Un mons­truo de fan­go en una jo­ya am­bien­tal de Ga­li­cia

Nue­vos ver­ti­dos reac­ti­van la lu­cha ve­ci­nal con­tra un de­pó­si­to de re­si­duos por­tua­rios usa­do des­de 1998 pe­ro que aho­ra es­tá en un área ma­ri­na pro­te­gi­da

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - SO­NIA VI­ZO­SO,

Un mons­truo sub­ma­rino de fan­go y ári­dos de unos 25 me­tros de al­tu­ra ha­bi­ta bajo el Atlán­ti­co en el área ma­ri­na pro­te­gi­da de las Rías Bai­xas, una jo­ya am­bien­tal fron­te­ri­za con el Par­que Na­cio­nal Illas Atlán­ti­cas. Se ocul­ta a so­lo dos mi­llas de la fran­ja de pro­tec­ción de la is­la ga­lle­ga de Sálvora y es una mon­ta­ña de re­si­duos de dra­ga­dos por­tua­rios que el Go­bierno cen­tral y la Xun­ta lle­van acu­mu­lan­do des­de 1998.

El he­cho de que la zo­na en la que es­tá es­te ver­te­de­ro sub­ma­rino for­me par­te hoy de la Red de Áreas Ma­ri­nas Pro­te­gi­das de Es­pa­ña no ha ser­vi­do pa­ra fre­nar las des­car­gas que en­gor­dan a la bes­tia. El Go­bierno de Al­ber­to Nú­ñez Fei­jóo pre­ten­de de­rra­mar allí los 330.000 me­tros cú­bi­cos de ma­te­rial que se ex­trae­rán del dra­ga­do de la desem­bo­ca­du­ra del río Lé­rez, que atra­vie­sa la ciu­dad de Pontevedra. La Xun­ta sos­tie­ne que son “ino­cuos”. De ello dis­cre­pan pes­ca­do­res y eco­lo­gis­tas de la ría de Arou­sa, ubi­ca­da fren­te al de­pó­si­to sub­ma­rino, que han reactivado su lu­cha “his­tó­ri­ca” con­tra es­te “des­pro­pó­si­to”.

Xa­quín Ru­bi­do es el por­ta­voz de la Pla­ta­for­ma de De­fen­sa de la Ría de Arou­sa que agru­pa al sec­tor me­ji­llo­ne­ro, la ma­yor par­te de las co­fra­días de pes­ca­do­res, sin­di­ca­tos y co­lec­ti­vos eco­lo­gis­tas. Es­tá con­ven­ci­do de que las co­rrien­tes ma­ri­nas lle­van 20 años arras­tran­do es­tos ma­te­ria­les ha­cia los ban­cos pes­que­ros y ma­ris­que­ros. Pa­ra de­mos­trar su afir­ma­ción, ci­ta un in­for­me de la pro­pia Xun­ta; un es­tu­dio rea­li­za­do en 2016 por una con­sul­to­ra pa­ra la tra­mi­ta­ción del dra­ga­do del puer­to de Mei­ra, en Moa­ña (Pontevedra). Es­ti­ma en 1,9 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos el vo­lu­men de la pi­la de lo­dos y ári­dos que se al­za jun­to a Sálvora. Pe­ro ad­mi­te que “hay ade­más otros ver­ti­dos de los que no se tie­nen da­tos con­cre­tos so­bre los vo­lú­me­nes”.

Mien­tras el Mi­nis­te­rio pa­ra la Tran­si­ción Eco­ló­gi­ca elu­de acla­rar la ci­fra exac­ta de ma­te­rial que hay en el ver­te­de­ro, a Ru­bi­do no le sa­len las cuen­tas. Su­man­do los re­si­duos de dra­ga­dos de puer­tos ga­lle­gos que ha ido re­co­pi­lan­do es­tos años, ten­dría que ha­ber

“No es idó­neo, aca­ba­rá afec­tan­do al par­que na­cio­nal”, aler­ta el CSIC

El vo­lu­men de la mon­ta­ña sub­ma­ri­na de ma­te­ria­les no es­tá cla­ro

tres mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos, un mi­llón más que la ci­fra re­co­gi­da por el in­for­me de la Xun­ta: “¿Dón­de es­tá ese mi­llón que fal­ta? Ob­via­men­te ha vo­la­do ha­cia la ría arras­tra­do por la co­rrien­te”, de­du­ce Ru­bi­do. Y des­ta­ca que el es­tu­dio tam­bién ad­mi­te que “la co­rrien­te ma­rí­ti­ma do­mi­nan­te es de su­r­oes­te a no­res­te”, la mis­ma que in­tro­du­ce en la ría de Arou­sa las aguas oceá­ni­cas que pro­pi­cian el aflo­ra­mien­to.

El ver­te­de­ro se asien­ta en un área ma­rí­ti­ma teó­ri­ca­men­te blin­da­da por su va­lor am­bien­tal. So­lo dos mi­llas lo se­pa­ran de la fran­ja de pro­tec­ción ma­rí­ti­ma de la is­la de Sálvora y 3,2 de la de Ons, am­bas den­tro de un par­que na­cio­nal apro­ba­do en 2002, cua­tro años des­pués de que se au­to­ri­za­ra el pun­to de ver­ti­do. El lu­gar es ade­más Zo­na Es­pe­cial de Pro­tec­ción de Aves (ZEPA) y des­de 2015 in­te­gra la Red de Áreas Ma­ri­nas Pro­te­gi­das de Es­pa­ña con el am­pa­ro del con­ve­nio in­ter­na­cio­nal Os­par pa­ra sus 32 es­pe­cies pro­te­gi­das.

La nor­ma­ti­va

“Las Ad­mi­nis­tra­cio­nes de­be­rían plan­tear­se otro pun­to de ver­ti­do. El de Sálvora no es el más idó­neo, aca­ba­rá afec­tan­do al par­que na­cio­nal al ir­se ex­ten­dien­do los se­di­men­tos acu­mu­la­dos”, ad­vier­te Ri­car­do Pre­go, in­ves­ti­ga­dor en Vi­go del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Ma­ri­nas del CSIC. Pre­go ve me­nos pro­ba­ble la afec­ción a la ría de Arou­sa por la dis­tan­cia a la que es­tá, aun­que el re­co­rri­do de los se­di­men­tos de­pen­de “de la can­ti­dad del ver­ti­do y su abun­dan­cia en fan­gos”.

El cien­tí­fi­co abo­ga por rea­li­zar un es­tu­dio muy de­ta­lla­do de la ex­ten­sión y com­po­si­ción ac­tual del ver­te­de­ro sub­ma­rino. So­bre los 330.000 me­tros cú­bi­cos que se re­ti­ra­rán de la ría de Pontevedra, ad­vier­te que en esa zo­na abun­dan los fan­gos, el ma­te­rial que “más con­ta­mi­nan­tes con­cen­tra y el que se sus­pen­de con más fa­ci­li­dad”. Es­tu­dios que su equi­po de in­ves­ti­ga­ción hi­zo en esa ría en­tre 1998 y 2001 de­tec­ta­ron una pre­sen­cia de mer­cu­rio, plo­mo y co­bre que, jun­to con su por­cen­ta­je en fi­nos y car­bono or­gá­ni­co, im­pe­di­ría ver­ter ese ma­te­rial al mar en Sálvora, se­gún la le­gis­la­ción. “Tie­nen que ha­cer nue­vos aná­li­sis y ser pru­den­tes al re­mo­ver esos fan­gos: las ca­pas an­ti­guas, más pro­fun­das en el se­di­men­to, son las más con­ta­mi­nan­tes”.

La nor­ma­ti­va de ges­tión del ma­te­rial de dra­ga­do per­mi­te des­ha­cer­se de es­tos re­si­duos en zo­nas pro­te­gi­das “que es­tén his­tó­ri­ca o tra­di­cio­nal­men­te au­to­ri­za­das”, siem­pre que se jus­ti­fi­que “que los ver­ti­dos rea­li­za­dos con an­te­rio­ri­dad no han te­ni­do efec­tos ne­ga­ti­vos sig­ni­fi­ca­ti­vos so­bre la ca­li­dad del me­dio ma­rino u otros usos le­gí­ti­mos del mar”. En la tra­mi­ta­ción del úl­ti­mo co­no­ci­do en la zo­na, el de 2016 en Moa­ña, la Xun­ta in­cor­po­ró un es­tu­dio de dis­per­sión de se­di­men­tos que des­car­ta­ba da­ños.

El Mi­nis­te­rio pa­ra la Tran­si­ción Eco­ló­gi­ca de­fien­de que la com­pa­ti­bi­li­dad de los de­pó­si­tos con la con­ser­va­ción del área ma­ri­na pro­te­gi­da de las Rías Bai­xas se de­be ana­li­zar “ca­so a ca­so” es­tu­dian­do las ca­rac­te­rís­ti­cas del ma­te­rial, que “no pue­de lle­var car­ga con­ta­mi­nan­te re­le­van­te”. Y aña­de que es­tá tra­mi­tan­do un de­cre­to que “obli­ga a ha­cer aná­li­sis de los es­pa­cios pro­te­gi­dos que hay en el en­torno” y que “ga­ran­ti­za el ma­yor ri­gor po­si­ble (que an­tes no es­ta­ba tan pro­to­co­li­za­do) pa­ra con­tro­lar” esos ver­ti­dos.

En el par­que na­cio­nal, se­gún la Con­se­lle­ría de Me­dio Am­bien­te, no se ha de­tec­ta­do nin­gu­na pre­sen­cia de lo­dos del ver­te­de­ro. Por su par­te, la Con­se­lle­ría do Mar, el de­par­ta­men­to que eje­cu­ta los dra­ga­dos por­tua­rios, de­fien­de con uñas y dien­tes el uso de es­te pun­to. Ase­gu­ra que el ma­te­rial que se ex­trae­rá del río Lé­rez es “ino­cuo” y ha ad­ver­ti­do de que si se eli­mi­na el de­pó­si­to de Sálvora se pa­ra­li­za­rá el dra­ga­do pro­yec­ta­do en 50 puer­tos ga­lle­gos.

/ ÓS­CAR CORRAL

Vis­ta de la lí­nea de cos­ta jun­to a la is­la de Sálvora, al fon­do Ri­bei­ra, en A Co­ru­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.