His­to­rias de per­di­ción

‘The Hou­se of the Ri­sing Sun’, de los Ani­mals, es un ca­so ejem­plar del mú­si­co lis­to que des­plu­ma a sus com­pa­ñe­ros con la com­pli­ci­dad del ne­go­cio

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - DIE­GO A. MAN­RI­QUE

Lo cuen­ta Ch­ris­top­her Hit­chens en sus me­mo­rias, Hitch-22. Si­tua­ción: no­che de ve­rano en Ba­lliol, su ex­clu­si­vo co­lle­ge de Ox­ford. Se ha re­la­ja­do la dis­ci­pli­na, y el di­rec­tor per­mi­te que un con­jun­to for­ma­do por alum­nos ac­túe en el cam­po de crí­quet. To­do va plá­ci­da­men­te has­ta que to­can una ver­sión “bas­tan­te po­ten­te” de The Hou­se of the Ri­sing Sun, el éxi­to de los Ani­mals. Así des­cri­be el fu­tu­ro po­le­mis­ta lo que ocu­rrió: “De re­pen­te, fui­mos in­va­di­dos por una mul­ti­tud de chi­cos (e in­clu­so chi­cas) de los al­re­de­do­res. Cru­za­ron unos lí­mi­tes so­cia­les y geo­grá­fi­cos que nun­ca ha­bían trans­gre­di­do, des­cu­brien­do que era de­li­cio­sa­men­te sen­ci­llo. De to­dos mo­dos, se com­por­ta­ron con edu­ca­ción y cu­rio­si­dad; has­ta mis peo­res con­tem­po­rá­neos reac­cio­na­ron con cor­te­sía y to­le­ran­cia. Hu­bo cier­ta con­fra­ter­ni­za­ción has­ta que las au­to­ri­da­des del co­lle­ge vie­ron lo que po­día pa­sar y cor­ta­ron la elec­tri­ci­dad a los ins­tru­men­tos. So­lo en­ton­ces, ya de­ma­sia­do tar­de, apa­re­ció la po­li­cía”.

Hit­chens, em­pa­pa­do de cul­tu­ra gre­co­la­ti­na, ima­gi­nó que se re­pe­tía el epi­so­dio de Or­feo con su lira, aman­san­do a las fie­ras del bos­que. “Fue un tiem­po des­pués cuan­do pen­sé: no, idio­ta, lo que vis­te y oís­te fue el co­mien­zo de los se­sen­ta”.

El mun­do al re­vés: los ca­cho­rros de la clase do­mi­nan­te imi­tan­do a mú­si­cos pro­le­ta­rios. Los Ani­mals ve­nían de New­castle, una de tan­tas ciu­da­des nor­te­ñas don­de la Re­vo­lu­ción in­dus­trial ya era ar­queo­lo­gía ur­ba­na. Su vo­ca­lis­ta, Eric Bur­don, re­cor­da­ba ha­ber cre­ci­do vien­do las oxi­da­das grúas del río Ty­ne co­mo in­ti­mi­dan­tes cria­tu­ras prehis­tó­ri­cas. The Ani­mals per­te­ne­cían a una ge­ne­ra­ción apa­sio­na­da por la mú­si­ca afro­ame­ri­ca­na, pe­ro tam­bién abier­ta al folk he­cho con gui­ta­rra de pa­lo. Del pri­mer ele­pé de Bob Dy­lan sa­ca­ron las ca­ras a de sus pri­me­ros lan­za­mien­tos: Baby Let Me Fo­llow You Down y The Hou­se of the Ri­sing Sun. Am­bas fue­ron ra­di­cal­men­te trans­for­ma­das. Mien­tras la pri­me­ra era pu­ro rit­mo lú­bri­co, la se­gun­da al­can­zó una ra­ra gran­de­za: la amar­ga crónica en pri­me­ra per­so­na del eclip­se de un tahúr al­cohó­li­co, des­gra­na­da en­tre ar­pe­gios de gui­ta­rra y un so­lem­ne ór­gano Vox.

Apar­te de la elec­tri­fi­ca­ción, la no­ve­dad es el pro­ta­go­nis­ta: so­lía can­tar­se des­de el pun­to de vis­ta de una pros­ti­tu­ta, que la­men­ta sus años per­di­dos en un bur­del de Nue­va Or­leans, su­pues­ta­men­te co­no­ci­do co­mo La Ca­sa del Sol Na­cien­te.

Hu­bo ma­gia: se gra­bó en una so­la

/ GETTY

Alan Pri­ce (sen­ta­do a la iz­quier­da), Eric Bur­don (a su la­do) y el res­to de The Ani­mals ce­le­bran el nú­me­ro uno de la can­ción, el 4 de ju­lio de 1964.

El dis­co de Dy­lan que in­clu­ye Hou­se of the Ri­sing Sun. The

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.