“Ha ha­bi­do suer­te”

El País (País Vasco) - - OBITUARIOS - BE­LÉN GO­PE­GUI

Fue un re­fe­ren­te pa­ra mu­chas per­so­nas jó­ve­nes en aquel país os­cu­ro

Ima­gino a mi pa­dre con­mo­vi­do an­te las de­ce­nas de ar­tícu­los que se han es­cri­to con mo­ti­vo de su muer­te y, al mis­mo tiem­po, en­vuel­to en ese sano y afa­ble es­cep­ti­cis­mo con que con­tem­pla­ba la vi­da y tam­bién la cien­cia que ama­ba.

Los su­ce­si­vos tra­ba­jos que Luis Ruiz de Go­pe­gui (1929-2019) desem­pe­ñó le pro­por­cio­na­ron una pro­yec­ción me­diá­ti­ca im­por­tan­te y le con­vir­tie­ron en un re­fe­ren­te pa­ra mu­chas per­so­nas jó­ve­nes que, en aquel país os­cu­ro, en­con­tra­ban la po­si­bi­li­dad de una co­ne­xión real con la ex­plo­ra­ción del cos­mos. Él es­tu­vo en la es­ta­ción de se­gui­mien­to es­pa­cial de Fres­ne­di­llas-Na­va­la­ga­me­lla du­ran­te las ho­ras cru­cia­les de la lle­ga­da del Apolo XI a la su­per­fi­cie lu­nar y si­guió el res­to de mi­sio­nes Apolo que lle­va­ron a diez per­so­nas más, jun­to con Arms­trong y Al­drin, a pi­sar la Lu­na. Luis, creo que es un he­cho, nun­ca se va­na­glo­rió de ha­ber ocu­pa­do ese lu­gar pues lo con­si­de­ra­ba fru­to de un azar fa­vo­ra­ble. Tam­po­co ocul­ta­ba, por ejem­plo, con res­pec­to a la be­ca ob­te­ni­da en 1956 pa­ra ha­cer un más­ter en Stan­ford, que so­lo se ha­bían pre­sen­ta­do cua­tro so­li­ci­tu­des pa­ra tres pla­zas. Lo con­ta­ba di­ver­ti­do pe­ro tam­bién muy preo­cu­pa­do por los pro­ble­mas de quie­nes, al con­tra­rio que él, no pue­den desa­rro­llar sus fa­cul­ta­des por­que no tie­nen los me­dios pa­ra ha­cer­lo.

Par­ti­ci­pó des­de pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad en otros mu­chos pro­gra­mas es­pa­cia­les, la mi­sión Apolo-So­yuz, los diez pri­me­ros vue­los del trans­bor­da­dor es­pa­cial o el pro­yec­to Sky­lab. So­lía des­ta­car la im­por­tan­cia del Apolo X, cu­yo mó­du­lo lu­nar per­dió el con­trol, em­pe­zó a dar tum­bos y es­tu­vo a pun­to de es­tre­llar­se. “Si eso hu­bie­ra ocu­rri­do”, de­cía, “la his­to­ria de los via­jes tri­pu­la­dos hu­bie­ra si­do qui­zá muy dis­tin­ta”. Re­cor­da­ba la fe­li­ci­dad con que vi­vió el mo­men­to en que por fin los as­tro­nau­tas del Apolo XIII ca­ye­ron sa­nos y sal­vos al agua. Le emo­cio­na­ba el pa­pel de la es­ta­ción de Ro­ble­do en el lan­za­mien­to del pri­mer trans­bor­da­dor es­pa­cial: tras un co­mien­zo pro­ble­má­ti­co, las dos es­ta­cio­nes de se­gui­mien­to an­te­rio­res, Ken­nedy y Ber­mu­das, no ha­bían lo­gra­do de­ter­mi­nar si la ve­lo­ci­dad al­can­za­da era su­fi­cien­te pa­ra en­trar en ór­bi­ta y Ma­drid lo con­si­guió. Le gus­ta­ba re­co­ger la ex­pe­rien­cia de aque­lla eta­pa en anéc­do­tas que ex­po­nía con ame­ni­dad; así sub­ra­ya­ba de nue­vo el azar, el asom­bro y la gra­ti­tud por vi­vir y po­der par­ti­ci­par en pro­yec­tos más gran­des que uno mis­mo. Du­ran­te mu­chos años in­ter­vino en de­ba­tes so­bre el te­ma de la in­te­li­gen­cia ex­tra­te­rres­tre del la­do de quie­nes, aun con­tem­plan­do la po­si­bi­li­dad de que esa in­te­li­gen­cia exis­tie­ra, po­nían en du­da que se pu­die­ra en­ta­blar con­tac­to con ella, por la dis­tan­cia y por la es­ca­sa pro­ba­bi­li­dad de coin­ci­dir en el tiem­po y de en­con­trar có­di­gos co­mu­nes. Co­mo a Epic­te­to, por su cua­li­dad de hom­bre ra­zo­na­ble le ha­cían su­frir a ve­ces los ar­gu­men­tos dis­pa­ra­ta­dos de quie­nes ase­gu­ra­ban ha­ber vis­to pla­ti­llos vo­lan­tes.

Su vi­da per­so­nal, si es que pue­de se­pa­rar­se, fue más di­fí­cil que la pro­fe­sio­nal: su hi­ja Mi­riam, de­bi­do a la fal­ta de oxí­geno du­ran­te el par­to, na­ció con pa­rá­li­sis ce­re­bral se­ve­ra. No po­día ha­blar ni mo­ver­se, pe­ro po­día reír y llo­rar, vi­vió vein­ti­séis años y mi pa­dre evo­ca­ba a me­nu­do có­mo se reía a car­ca­ja­das, com­ple­ta­men­te re­la­ja­da, cuan­do él ha­bla­ba por te­lé­fono en in­glés con sus co­le­gas de la NA­SA. Acom­pa­ña­do siem­pre por mi ma­dre, Mar­ga­ri­ta Du­rán, ad­mi­ró su lu­cha en fa­vor de los de­re­chos hu­ma­nos des­de dis­tin­tos fren­tes. La per­di­mos en enero de 2015.

Luis Ruiz de Go­pe­gui [fa­lle­ci­do el día 7 en Ma­drid a los 90 años] es­cri­bió mu­chos li­bros. Dis­fru­ta­ba con la di­vul­ga­ción, for­ma­ba par­te de su cor­dia­li­dad el em­pe­ño en ex­pli­car bien las co­sas y en en­con­trar los ejem­plos que per­mi­tie­ran ima­gi­nar y com­pren­der: Hom­bres en el es­pa­cio, Men­sa­je­ros cós­mi­cos, Ex­tra­te­rres­tres, ¿mi­to o reali­dad? o Rum­bo al cos­mos son al­gu­nos de sus li­bros de di­vul­ga­ción jun­to con, pa­ra ni­ñas y ni­ños, El blog de la ver­dad ex­tra­or­di­na­ria. Quie­ro ha­cer una men­ción es­pe­cial a sus his­to­rias de fic­ción, por­que en ellas pa­re­cía que­rer co­rre­gir de al­gún mo­do la reali­dad in­cle­men­te, así ocu­rría en el fi­nal alen­ta­dor de su Re­gre­so a la Lu­na, o al ha­cer que unos ni­ños pu­die­ran via­jar so­los y de ma­ne­ra creí­ble al es­pa­cio en Seis ni­ños en Mar­te, o al in­ven­tar al ex­tra­te­rres­tre más ve­ro­sí­mil, des­va­li­do y sor­pren­den­te que ha­ya exis­ti­do en la cien­cia fic­ción en Lud­wig el ex­tra­te­rres­tre. Apre­cia­ba par­ti­cu­lar­men­te el en­sa­yo Ci­ber­né­ti­ca de lo hu­mano, tal vez por­que re­ci­bió crí­ti­cas que el tiem­po ha des­men­ti­do pa­so a pa­so, tal vez por­que con­den­sa­ba su for­ma de es­tar en la vi­da, un fa­ta­lis­mo ac­ti­vo y, pe­se to­do, ale­gre, y la mo­des­tia pro­fun­da de quien an­tes que creer­se for­ja­dor de su pro­pia his­to­ria asis­te a ella co­mo a un des­cu­bri­mien­to. Luis lle­vó es­ta ac­ti­tud has­ta el fi­nal y cuan­do, en sus úl­ti­mas ho­ras, le di­mos las gra­cias por ha­ber si­do el me­jor pa­dre y el me­jor abue­lo, res­pon­dió con un bri­llo en los ojos y en­co­gién­do­se de hom­bros: “Ha ha­bi­do suer­te”.

Son mu­chos los nom­bres que po­drían ha­ber fir­ma­do es­te texto, sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, que han en­via­do men­sa­jes de­ta­lla­dos y cá­li­dos, sus edi­to­res, en es­pe­cial los úl­ti­mos, Vi­cen­te Fe­rrer y Be­go­ña Lo­bo, de Me­dia Va­ca, ha­ce­do­res de ma­ra­vi­llas, su ex­ten­sa fa­mi­lia, su ahi­ja­da Ana, sus nie­tos Da­niel y Ma­riú, las per­so­nas que nos ayu­da­ron a cui­dar­lo cuan­do mu­rió mi ma­dre, Jo­sé, Jhonny, Ro­cío, Héc­tor y Mar­co, pe­rio­dis­tas, alum­nas y alum­nos de dis­tin­tos cur­sos, Re­yes, Ma­ri­chu y de­más ami­gas y ami­gos, el au­tor del blog Mr. Gorsky, o quie­nes tal vez un día le co­no­cie­ron, es­cu­cha­ron o le­ye­ron y re­ci­bie­ron al­go de su hu­mor y ge­ne­ro­si­dad. Ha­go hoy nues­tro pa­ra mi pa­dre aquel poe­ma de Le­za­ma: “Án­gel de la ji­ri­bi­lla, rue­ga por no­so­tros. Y son­ríe, obli­ga a que su­ce­da. (…) Lo im­po­si­ble al ac­tuar so­bre lo po­si­ble, en­gen­dra un po­si­ble en la in­fi­ni­dad”. Las per­so­nas, de­cía Luis, so­mos hi­jas del cos­mos por­que es­ta­mos he­chas de los ma­te­ria­les que pro­vie­nen de las pri­me­ras es­tre­llas. Y ca­da per­so­na es irreem­pla­za­ble.

Sub­ra­ya­ba el azar y la gra­ti­tud por po­der vi­vir pro­yec­tos más gran­des que uno

es es­cri­to­ra e hi­ja de Luis Ruiz de Go­pe­gui.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.