“En el Par­la­men­to se dan los nú­me­ros pa­ra un Go­bierno de uni­dad na­cio­nal”

MAT­TEO REN­ZI

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - LORENA PA­CHO, Se­na­dor del Par­ti­do De­mo­crá­ti­co y ex pri­mer mi­nis­tro ita­liano

El ex pri­mer mi­nis­tro y se­na­dor Mat­teo Ren­zi ha re­gre­sa­do al pri­mer plano pa­ra con­tra­rres­tar la tor­men­ta per­fec­ta que ha crea­do Mat­teo Sal­vi­ni (Li­ga) al di­na­mi­tar la coa­li­ción del Go­bierno con el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas (M5S). Des­pués de irrum­pir en es­ce­na co­mo un ci­clón dis­pues­to a arra­sar con la vie­ja po­lí­ti­ca pri­me­ro y de pa­sar al os­tra­cis­mo des­pués, con­ver­ti­do en un pa­ria tras per­der un re­fe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal que le cos­tó el pues­to y que ha mar­ca­do los úl­ti­mos tres años de la po­lí­ti­ca ita­lia­na, Ren­zi vuel­ve a te­ner es­pa­cio en la com­ple­ja e in­trin­ca­da si­tua­ción po­lí­ti­ca ac­tual, co­mo lla­ve de un nue­vo Go­bierno de uni­dad na­cio­nal. En una en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca con EL PAÍS, ex­pli­ca los mo­ti­vos por los que ha abo­ga­do por un acuer­do de to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas pa­ra fre­nar al lí­der de la ul­tra­de­re­chis­ta Li­ga.

Pre­gun­ta. Ita­lia es­tá al bor­de de una cri­sis ins­ti­tu­cio­nal, ¿có­mo se ha lle­ga­do a es­ta si­tua­ción?

Res­pues­ta. Es res­pon­sa­bi­li­dad de un hom­bre so­lo: Mat­teo Sal­vi­ni. Si hu­bie­ra ele­gi­do pe­dir el vo­to an­ti­ci­pa­do des­pués de las elec­cio­nes eu­ro­peas, ha­bría si­do una elec­ción muy egoís­ta, tal vez cí­ni­ca, pe­ro ins­ti­tu­cio­nal­men­te co­rrec­ta. En cam­bio, ha que­ri­do es­pe­rar a que pa­sa­ran las se­ma­nas y ha pre­ci­pi­ta­do to­do de re­pen­te, cuan­do no hay tiem­po pa­ra con­vo­car unas elec­cio­nes an­tes de la tra­mi­ta­ción de los pre­su­pues­tos y en con­tra de las tra­di­cio­nes ita­lia­nas que di­cen que mien­tras se ha­cen los pre­su­pues­tos no se vo­ta.

P. ¿Cuá­les pue­den ser las con­se­cuen­cias?

R. A lo an­te­rior se su­ma un men­sa­je muy pro­vo­ca­dor de Sal­vi­ni a los ita­lia­nos: “Dad­me ple­nos po­de­res”. En Ita­lia el úl­ti­mo que pi­dió ple­nos po­de­res fue Mus­so­li­ni. Es­to se une al pro­ble­ma de la des­ace­le­ra­ción de la eco­no­mía ale­ma­na, a la gue­rra co­mer­cial en­tre Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos, y al he­cho de que en Ita­lia el Go­bierno de Sal­vi­ni y el M5S ha­ya pro­yec­ta­do pa­ra 2020 una subida de im­pues­tos. En su­ma, es el caos per­fec­to.

P. ¿Qué al­ter­na­ti­vas ve an­te es­te pa­no­ra­ma?

R. Fren­te a es­ta cri­sis ins­ti­tu­cio­nal hay dos al­ter­na­ti­vas: la pri­me­ra es ir a elec­cio­nes y pro­vo­car un desas­tre eco­nó­mi­co; la se­gun­da es de­te­ner to­do y po­ner en mar­cha un Go­bierno que yo lla­mo ins­ti­tu­cio­nal.

P. Us­ted tie­ne la lla­ve pa­ra un Go­bierno ins­ti­tu­cio­nal o un ade­lan­to elec­to­ral, ¿qué ha­rá?

R. Creo que en el Par­la­men­to se dan los nú­me­ros pa­ra for­mar un Go­bierno de uni­dad na­cio­nal y no ir a elec­cio­nes. Yo tra­ba­jo pa­ra al­can­zar es­te ob­je­ti­vo. No lo ha­go co­mo miem­bro de mi par­ti­do, ni por cues­tio­nes per­so­na­les, sino co­mo ex pri­mer mi­nis­tro que es­tá vien­do una si­tua­ción de gra­ve di­fi­cul­tad y ha de­ci­di­do vol­ver pa­ra echar una mano.

P. ¿Qué plan­tea?

R. Yo no quie­ro que Ita­lia en­tre en re­ce­sión a cau­sa de un au­men­to de im­pues­tos o de la sa­li­da del eu­ro. Cuan­do se ha­yan so­lu­cio­na­do las co­sas, y se ha­yan ase­gu­ra­do las cuen­tas, que se con­fron­ten en­tre ellas las fuer­zas po­lí­ti­cas del Go­bierno de uni­dad na­cio­nal. Aho­ra hay que sal­var a Ita­lia, ya nos di­vi­di­re­mos des­pués en las elec­cio­nes.

P. Oc­tu­bre se­rá un mes tras­cen­den­tal pa­ra la re­la­ción fu­tu­ra de Ita­lia con la UE por los pre­su­pues­tos. ¿Quién de­be­ría ela­bo­rar esas cuen­tas pú­bli­cas?

R. Sal­vi­ni ha pe­di­do un vo­to en el Par­la­men­to [fi­jar la fe­cha del de­ba­te de la mo­ción de cen­su­ra con­tra el pri­mer mi­nis­tro, Giu­sep­pe Con­te, pa­ra el 14 de agos­to] y lo ha per­di­do. De­be­ría di­mi­tir. Pe­ro co­mo no va a ha­cer­lo, lo más ló­gi­co se­ría que di­mi­ta el Go­bierno po­pu­lis­ta que ha fra­ca­sa­do y que se cree uno nue­vo a par­tir de sep­tiem­bre que pue­da ela­bo­rar los pre­su­pues­tos y desem­pe­ñar un pa­pel en Eu­ro­pa.

P. ¿Es­tá en jue­go la per­ma­nen­cia de Ita­lia en la Unión Eu­ro­pea?

R. Si Sal­vi­ni pi­de ple­nos po­de­res y ga­na, es evi­den­te que con él to­do es po­si­ble. Exis­te el ries­go de crear un caos tam­bién a ni­vel eu­ro­peo. Al mis­mo tiem­po, sé que en el Par­la­men­to hay una ma­yo­ría eu­ro­peís­ta, que no quie­re sa­ber na­da de la sa­li­da del eu­ro y ha vo­ta­do a fa­vor de Ur­su­la von der Le­yen co­mo pre­si­den­ta de la Co­mi­sión Eu­ro­pea [For­za Ita­lia de Sil­vio Ber­lus­co­ni, PD y M5S].

P. ¿Por qué aho­ra sí es par­ti­da­rio de un pac­to con el M5S y des­pués de las úl­ti­mas ge­ne­ra­les no lo era?

R. Ha­ce un año y me­dio el pac­to hu­bie­ra si­do una au­tén­ti­ca bo­fe­ta­da a los elec­to­res, ya que el M5S y la Li­ga ob­tu­vie­ron un 50% en­tre los dos. Jun­tos pro­me­tie­ron co­sas irrea­li­za­bles, gas­tar mi­les y mi­les de mi­llo­nes, pro­me­tie­ron una agen­da po­lí­ti­ca que era alu­ci­nan­te y su ex­pe­rien­cia de go­bierno des­pués de un año y me­dio ha mos­tra­do to­dos los lí­mi­tes. Yo lan­zo un lla­ma­mien­to, no so­lo al M5S, sino a to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas pa­ra evi­tar el cli­ma de odio y los ex­ce­sos de Sal­vi­ni. Des­pués, una vez que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral ita­lia­na es­té ase­gu­ra­da, va­ya­mos a elec­cio­nes.

P. ¿Ha ha­bla­do con al­guien del Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas? ¿Ve con­di­cio­nes pa­ra un acer­ca­mien­to?

R. Yo he si­do la per­so­na más ata­ca­da por el M5S, pe­ro aho­ra, por en­ci­ma de mis re­sen­ti­mien­tos, es­tá el país. Ha­ble­mos con el Mo­vi­mien­to. Creo que en el M5S hay una sen­si­bi­li­dad pa­ra po­der for­mar un Go­bierno. Vea­mos si son ca­pa­ces de sen­tar­se en una me­sa con el res­to de par­ti­dos y si ca­da uno es­tá dis­pues­to a re­nun­ciar a al­go. Ase­gu­re­mos las cuen­tas y de­je­mos en mi­no­ría a Sal­vi­ni y cuan­do se con­vo­quen las elec­cio­nes, que ga­ne el me­jor.

P. ¿Có­mo ve la de­ci­sión de Sal­vi­ni de acep­tar vo­tar la re­for­ma pa­ra re­du­cir el nú­me­ro de par­la­men­ta­rios que pe­día el M5S y que has­ta aho­ra ha­bía re­cha­za­do?

R. Sal­vi­ni es­ta­ba con­ven­ci­do de te­ner en la mano al país y al Par­la­men­to, con­ven­ci­do de ir a vo­tar y de ga­nar por go­lea­da. Hoy, gra­cias al tra­ba­jo de mu­chos de no­so­tros, Sal­vi­ni tie­ne mie­do, se en­fren­ta a más di­fi­cul­ta­des, tan­to que ayer [por el mar­tes] in­ten­tó dar mar­cha atrás. Pe­ro, en mi opi­nión, su tiem­po ha ter­mi­na­do, en una se­ma­na ya no se­rá el mi­nis­tro de In­te­rior ita­liano.

“Aho­ra hay que sal­var a Ita­lia; ya nos di­vi­di­re­mos des­pués”

“El PD, to­das las iz­quier­das, de­ben a to­da cos­ta evi­tar un Go­bierno de Sal­vi­ni”

/ FI­LIP­PO MONTEFORTE (AFP)

El ex pri­mer mi­nis­tro ita­liano Mat­teo Ren­zi, el mar­tes du­ran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa en Ro­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.