La ópe­ra bajo la lu­pa del Me Too

Las acu­sa­cio­nes con­tra Plá­ci­do Do­min­go lle­gan tras los ca­sos de otras cua­tro gran­des fi­gu­ras de la clá­si­ca des­de 2017

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - T. KOCH / P. ÁL­VA­REZ,

Plá­ci­do Do­min­go es­tá acos­tum­bra­do a que los fo­cos apun­ten ha­cia él. Pe­ro, es­ta vez, pue­de que el tenor es­pa­ñol afron­te el pa­pel más di­fí­cil de su vi­da: nue­ve mu­je­res —so­lo una con nom­bre y ape­lli­dos— le acu­san de aco­so se­xual y la Ópe­ra de Los Án­ge­les, de la que es di­rec­tor ge­ne­ral y don­de se pro­du­je­ron pre­sun­ta­men­te al­gu­nos he­chos de­nun­cia­dos, pro­me­te in­ves­ti­gar­le. El ca­so no tie­ne re­co­rri­do po­li­cial ni ju­di­cial, al me­nos de mo­men­to, pe­ro sí ha subido al es­ce­na­rio un de­ba­te: ¿ha lle­ga­do a la ópe­ra el mo­vi­mien­to Me Too?

“Hay mu­cho ca­lla­do en la mú­si­ca. So­lo aho­ra em­pie­za a sa­lir”, afir­ma Pi­lar Rius, pre­si­den­ta de la aso­cia­ción Mu­je­res en la Mú­si­ca. Des­de 2017, las acu­sa­cio­nes de aco­so o abu­so han sal­pi­ca­do a va­rias es­tre­llas del gé­ne­ro clá­si­co. An­tes de Do­min­go, en el ojo del hu­ra­cán es­tu­vo el con­cer­tino Wi­lliam Preu­cil, des­pe­di­do en oc­tu­bre de 2018 por la Or­ques­ta de Cle­ve­land. Pri­me­ro, el con­jun­to le sus­pen­dió, tras las de­nun­cias re­ve­la­das por The Washington Post. Cuan­do una in­ves­ti­ga­ción del des­pa­cho de abo­ga­dos De­be­voi­se y Plim­pton con­clu­yó que 11 mu­je­res ha­bían re­la­ta­do his­to­rias “creí­bles”, la or­ques­ta pres­cin­dió de Preu­cil. Y es­te se su­mó a Da­nie­le Gat­ti, Ja­mes Le­vi­ne o Char­les Du­toit, di­rec­to­res acu­sa­dos por va­rias víc­ti­mas y ce­sa­dos por sus or­ques­tas.

Hay, eso sí, di­fe­ren­cias: Gat­ti, des­pe­di­do por el Con­cert­ge­bouw de Áms­ter­dam, se dis­cul­pó de in­me­dia­to, a la vez que se­ña­ló que creía que to­do ha­bía si­do “co­rres­pon­di­do”. Du­toit al­can­zó un acuer­do con la Ro­yal Phi­lar­mo­nic Orchestra de Londres pa­ra de­jar de co­la­bo­rar, des­pués de las acu­sa­cio­nes de tres can­tan­tes y una ins­tru­men­tis­ta. Le­vi­ne, en cam­bio, re­cha­zó las de­nun­cias y de­man­dó a la Ópe­ra Metropolit­ana de Nue­va York por des­pe­dir­le. La or­ga­ni­za­ción tam­bién le lle­vó a los tri­bu­na­les, tras un in­for­me po­li­cial so­bre un pre­sun­to abu­so a un jo­ven de 15 años y su pro­pia in­ves­ti­ga­ción. Ha­ce una se­ma­na am­bos ce­rra­ron un acuer­do ju­di­cial. Do­min­go, por aho­ra, ha res­pon­di­do en un co­mu­ni­ca­do. “Es do­lo­ro­so oír que he po­di­do mo­les­tar a al­guien”, di­jo el tenor. “Las reglas y va­lo­res por los que hoy nos medimos y de­be­mos me­dir­nos son dis­tin­tos de có­mo eran en el pa­sa­do”, se­ña­ló.

Por un la­do, los dis­tin­tos ca­sos apun­tan en una di­rec­ción: la im­pu­ni­dad pa­re­ce en­ca­mi­nar­se a su fin tam­bién pa­ra las al­tas es­fe­ras de la clá­si­ca. No hay da­tos su­fi­cien­tes pa­ra dis­cer­nir si es un te­rreno es­pe­cial­men­te fér­til pa­ra el aco­so o no. “Los mun­dos de la ópe­ra y la clá­si­ca, co­mo sec­to­res que son de nues­tra so­cie­dad, no es­ca­pan de las la­cras que en­som­bre­cen y las­tran el avan­ce igua­li­ta­rio de la hu­ma­ni­dad”, ana­li­za Lu­cía Ma­rín, una de las po­cas mu­je­res es­pa­ño­las que lle­va la ba­tu­ta.

Hay tres ejes so­bre los que se apo­ya el aco­so se­xual en el tra­ba­jo: un con­tex­to de vio­len­cia so­bre la mu­jer, un en­torno la­bo­ral se­xis­ta o un mar­co de abu­so de po­der. “El aco­sa­dor se apro­ve­cha de una do­ble ven­ta­ja: la que le pro­por­cio­na ser je­fe —y que de él de­pen­dan la con­ti­nui­dad en la em­pre­sa de la víc­ti­ma, su suel­do y su pro­mo­ción— y la que ema­na de su gé­ne­ro”, di­ce la encuesta El aco­so se­xual a las mu­je­res en el ám­bi­to la­bo­ral, rea­li­za­da en 2006 por el Ins­ti­tu­to de la Mu­jer.

“En la ópe­ra, co­mo en la uni­ver­si­dad, se mez­clan el ma­chis­mo y una es­truc­tu­ra ce­rra­da”, se­ña­la En­car­na Bo­de­lón, pro­fe­so­ra de Fi­lo­so­fía del De­re­cho en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na es­pe­cia­li­za­da en es­tu­dios de gé­ne­ro. “Son mun­dos opa­cos en los que es di­fí­cil la denuncia”, aña­de. Es­ta experta con­si­de­ra que, con el Me Too o el 8-M, las de­nun­cias pros­pe­ran pe­ro “so­bre to­do en em­pre­sas don­de los sin­di­ca­tos tie­nen re­pre­sen­ta­ti­vi­dad”. Pe­ro el sec­tor cul­tu­ral se ca­rac­te­ri­za por la fal­ta de es­ta­bi­li­dad la­bo­ral.

Una encuesta de 2018 de la So­cie­dad In­cor­po­ra­da de Mú­si­cos (ISM) de Reino Uni­do con­cluía que el 60% de unos 600 mú­si­cos en­tre­vis­ta­dos ha­bía su­fri­do aco­so se­xual y el 6% una vio­la­ción. Por com­pa­rar, una encuesta de Me­tros­co­pia pa­ra EL PAÍS, de mar­zo de 2018, se­ña­la­ba que un 32% de es­pa­ño­las se ha sen­ti­do aco­sa­da se­xual­men­te al me­nos una vez. El por­cen­ta­je as­cen­día al 47% en­tre los 18 y los 34 años.

En el es­tu­dio de ISM, el 77% no ha­bía de­nun­cia­do. Fren­te a ello, en el in­for­me del Ins­ti­tu­to de la Mu­jer, más del 80% de las afec­ta­das por aco­so gra­ve o muy gra­ve de­cla­ró que no ha­bía he­cho na­da, tam­po­co de­nun­ciar. Las en­cues­ta­das de ISM, en su gran ma­yo­ría tra­ba­ja­do­ras au­tó­no­mas, se­ña­la­ron que el agre­sor más ha­bi­tual era un com­pa­ñe­ro del mis­mo ni­vel; un 14% apun­ta­ba a los di­rec­to­res de or­ques­ta.

“La re­la­ción en­tre la ba­tu­ta y el pe­ne es más po­de­ro­sa de lo que mu­chos maes­tros es­ta­rían dis­pues­tos a ad­mi­tir”, es­cri­bía en enero de 2018 Nor­man Le­brecht, uno de los crí­ti­cos de ópe­ra más in­flu­yen­tes del mun­do. Y agre­ga­ba: “Los abusos de po­der en la mú­si­ca son ru­ti­na, ya que to­da la au­to­ri­dad pro­ce­de de un hom­bre­ci­to con un pe­que­ño bas­tón. Es ra­ro que esa au­to­ri­dad sea cues­tio­na­da y aún más ra­ro que quien la desafíe so­bre­vi­va”.

Pi­lar Rius am­plía el fo­co: “Hay vio­len­cias evi­den­tes, pe­ro, ¿có­mo reac­cio­na una crea­do­ra an­te un di­rec­tor que le cuen­ta su di­vor­cio y aña­de que es­tá muy a gus­to con ella? ¿O uno que ame­na­za con en­car­gar­se de que no to­que al día si­guien­te —o nun­ca más—?”

Tras la pu­bli­ca­ción de las de­nun­cias con­tra Do­min­go, ar­tis­tas co­mo Ain­hoa Arte­ta o Pa­lo­ma San Ba­si­lio, han sa­li­do a de­fen­der al tenor. “Ja­más se pue­de sa­ber qué ha pa­sa­do en la in­ti­mi­dad de una per­so­na”, con­si­de­ra Bo­de­lón. “Es im­po­si­ble juz­gar la vi­da pri­va­da des­de el ám­bi­to de la pú­bli­ca. Es en los tri­bu­na­les don­de se tie­ne que ver”.

“Es un mun­do opa­co en el que es di­fí­cil de­nun­ciar”, di­ce una experta en gé­ne­ro

“Los abusos de po­der en la mú­si­ca son ru­ti­na”, es­cri­bía un crí­ti­co

/ RO­BER­TO SE­RRA (GETTY) / GEORG HOCHMUTH (AFP)

Da­nie­le Gat­ti y Plá­ci­do Do­min­go, du­ran­te sen­das ac­tua­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.