¿Dón­de es­tá mi ban­co?

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

La di­gi­ta­li­za­ción es­tá cam­bian­do el mo­de­lo de ne­go­cio ban­ca­rio, ¿pe­ro es mo­ti­vo pa­ra que los ban­cos quie­ran echar a los ciu­da­da­nos de sus ofi­ci­nas? En al­gu­nas zo­nas ya es bas­tan­te co­mún te­ner que via­jar de una lo­ca­li­dad a otra pa­ra en­con­trar un sim­ple ca­je­ro. Ten­go suer­te y en mi ciu­dad to­da­vía hay re­pre­sen­ta­ción. Cuan­do en­tro a la su­cur­sal, lo pri­me­ro que lla­ma mi aten­ción es la ro­ta­ción en el per­so­nal. Adiós a la re­la­ción de con­fian­za en­tre el em­plea­do de to­da la vi­da y el clien­te (el te­ma emo­cio­nal ya no es ren­ta­ble). Lo se­gun­do que me sor­pren­de es la di­fi­cul­tad pa­ra rea­li­zar cual­quier transac­ción con efec­ti­vo. ¿Se han ase­gu­ra­do de que sus clien­tes tie­nen co­no­ci­mien­tos de ban­ca elec­tró­ni­ca? No me ima­gino a mis ve­ci­nos oc­to­ge­na­rios ope­ran­do a tra­vés de la app. Ve­re­mos si la ac­tual po­lí­ti­ca de aho­rro en cos­tes es be­ne­fi­cio­sa a lar­go pla­zo.

Da­vid Pa­rra Ca­rre­ño. Gra­no­llers (Bar­ce­lo­na) es­ta ac­ti­tud se ha ex­ten­di­do tam­bién a los re­cep­to­res adul­tos por par­te de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas. Sien­to que nos tra­tan co­mo a se­res sin cri­te­rio, de­ci­dien­do por no­so­tros a qué con­te­ni­dos de­be­mos ac­ce­der e in­ten­tan­do adoc­tri­nar­nos cons­tan­te­men­te en las se­ries de te­le­vi­sión. ¿No se­rá que es­tá su­frien­do es­te país una in­fan­ti­li­za­ción?

Car­men Gil Mar­tí­nez La Lí­nea de la Con­cep­ción

(Cá­diz)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.