Los nu­ba­rro­nes eco­nó­mi­cos arras­tran las Bol­sas y lle­van al Ibex a su mí­ni­mo anual

Los in­ver­so­res se re­fu­gian en el mer­ca­do de bo­nos y las pér­di­das lle­gan a Nue­va York, que vi­ve una de las peo­res jor­na­das del año

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO - C. DEL­GA­DO / L. DONCEL,

da­to mar­ca de­fi­ni­ti­va­men­te el fin de una dé­ca­da do­ra­da”, au­gu­ró Cars­ten Br­zes­ki, eco­no­mis­ta je­fe de ING.

El pa­sa­do fe­bre­ro, Ale­ma­nia ya evi­tó la re­ce­sión por la mí­ni­ma, al es­tan­car­se en el cuar­to tri­mes­tre de 2018 en un 0,0% tras per­der dos dé­ci­mas en el tri­mes­tre an­te­rior. Se con­si­de­ra re­ce­sión téc­ni­ca cuan­do el PIB acu­mu­la ba­ja­das du­ran­te dos tri­mes­tres con­se­cu­ti­vos. De ahí que ha­ya que es­pe­rar a los da­tos del pe­rio­do ju­lio-sep­tiem­bre pa­ra sa­ber si aho­ra cae en una.

Mar­tin Wans­le­ben, di­rec­tor de la aso­cia­ción de cá­ma­ras de co­mer­cio e in­dus­tria (DIHK), des­cri­bió ayer un es­ta­do de áni­mo em­pre­sa­rial en ho­ras ba­jas. “En nues­tras en­cues­tas, las em­pre­sas re­fle­jan un pa­no­ra­ma som­brío. Las ex­pec­ta­ti­vas de ne­go­cio dis­mi­nu­yen en to­dos los sec­to­res y en el ca­so de la ac­ti­vi­dad ex­te­rior las ex­pec­ta­ti­vas no ha­bían si­do tan ba­jas en 10 años”.

Es­tí­mu­lo pú­bli­co

La can­ci­ller An­ge­la Mer­kel en­ca­ra así la rec­ta fi­nal de su man­da­to con un re­to ma­yor en­tre ma­nos. Los pro­ble­mas pa­re­cen ha­ber lle­ga­do pa­ra que­dar­se. La con­fian­za del con­su­mi­dor, otro de los in­di­ca­do­res que dan se­ña­les so­bre ese di­fu­so en­te que es el sen­ti­mien­to del mer­ca­do, lle­va tres me­ses a la ba­ja.

Y mien­tras se re­cru­de­ce el cho­que en­tre EE UU y Chi­na, y la UE y el Reino Uni­do pa­re­cen más dis­tan­tes que nun­ca a cuen­ta del Bre­xit, las vo­ces que re­cla­man a Ale­ma­nia que apar­que de una vez la aus­te­ri­dad e in­yec­te es­tí­mu­los pú­bli­cos a su eco­no­mía en sec­to­res co­mo in­fraes­truc­tu­ras, edu­ca­ción o ener­gías re­no­va­bles son cre­cien­tes. In­clu­so Mer­kel abrió tí­mi­da­men­te la puer­ta a esa po­si­bi­li­dad, tan­tas ve­ces pos­pues­ta co­mo re­cla­ma­da des­de ins­tan­cias eco­nó­mi­cas co­mo el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal o el BCE. “Es ver­dad que afron­ta­mos una fa­se di­fí­cil. Reac­cio­na­re­mos se­gún la si­tua­ción”, afir­mó críp­ti­ca el pa­sa­do mar­tes en un ac­to en Stral­sund, al nor­te del país.

Pe­se a las ma­las ci­fras, que de­jan el cre­ci­mien­to in­ter­anual en un pí­rri­co 0,4% —el Go­bierno es­pe­ra que sea del 0,5% en el con­jun­to del año—, Ale­ma­nia cuen­ta, a prio­ri, con un am­plio mar­gen de ma­nio­bra de­bi­do a un en­deu­da­mien­to mu­cho me­nos pro­nun­cia­do que el res­to de so­cios y la po­si­bi­li­dad de fi­nan­ciar­se a ti­pos de in­te­rés ex­tre­ma­da­men­te ba­jos o in­clu­so ne­ga­ti­vos.

Pe­ro pue­de no ser la úni­ca per­ju­di­ca­da. Fue­ra de sus fron­te­ras, el brus­co pa­rón de su eco­no­mía pue­de te­ner un efec­to arras­tre pa­ra paí­ses co­mo Es­pa­ña, que di­ri­ge ha­cia allí en torno al 10% de sus ex­por­ta­cio­nes. “Las pers­pec­ti­vas pa­ra el ter­cer tri­mes­tre por aho­ra no apun­tan a una me­jo­ra y es po­si­ble que vea­mos a Ale­ma­nia en­tran­do en re­ce­sión. Y aun­que no fue­ra así, el cre­ci­mien­to se­rá pro­ba­ble­men­te muy flo­jo, con lo que va a se­guir arras­tran­do ha­cia aba­jo la ac­ti­vi­dad de to­da la zo­na eu­ro. El ma­yor ries­go aho­ra es que la de­bi­li­dad del sec­tor in­dus­trial se ex­tien­da al sec­tor ser­vi­cios, que es el que es­tá so­por­tan­do el cre­ci­mien­to en Eu­ro­pa”, apun­ta Án­gel Ta­la­ve­ra, de Ox­ford Eco­no­mics. Las Bol­sas eu­ro­peas tiem­blan an­te las se­ña­les de de­bi­li­dad eco­nó­mi­ca. Las es­ta­dou­ni­den­ses se han ins­ta­la­do en las tur­bu­len­cias por el pul­so co­mer­cial en­tre Do­nald Trump y Chi­na. Ale­ma­nia pu­bli­có ayer el da­to que los ana­lis­tas ya an­ti­ci­pa­ban: una caí­da de su PIB del 0,1% en el se­gun­do tri­mes­tre del año. La pri­me­ra eco­no­mía de la eu­ro­zo­na bor­dea así la re­ce­sión. La res­pues­ta en los mer­ca­dos fue in­me­dia­ta. El Ibex 35, el se­lec­ti­vo más re­pre­sen­ta­ti­vo de la Bol­sa es­pa­ño­la, ba­jó un 1,98%. Se que­dó en los 8.522,7 pun­tos, su mí­ni­mo anual. Ade­más, el ba­ta­ca­zo de ayer es una go­ta más en un va­so re­bo­san­te de ma­las jor­na­das y arras­tró al Ibex a pér­di­das anua­les: aho­ra co­ti­za un 0,2% por de­ba­jo del arran­que del año.

Los mer­ca­dos es­ta­dou­ni­den­ses tam­bién en­tra­ron en ba­rre­na. Pe­se a que el mar­tes ha­bían dis­fru­ta­do de una jor­na­da po­si­ti­va des­pués de que Do­nald Trump re­tra­sa­ra al­gu­nos de los aran­ce­les pa­ra Chi­na, ayer vol­vie­ron las pér­di­das, acer­cán­do­se a uno de los peo­res días del año. A dos ho­ras del cie­rre, al otro la­do del Atlán­ti­co el S&P ba­ja­ba el 2,43% y el Dow Jo­nes, el 2,37%. El Nasdaq se de­ja­ba el 2,94%.

El res­to de gran­des pla­zas eu­ro­peas tam­bién se ti­ñe­ron de ro­jo. Al­gu­nas in­clu­so más os­cu­ro que la Bol­sa es­pa­ño­la: el con­glo­me­ra­do eu­ro­peo Eu­ros­toxx se de­jó el 2,04%; el par­qué de Fránc­fort ba­jó el 2,19%; Mi­lán, el más afec­ta­do, per­dió más del 2,5%; Pa­rís, el 2%; y Londres amor­ti­guó la ba­ja­da a cer­ca del 1,4%.

Las con­se­cuen­cias de las ma­las no­ti­cias en Ale­ma­nia no se li­mi­ta­ron a las Bol­sas. Los in­ver­so­res, co­mo ya ocu­rrió la se­ma­na pa­sa­da tras las ten­sio­nes pro­ta­go­ni­za­das por el yuan, se re­fu­gia­ron en el mer­ca­do de deu­da, con­si­de­ra­do co­mo uno de los más se­gu­ros. Con es­te mo­vi­mien­to, lle­va­ron las ren­ta­bi­li­da­des del bono de Ale­ma­nia y EE UU a mí­ni­mos. El bund ale­mán ya ofre­ce un in­te­rés del -0,65%. Fran­cia tam­bién ahon­da es­te ca­mino de deu­da con in­tere­ses ne­ga­ti­vos. Y

co­mo JP Mor­gan, UBS y Bank of Ame­ri­ca Me­rrill Lynch re­ba­ja­ran el pre­cio ob­je­ti­vo de la ac­ción y aler­ta­ran de los ries­gos que se cier­nen so­bre el ne­go­cio na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal de la em­pre­sa que pre­si­de Jo­sé María Ál­va­rez-Pa­lle­te.

En lo que va de año, pier­de más del 16% de su va­lor y su ca­pi­ta­li­za­ción en Bol­sa es de 31.000 mi­llo­nes de eu­ros, 10.000 mi­llo­nes me­nos que cuan­do ter­mi­nó el ejer­ci­cio de 2017. To­do el sec­tor de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes se es­tá vien­do muy cas­ti­ga­do, y en el ca­so de la es­pa­ño­la se su­ma la fuer­te apues­ta por el fút­bol, la ex­po­si­ción en Ar­gen­ti­na, con el pe­so en pi­ca­do, y el Reino Uni­do, al bor­de del Bre­xit du­ro. el bono del Reino Uni­do a 10 años ca­yó cin­co pun­tos, al 0,44%. El ren­di­mien­to del bono es­pa­ñol ca­yó al 0,14%, con la pri­ma de ries­go en 79 pun­tos bá­si­cos.

Ade­más, los ana­lis­tas pres­ta­ron es­pe­cial aten­ción a un fe­nó­meno que se pro­du­jo en los mer­ca­dos de deu­da de EE UU y del Reino Uni­do. La in­ver­sión de la cur­va de deu­da de am­bos paí­ses —es­to quie­re de­cir que se pro­du­ce la ano­ma­lía de que en el mer­ca­do se­cun­da­rio se pa­gan ma­yo­res in­tere­ses por la deu­da a cor­to pla­zo que por la de lar­go— anun­cia ma­los tiem­pos pa­ra la eco­no­mía. En otras oca­sio­nes, es­te fe­nó­meno ha ser­vi­do pa­ra pre­sa­giar una re­ce­sión, aun­que al­gu­nos eco­no­mis­tas in­sis­ten en que es­te in­di­ca­dor ha per­di­do va­li­dez a la ho­ra de anun­ciar cam­bios de ten­den­cia en la eco­no­mía. Pe­se a las du­das so­bre su sig­ni­fi­ca­do real, los in­ver­so­res se fi­jan en que tan­to en EE UU co­mo en el Reino Uni­do ya se ha pro­du­ci­do la te­mi­da in­ver­sión de la cur­va de deu­da. En el ca­so es­ta­dou­ni­den­se, es la pri­me­ra vez que pa­sa des­de 2007, jus­to an­tes de que es­ta­lla­ra la Gran Re­ce­sión.

La eco­no­mía ale­ma­na fla­quea por la ame­na­za de un Bre­xit a las bra­vas ca­da vez más cer­cano, el con­ta­gio de la gue­rra co­mer­cial que man­tie­nen EE UU y Chi­na y una in­dus­tria del au­to­mó­vil que pa­sa por mo­men­tos muy com­pli­ca­dos. La caí­da en la pro­duc­ción de co­ches de los dos úl­ti­mos años so­lo pue­de com­pa­rar­se a la que el sec­tor ex­pe­ri­men­tó du­ran­te la cri­sis de 2008.

A los pro­ble­mas de la ma­yor eco­no­mía de la eu­ro­zo­na se unió la ines­ta­bi­li­dad en Ita­lia. El Se­na­do de es­te país, con los vo­tos del Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas y del Par­ti­do De­mó­cra­ta, tum­bó el mar­tes la pro­pues­ta pre­sen­ta­da por el lí­der de la Li­ga, Mat­teo Sal­vi­ni. El vi­ce­pre­si­den­te y mi­nis­tro del In­te­rior pre­ten­día de­ba­tir el mar­tes la mo­ción de cen­su­ra que pre­sen­ta­ron la se­ma­na pa­sa­da con­tra el pri­mer mi­nis­tro Giu­sep­pe Con­te. No se vo­ta por aho­ra, pe­ro que­da cla­ro que Sal­vi­ni bus­ca di­na­mi­tar la coa­li­ción de Go­bierno lo an­tes po­si­ble.

Du­das en Ar­gen­ti­na

A la Bol­sa es­pa­ño­la, ade­más, se le aña­de un ele­men­to ex­tra de in­cer­ti­dum­bre res­pec­to a los mer­ca­dos ve­ci­nos: Ar­gen­ti­na. La vic­to­ria del can­di­da­to pe­ro­nis­ta en las pri­ma­rias, Al­ber­to Fer­nán­dez, ge­ne­ró mie­do en los mer­ca­dos, el des­plo­me del pe­so y el hun­di­mien­to de sus bo­nos. Y es­to ha­ce que las com­pa­ñías es­pa­ño­las más ex­pues­tas a in­ver­sio­nes en Ar­gen­ti­na —Te­le­fó­ni­ca, BBVA y San­tan­der so­bre to­do— tam­bién su­fran.

Ca­si to­dos los va­lo­res ca­ye­ron. Los ban­cos y las em­pre­sas de ma­te­rias pri­mas en­ca­be­za­ron las ba­ja­das, pe­ro los ba­ta­ca­zos se pro­du­je­ron en ca­si to­dos los sec­to­res. Li­de­ró Ar­ce­lor las pér­di­das, con el 7,7%. En­ce ba­jó el 4% y Ace­ri­nox, el 3,77%. Los ban­cos vol­vie­ron a ver­se du­ra­men­te gol­pea­dos, con caí­das de to­dos, en es­pe­cial, Ban­kia (-5%), Ban­kin­ter (-4,8%) y Sa­ba­dell (-4,8%). San­tan­der ba­jó el 3,38%. BBVA, más del 2,5%. Te­le­fó­ni­ca ca­yó otro 4,2% y per­dió in­clu­so los seis eu­ros por ac­ción. Má­smó­vil re­tro­ce­dió el 4,1%. IAG, más del 3,7%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.