris­mo tam­bién ga­nó las pri­ma­rias —36,6% fren­te al 28,5% del ma­cris­mo—, pe­ro ter­mi­nó de­rro­ta­do en se­gun­da vuel­ta, un da­to al que se afe­rran los de­fen­so­res del ac­tual pre­si­den­te.

“No han ga­na­do, las elec­cio­nes son el 27 de oc­tu­bre. Ese día vol­ve­ré a vo­tar a Ma­cri y ten­go la es­pe­ran­za de que to­do ha­ya si­do un shock y vol­va­mos a la reali­dad. ¿Sabes cuál es el pro­ble­ma del ar­gen­tino? Que mien­tras ten­ga su asa­di­to y un vi­ni­to ya es­tá to­do. Eso y los pla­nes [de ayu­da so­cial]. Al ar­gen­tino no le gus­ta tra­ba­jar ni es­tu­diar, pre­fie­re vol­ver a un Go­bierno to­ta­li­ta­rio co­mo el que ya tu­vi­mos que pa­de­cer du­ran­te 12 años”, re­mar­ca Ste­lla Ma­ris mien­tras es­pe­ra que lle­gue el tren a la es­ta­ción por­te­ña de Re­ti­ro.

True­que

Aun­que Ma­cri dio la vuel­ta al re­sul­ta­do ad­ver­so en las pri­ma­rias de 2015, aho­ra lo tie­ne mu­cho más di­fí­cil. El pe­ro­nis­mo sa­có ca­si 11 pun­tos más que cua­tro años atrás y Ma­cri so­lo que­dó por de­lan­te en la pro­vin­cia de Cór­do­ba y en la ca­pi­tal ar­gen­ti­na, su cu­na elec­to­ral. De re­pe­tir­se esos nú­me­ros en oc­tu­bre, Fer­nán­dez se­ría pro­cla­ma­do pre­si­den­te elec­to sin ne­ce­si­dad de una se­gun­da vuel­ta.

An­te el pa­no­ra­ma di­bu­ja­do el do­min­go, los pe­ro­nis­tas se mues­tran ali­via­dos. “Ca­si vo­té a Ma­cri, pe­ro por suer­te no. En es­tos años me que­dé sin tra­ba­jo y mi ma­ri­do tam­bién. Yo pu­de vol­ver a tra­ba­jar en blanco , soy em­plea­da do­més­ti­ca, pe­ro mi ma­ri­do no, él era elec­tri­cis­ta y aho­ra tra­ba­ja en ne­gro en al­ba­ñi­le­ría”, ase­gu­ra Ro­cío Gar­cía mien­tras su hi­ja de 11 años co­rre­tea por la es­ta­ción. “Tu­vi­mos que cam­biar de ca­sa a un si­tio más chi­co por­que no nos al­can­za­ba pa­ra el al­qui­ler, vol­ví al true­que por­que no me al­can­za pa­ra el su­per­mer­ca­do. Ma­cri lle­va bien el país so­lo pa­ra los ri­cos. Oja­lá pierda”, pi­de con la mi­ra­da ha­cia arri­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.