El Prin­ci­pi­to ne­ce­si­ta ga­nar­se al Rey

Griez­mann as­pi­ra a mar­car di­fe­ren­cias en San Ma­més en au­sen­cia de Mes­si

El País (País Vasco) - - DEPORTES - RA­MON BE­SA, 1ª jor­na­da de Li­ga

Hay fut­bo­lis­tas que le vie­nen co­mo ani­llo al de­do a un equi­po, caen de pie na­da más lle­gar al cam­po, sin ne­ce­si­dad de que em­pie­ce el par­ti­do; en el ca­so del Ba­rça ha­bla­ría­mos por ejem­plo de Fren­kie de Jong, ele­gi­do ya co­mo el me­jor en el tro­feo Joan Gam­per y elo­gia­do des­pués en la pre­tem­po­ra­da desa­rro­lla­da en Amé­ri­ca. Y por el con­tra­rio, hay ju­ga­do­res que des­pier­tan du­das y ne­ce­si­tan ga­nar­se a la afi­ción y tam­bién a la plan­ti­lla por más re­co­men­da­dos que es­tén por el en­tre­na­dor: se­ría el ca­so de An­toi­ne Griez­mann.

La ma­ne­ra de ser de Griez­mann, un de­lan­te­ro co­que­to, muy pen­dien­te de su pei­na­do, ad­mi­ra­dor de Da­vid Beck­ham, no en­ca­ja mu­cho apa­ren­te­men­te en el uni­ver­so del se­rio Mes­si, aca­so preocupado so­lo por el cor­te de su bar­ba pe­li­rro­ja, lí­der por la ma­ne­ra que ad­mi­nis­tra sus si­len­cios, ca­pi­tán en el ves­tua­rio y en la can­cha, rey del Camp Nou. Mes­si y Griez­mann, en cual­quier ca­so, no han coin­ci­di­do to­da­vía en la can­cha, por­que el ar­gen­tino se le­sio­nó el mis­mo día en que el equi­po via­ja­ba de gi­ra a Es­ta­dos Uni­dos.

El 10 no ha he­cho pre­tem­po­ra­da y no ju­ga­rá hoy tam­po­co en San Ma­més. Así que se con­ti­nua­rá es­pe­cu­lan­do con o sin ra­zón so­bre el ca­li­bre de sus re­la­cio­nes con Griez­mann. No hay preo­cu­pa­ción en el club por­que sos­tie­nen que la úni­ca ob­se­sión de Mes­si es ga­nar —y ne­ce­si­ta ayu­da— y con­fían en que Griez­mann des­mien­ta cual­quier pre­jui­cio co­mo ya hi­zo en la Real So­cie­dad y en el Atlé­ti­co. El Prin­ci­pi­to, el apo­do con el que se le co­no­ce, triun­fó en San Se­bas­tián y en el equi­po de Si­meo­ne cuan­do se du­da­ba de su ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción, re­cha­za­do tam­bién de jo­ven por li­viano en Fran­cia.

A Griez­mann le ava­lan sus go­les y tam­bién su sen­ti­do del jue­go, fut­bo­lis­ta de equi­po por ex­ce­len­cia, ca­paz de ju­gar en dis­tin­tas po­si­cio­nes de ata­que por más que su si­tio ideal ha si­do el de me­dia pun­ta, el pues­to más dis­cu­ti­do en el or­to­do­xo 4-3-3 del Ba­rça y so­bre el que aho­ra no se po­le­mi­za por­que lo ocu­pa Mes­si. Au­sen­te el ar­gen­tino, Griez­mann em­pe­zó por ju­gar de 9 pa­ra des­pla­zar­se al ex­tre­mo iz­quier­do des­pués de la in­cor­po­ra­ción de Luis Suá­rez, un arie­te con el que com­par­tió el ma­te ca­mino de Es­ta­dos Uni­dos.

La clá­si­ca za­ma­rra del 11 es la que pa­re­ce re­ser­va­da a Griez­mann con o sin Mes­si, mien­tras la di­rec­ti­va dis­cu­te con el Pa­ris Saint Ger­main por el re­gre­so de Ney­mar Junior. Griez­mann, de to­das ma­ne­ras, tie­ne asu­mi­do des­de el día de su pre­sen­ta­ción que se ha­rá per­do­nar en el cam­po con sus “asis­ten­cias”, se­ñal de que ofi­cial­men­te pien­sa más en con­fra­ter­ni­zar con Suá­rez y Mes­si que en com­pe­tir por el Pi­chi­chi. El de­lan­te­ro sa­be que de­be­rá ayu­dar a pre­sio­nar y de­fen­der en un equi­po en el que a me­nu­do se des­cuel­gan el 9 y el 10, los dos pun­tas de Val­ver­de.

Di­ná­mi­co y ver­sá­til

El en­tre­na­dor que­ría un ter­cer de­lan­te­ro de ver­dad, des­pués de cons­ta­tar la irre­gu­la­ri­dad de Ous­ma­ne Dem­bé­lé y la nu­la apor­ta­ción de Ke­vin Prin­ce Boa­teng. Y al Txin­gu­rri le gus­ta aquel de­lan­te­ro que des­cu­brió en la Real, di­ná­mi­co y ver­sá­til, ca­paz de con­tra­gol­pear y tam­bién de lle­gar al área por sor­pre­sa, buen re­ma­ta­dor y pa­sa­dor, Hoy Ath­le­tic-Bar­ce­lo­na. 21.00

Sá­ba­do

Cel­ta-Real Ma­drid. 17.00 Va­len­cia-Real So­cie­dad. 19.00 Ma­llor­ca-Ei­bar. 20.00 Le­ga­nés-Osa­su­na. 21.00 Vi­lla­rreal-Granada. 21.00

Do­min­go Ala­vés-Le­van­te. 17.00 Es­pan­yol-Se­vi­lla. 19.00 Be­tis-Va­lla­do­lid. 21.00 Atlé­ti­co-Ge­ta­fe. 22.00

de­ci­si­vo tam­bién en el Atlé­ti­co. Griez­mann de­be­rá re­cu­pe­rar su me­jor ver­sión en el Ba­rça des­pués de una ac­tua­ción in­ter­mi­ten­te en el Mun­dial. No se tra­ta de ad­mi­nis­trar es­fuer­zos ni de ju­gar al pie, co­mo se ad­vir­tió úl­ti­ma­men­te en al­gu­nos en­cuen­tros, sino de co­rrer, des­mar­car­se e ir a por la por­te­ría con­tra­ria en el com­ple­jo Camp Nou.

No es ca­sua­li­dad que ha­ya si­do el ju­ga­dor más uti­li­za­do por el téc­ni­co en la pre­tem­po­ra­da. Val­ver­de ne­ce­si­ta de su apor­ta­ción ya mis­mo en Bil­bao. El par­ti­do lle­ga que ni pin­ta­do pa­ra Griez­mann, au­tor de ocho go­les en 18 par­ti­dos con­tra el Ath­le­tic, un ri­val al que tam­bién se le da bien Luis Suá­rez, au­tor de cin­co dia­nas, de­ci­si­vo en el par­ti­do que abrió LaLi­ga 2015-2016: 0-1 La es­ta­dís­ti­ca ase­gu­ra tam­bién, por otra par­te, que el Ath­le­tic no pier­de en San Ma­més des­de que le en­tre­na Gaiz­ka Ga­ri­tano: 12 par­ti­dos, ocho vic­to­rias, cua­tro em­pa­tes, uno del Ba­rça.

Ya cam­peón del mun­do en la pa­sa­da Co­pa del Mun­do con Fran­cia, Griez­mann as­pi­ra a ga­nar LaLi­ga con el Bar­ce­lo­na y a sen­tar­se en la mis­ma me­sa que Mes­si y Cris­tiano Ro­nal­do, co­mo ad­vir­tió en 2016 y cre­yó ha­ber con­se­gui­do en 2018, afir­ma­ción que no se sa­be co­mo se to­mó el 10. La afi­ción azul­gra­na pa­re­ce es­pe­rar pre­ci­sa­men­te un ges­to del ca­pi­tán ha­cia Griez­mann, pa­ra ol­vi­dar el re­cha­zo de la tem­po­ra­da pa­sa­da cuan­do descartó el fi­cha­je por el Ba­rça y re­no­vó por el Atlé­ti­co.

Aque­lla de­ci­sión, anun­cia­da por te­le­vi­sión, to­da­vía no ha si­do di­ge­ri­da por la hin­cha­da y es­cue­ce en el ves­tua­rio; hay un cier­to re­ce­lo so­bre la for­ma de ser de Griez­mann, la ma­ne­ra de ex­pre­sar­se y su ima­gen. Al de­lan­te­ro le con­vie­ne por tan­to mar­car di­fe­ren­cias en el cés­ped, pa­ra sa­ber de su va­lía y com­pro­mi­so con el jue­go y con un equi­po que as­pi­ra a ga­nar su ter­ce­ra Li­ga con­se­cu­ti­va con Val­ver­de. El re­to em­pie­za hoy en La Ca­te­dral sin Mes­si —no ha si­do ni con­vo­ca­do; tam­po­co fue­ron ci­ta­dos Art­hur, Ar­tu­ro Vidal, Wa­gué y To­di­bo— ra­zón de más pa­ra que los focos se po­sen en Griez­mann; es su gran opor­tu­ni­dad na­da más lle­gar al Ba­rça.

/ QUIQUE GAR­CÍA (EFE)

Griez­mann, en el en­tre­na­mien­to de ayer del Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.