Mi­li­tan­cia en los par­ti­dos ale­ma­nes

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - ANA CAR­BA­JO­SA, Evo­lu­ción des­de 1990, en mi­les de mi­li­tan­tes SPD CDU La Iz­quier­da

El nú­me­ro de afi­lia­dos a los par­ti­dos ejer­ce en Ale­ma­nia de ter­mó­me­tro ca­paz de to­mar la tem­pe­ra­tu­ra al po­la­ri­za­do cli­ma po­lí­ti­co. Los dos gran­des par­ti­dos po­lí­ti­cos del país —con­ser­va­do­res y so­cial­de­mó­cra­tas— no de­jan de per­der mi­li­tan­tes, mien­tras que for­ma­cio­nes me­no­res, pe­ro con fuer­za emer­gen­te co­mo Los Ver­des o la ul­tra­de­re­cha re­gis­tran la ten­den­cia in­ver­sa, se­gún los da­tos re­co­pi­la­dos en un nue­vo es­tu­dio pu­bli­ca­do por la Uni­ver­si­dad Li­bre de Ber­lín.

Las pér­di­das to­can de lleno a los dos gran­des par­ti­dos ale­ma­nes, que no son ni la som­bra de lo que fue­ron. El Par­ti­do So­cial­de­mó­cra­ta (SPD) tie­ne hoy me­nos de la mi­tad de afi­lia­dos —53,6%— de los que te­nía tras la reuni­fi­ca­ción ale­ma­na en 1990. Es de­cir, 505.648 per­so­nas me­nos tie­nen car­né del par­ti­do. El año pa­sa­do, el SPD su­frió una nue­va caí­da del 1,2%. Aun así, y a pe­sar de sus so­na­dos des­ca­la­bros elec­to­ra­les de los úl­ti­mos tiem­pos, el SPD si­gue sien­do el par­ti­do que más afi­lia­dos tie­ne, cer­ca de me­dio mi­llón.

A la Unión De­mó­cra­ta Cris­tia­na (CDU) de la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel no le va mu­cho me­jor. So­lo el año pa­sa­do, la CDU per­dió 11.005 mi­li­tan­tes, lo que su­po­ne un 2,6% me­nos de afi­lia­dos que el año an­te­rior. Des­de prin­ci­pios de los no­ven­ta, el gran par­ti­do con­ser­va­dor ale­mán ha per­di­do el 47,5% de sus so­cios, o lo que es lo mis­mo, 374.704 afi­lia­dos.

En ge­ne­ral, la caí­da de los afi­lia­dos a los gran­des par­ti­dos es una cons­tan­te. “Ob­ser­va­mos un con­ti­nuo de­cli­ve de la ad­he­sión so­cial al sis­te­ma de par­ti­dos”, in­ter­pre­ta Os­kar Nie­der­ma­yer, el au­tor del es­tu­dio. “Si mi­ra­mos al pe­rio­do a par­tir de 1990, to­dos los par­ti­dos a ex­cep­ción de Los Ver­des y AfD [Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia, de ex­tre­ma de­re­cha] han per­di­do mi­li­tan­tes”, aña­de. En to­tal, la pérdida as­cien­de a ca­si el 50% de los miem­bros que te­nían a prin­ci­pios de los no­ven­ta.

Es­te fe­nó­meno no es ex­clu­si­va­men­te ale­mán, en una era en la que los ca­na­les de par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca se ha di­ver­si­fi­ca­do y en la que mu­chos ciu­da­da­nos ya no se 943,4 789,6 sien­ten com­pro­me­ti­dos con un mis­mo par­ti­do du­ran­te tan­to tiem­po, se­gún ana­li­za Do­rot­hée de Nè­ve, di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to de Cien­cia Po­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Gies­sen. Pe­ro las con­se­cuen­cias de la pérdida cons­tan­te de afi­lia­dos son “gra­ves”, se­gún De Nè­ve, por­que pien­sa que “los in­tere­ses ya no se agre­gan de aba­jo a arri­ba, por­que las ba­ses no son tan gran­des. A cam­bio, en­car­gan es­tu­dios pa­ra co­no­cer las pre­fe­ren­cias de los ciu­da­da­nos”. El ries­go de des­co­ne­xión con los in­tere­ses y preo­cu­pa­cio­nes de la ciu­da­da­nía au­men­ta, en un círcu­lo vi­cio­so que abo­ca a ma­yo­res fra­ca­sos elec­to­ra­les.

Des­de un pun­to de vis­ta or­ga­ni­za­ti­vo, la mer­ma de per­so­nas que pue­den ha­cer tra­ba­jos vo­lun­ta­rios pa­ra el par­ti­do sig­ni­fi­ca, se­gún De Nè­ve, que las for­ma­cio­nes tie­nen que re­cu­rrir con más fre­cuen­cia

La fór­mu­la de gran coa­li­ción su­fre un no­ta­ble des­gas­te a ojos de los elec­to­res

Ca­da vez in­tere­san más asun­tos co­mo el cam­bio cli­má­ti­co y de­mo­grá­fi­co

a pro­vee­do­res de ser­vi­cios pa­ra or­ga­ni­zar, por ejem­plo, even­tos elec­to­ra­les. “Me­nos afi­lia­dos ade­más, sig­ni­fi­ca me­nos in­gre­sos, jus­to en una épo­ca en la que el tra­ba­jo de los par­ti­dos se ha pro­fe­sio­na­li­za­do”, aña­de la po­li­tó­lo­ga. En el ám­bi­to mu­ni­ci­pal, eso su­po­ne, ade­más, que tie­nen ma­yo­res di­fi­cul­ta­des a la ho­ra de en­con­trar can­di­da­tos ade­cua­dos y dis­po­ni­bles.

Am­bos ex­per­tos coin­ci­den en que aho­ra son los te­mas y ya no tan­to la or­ga­ni­za­ción te­rri­to­rial los que ar­ti­cu­lan la mi­li­tan­cia. En el ca­so de Ale­ma­nia, la te­má­ti­ca tam­bién con­tri­bu­ye a la po­la­ri­za­ción, se­gún Nie­der­ma­yer. “En el te­ma de los re­fu­gia­dos y el cam­bio cli­má­ti­co, Los Ver­des y AfD re­pre­sen­tan los dos po­los del con­flic­to y eso atrae a mu­cha gen­te”, sos­tie­ne por te­lé­fono el au­tor del es­tu­dio.

La CDU ga­nó las elec­cio­nes en oto­ño de 2017, pe­ro en su cuar­to man­da­to Mer­kel no lo­gró la ma­yo­ría su­fi­cien­te pa­ra for­mar Go­bierno en so­li­ta­rio. Tras me­ses de ne­go­cia­cio­nes, re­pi­tió fi­nal­men­te coa­li­ción con los so­cial­de­mó­cra­tas. La fór­mu­la de gran coa­li­ción —Gro­ko, co­mo se la co­no­ce en Ale­ma­nia— su­fre, sin em­bar­go, un con­si­de­ra­ble des­gas­te a ojos de los elec­to­res, so­bre to­do los jó­ve­nes, que en elec­cio­nes re­gio­na­les y en los son­deos con­fir­man la caí­da de los dos gran­des par­ti­dos ale­ma­nes, es­pe­cial­men­te el Par­ti­do So­cial­de­mó­cra­ta.

Los vo­tan­tes sien­ten, se­gún De Nè­ve, que “los dos gran­des par­ti­dos no ofre­cen res­pues­tas a los gra­ves pro­ble­mas del pre­sen­te, en­tre ellos la cues­tión cli­má­ti­ca, la di­gi­ta­li­za­ción y el cam­bio de­mo­grá­fi­co”. Y cree, ade­más, que sus di­ri­gen­tes tien­den a pro­yec­tar una ima­gen de fa­mi­lia tra­di­cio­nal ca­da vez me­nos re­pre­sen­ta­ti­va. “Hoy mu­cha gen­te se or­ga­ni­za de ma­ne­ra di­fe­ren­te. Sol­te­ros, fa­mi­lias mo­no­pa­ren­ta­les o mu­chos otros mo­de­los”, aña­de.

Ten­den­cia al al­za

Fren­te a es­te pa­no­ra­ma som­brío, las nue­vas fuer­zas emer­gen­tes ven có­mo ciu­da­da­nos mo­ti­va­dos lla­man a su puer­ta. Los Ver­des, el par­ti­do es­tre­lla del pa­no­ra­ma po­lí­ti­co ale­mán, que en las en­cues­tas se si­túa co­mo se­gun­da fuer­za en in­ten­ción de vo­to, su­mó el año pa­sa­do 10.246 mi­li­tan­tes, lo que su­po­ne un in­cre­men­to del 15,7% y su ma­yor subida des­de 1985. En to­tal, des­de prin­ci­pios de los no­ven­ta, los mi­li­tan­tes del par­ti­do eco­lo­gis­ta han cre­ci­do un 82,3%.

Más pro­nun­cia­da aún es la subida de la ex­tre­ma de­re­cha, que, sin em­bar­go, par­te de una ci­fra más re­du­ci­da —33.516 mi­li­tan­tes—, me­nos de la mi­tad de los que su­ma el par­ti­do eco­lo­gis­ta. Esa ci­fra es, ade­más, la me­nor de los sie­te par­ti­dos ale­ma­nes con re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria, pe­ro la ten­den­cia es cla­ra­men­te al al­za. El año pa­sa­do, los afi­lia­dos de AfD cre­cie­ron un 21,3%. En las pa­sa­das elec­cio­nes, la for­ma­ción se con­vir­tió en la ter­ce­ra fuer­za más vo­ta­da y en la pri­me­ra de la opo­si­ción en el Par­la­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.