Sen­sa­tez en el fút­bol

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

La nue­va tem­po­ra­da de LaLi­ga de fút­bol co­mien­za hoy mar­ca­da por una gue­rra de al­to vol­ta­je en­tre los or­ga­nis­mos que ri­gen uno de los gran­des es­pec­tácu­los (y ne­go­cios) de­por­ti­vos. El abier­to en­fren­ta­mien­to en­tre el pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol, Luis Ru­bia­les, y el de LaLi­ga, Ja­vier Te­bas, por el con­trol de los ho­ra­rios y la ex­plo­ta­ción co­mer­cial de la com­pe­ti­ción ha tras­pa­sa­do el ám­bi­to per­so­nal y ha lle­ga­do a los tri­bu­na­les de Jus­ti­cia, ahon­dan­do así un con­flic­to que tie­ne en vi­lo a los clu­bes y a sus ac­cio­nis­tas, a los ope­ra­do­res de te­le­vi­sión que re­trans­mi­ten los en­cuen­tros y a los afi­cio­na­dos.

Le­jos de mi­ti­gar la en­co­na­da re­la­ción en­tre los má­xi­mos res­pon­sa­bles de la Fe­de­ra­ción y LaLi­ga, el fa­llo

dic­ta­do la se­ma­na pa­sa­da man­tie­ne las es­pa­das en to­do lo al­to. El nú­cleo de las desave­nen­cias es al­go tan fun­da­men­tal co­mo quién man­da a la ho­ra de fi­jar los ho­ra­rios en los que se ce­le­bran los par­ti­dos. Has­ta aho­ra la com­pe­ti­ción se ve­nía dispu­tan­do a lo lar­go de cua­tro días de la se­ma­na: vier­nes, sá­ba­do, do­min­go y lu­nes. LaLi­ga de­fien­de es­te sta­tu quo mien­tras la Fe­de­ra­ción quie­re con­fi­nar los par­ti­dos al fin de se­ma­na. En un fa­llo sa­lo­mó­ni­co, el juez ha es­ti­ma­do par­cial­men­te las me­di­das cau­te­la­res so­li­ci­ta­das por LaLi­ga y ha de­cre­ta­do que los en­cuen­tros se dis­pu­ten los vier­nes, pe­ro no los lu­nes. De pa­so, el ma­gis­tra­do ha­ce un lla­ma­mien­to a la coor­di­na­ción en­tre am­bas ins­ti­tu­cio­nes, si bien nin­gu­na de las dos par­tes pa­re­ce dis­pues­ta a ce­der.

Las an­ta­gó­ni­cas po­si­cio­nes y fal­ta de sin­to­nía en­tre Ru­bia­les y Te­bas ya se per­ci­bie­ron cuan­do se pla­neó cam­biar el mo­de­lo de la Co­pa del Rey y de la Su­per­co­pa. Las dis­cre­pan­cias de­la­tan un pul­so por con­tro­lar una ac­ti­vi­dad que, ade­más de mo­vi­li­zar pa­sio­nes, ges­tio­na in­gen­tes can­ti­da­des de di­ne­ro. Re­du­cir los días en los que se jue­gan los par­ti­dos aca­rrea un im­por­tan­te im­pac­to eco­nó­mi­co en las ar­cas de los clu­bes. Los ope­ra­do­res au­dio­vi­sua­les son la fuen­te prin­ci­pal de fi­nan­cia­ción y gra­cias a su­cu­len­tos con­tra­tos las en­ti­da­des han me­jo­ra­do su si­tua­ción fi­nan­cie­ra, sa­nea­do sus cuen­tas y li­qui­da­do en gran me­di­da las deu­das con Ha­cien­da y la Se­gu­ri­dad So­cial. La es­ta­bi­li­dad de LaLi­ga du­ran­te los úl­ti­mos años no pue­de ser ame­na­za­da por nin­gún ti­po de gre­ñas gra­tui­tas.

El fút­bol, sin em­bar­go, no es so­lo ne­go­cio. Es emo­ción y sen­ti­mien­to y re­quie­re el res­pe­to a las in­quie­tu­des de las afi­cio­nes. En na­da con­tri­bu­ye a su buen fun­cio­na­mien­to las ren­ci­llas, las bra­vu­co­na­das y las ame­na­zas en­tre sus má­xi­mos di­ri­gen­tes. Lo im­por­tan­te es que tra­ba­jen pa­ra abor­dar los gran­des desafíos que tie­ne an­te sí es­te de­por­te.

Abor­dar es­tos pro­ble­mas es un ac­to de res­pon­sa­bi­li­dad. So­lu­cio­nar­los re­quie­re la co­la­bo­ra­ción y el em­pe­ño con­jun­to de Fe­de­ra­ción y Li­ga. Op­tar por la per­ma­nen­te hos­ti­li­dad per­ju­di­ca al con­jun­to del fút­bol y de­te­rio­ra gra­ve­men­te la ima­gen de éxi­to que se han la­bra­do los clu­bes es­pa­ño­les en el en­torno na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. Ju­di­cia­li­zar el balompié no es la so­lu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.