“A los 12 años lle­gué un día a ca­sa y no ha­bía pa­ra co­mer”

De­lan­te­ro del Ath­le­tic

El País (País Vasco) - - DEPORTES - JON RI­VAS,

Iña­ki Williams (Bil­bao, 25 años) eli­ge un lu­gar a la som­bra pa­ra char­lar. En unos mi­nu­tos se tie­ne que ir a Pamplona “pa­ra es­tar con la fa­mi­lia”, dos días an­tes de de­bu­tar en LaLi­ga fren­te al Ba­rça. Aca­ba de fir­mar el con­tra­to de su vi­da con el Ath­le­tic, has­ta los 34 años (tie­ne 25). Di­ce que le que­dan sue­ños por cum­plir. Su in­fan­cia fue du­ra. Se crió en Pamplona, don­de su ma­dre fre­ga­ba es­ca­le­ras mien­tras su pa­dre tra­ba­ja­ba en unos al­ma­ce­nes de Lon­dres.

Pre­gun­ta. Ha si­do una se­ma­na ex­ci­tan­te pa­ra us­ted. Firma la am­plia­ción de con­tra­to unos días an­tes del co­mien­zo del cam­peo­na­to.

Res­pues­ta. Es una no­ti­cia que te­nía mu­chas ga­nas de que sa­lie­se de una vez por­que es­toy don­de quie­ro es­tar y soy muy fe­liz aquí. Em­pe­zar así te da ga­nas de ha­cer­lo con más fuer­za. Lle­vo es­ta mo­chi­la que me da más ilu­sión. Quie­ro de­mos­trar lo que val­go y ha­cer fe­liz a la gen­te del Ath­le­tic.

P. ¿Ha lo­gra­do cal­mar a quie­nes pien­san que en cual­quier mo­men­to pue­de ir­se a otro equi­po?

R. Cuan­do ac­ce­do a una re­no­va­ción de es­te ti­po, creo que de­jo cla­ras mis in­ten­cio­nes. Ten­go un con­tra­to muy lar­go y mu­chí­si­mas ga­nas de es­tar aquí mu­chos años. Siem­pre lo he di­cho: es­ta es mi ca­sa, siem­pre he sen­ti­do que lo es. Des­de que lle­gué con 18 años mi sueño era triun­far en el Ath­le­tic, y tam­bién cuan­do era un enano. La me­jor ma­ne­ra de de­mos­trar a los afi­cio­na­dos que es así, es fir­mar un con­tra­to de es­te ti­po.

P. ¿Qué le di­ce a quie­nes pien­san que es de­ma­sia­do lar­go?

R. Hay opi­nio­nes de to­dos los ti­pos, y yo las res­pe­to, pe­ro creo que soy un ju­ga­dor di­fe­ren­te, que no me con­for­mo con lo que he he­cho has­ta aho­ra y quie­ro se­guir me­jo­ran­do. Des­de pe­que­ño me ha to­ca­do lu­char y tra­ba­jar, na­die me ha re­ga­la­do na­da. No me con­for­mo con na­da y voy a por más.

P. Cuan­do us­ted ha­bla, da la sen­sa­ción de que tie­ne muy en cuen­ta la opi­nión de su fa­mi­lia.

R. Sí, son mis pa­dres quie­nes me han in­cul­ca­do ca­da día, con su ejem­plo, lo que es el es­fuer­zo, el tra­ba­jo, el sa­cri­fi­cio. A mi ma­dre se lo de­bo to­do. Siem­pre ha es­ta­do ahí, siem­pre me ha apo­ya­do. Su opi­nión es la que más ten­go en cuen­ta, la que si­go a ra­ja­ta­bla. Tra­ba­jo pa­ra ver uni­da a mi fa­mi­lia, por­que he­mos es­ta­do mu­cho tiem­po se­pa­ra­dos. Ade­más, mi ma­dre es del Ath­le­tic y no con­tem­pla que me vaya.

P. ¿Quie­re ha­cer­la fe­liz?

R. Eso es pri­mor­dial. Tan­to yo co­mo mi her­mano te­ne­mos la suer­te de que nos ha­ya in­cul­ca­do el es­fuer­zo y la de­di­ca­ción a lo que ha­ces. Mi ma­dre es una gue­rre­ra y yo quie­ro que sea fe­liz y es­té or­gu­llo­sa de sus hi­jos. Yo es­toy muy or­gu­llo­so de ella.

P. Ha con­se­gui­do us­ted que su ma­dre ten­ga una vi­da me­jor.

R. Des­de lue­go. Des­de pe­que­ño he te­ni­do que vi­vir co­sas, su­frir co­sas. Cuan­do te­nía 12 años, un día lle­gué a ca­sa y no ha­bía pa­ra co­mer, y ni si­quie­ra fun­cio­na­ba la luz, por­que no lle­gá­ba­mos a fin de mes y nos la ha­bían cor­ta­do [vi­vían en Pamplona]. Son co­sas que te ha­cen se­guir es­for­zán­do­te ca­da día. Yo so­ña­ba con po­der sa­car ade­lan­te a mi fa­mi­lia. Qué me­nos le pue­do dar yo pa­ra que aho­ra vi­va me­jor. Ella ya ha tra­ba­ja­do y se ha sacrificad­o su­fi­cien­te pa­ra dar­nos de co­mer to­dos los días.

P. ¿El sueño pa­ra el fu­tu­ro es ju­gar en el Ath­le­tic con Ni­co, su her­mano?

R. Eso me ha­ría muy fe­liz. Có­mo me gus­ta­ría que los her­ma­nos Williams ju­ga­ran en el Ath­le­tic, dos her­ma­nos de ra­za ne­gra. Creo que se­ría un or­gu­llo pa­ra mu­cha gen­te y que los afi­cio­na­dos se sen­ti­rían muy iden­ti­fi­ca­dos con no­so­tros por­que ve­ni­mos de una fa­mi­lia muy hu­mil­de. Mi her­mano lo tie­ne en la mano.

P. ¿Se lo di­ce us­ted a Ni­co?

R. Siem­pre se lo di­go, y mu­chas ve­ces le ten­go que ti­rar de las ore­jas. Mu­chas ve­ces me ha to­ca­do ac­tuar con el rol de pa­dre con él. Yo he tra­ba­ja­do mu­cho y le in­ten­to ha­cer ver que aquí na­die re­ga­la na­da, que to­do se lo ten­drá que ga­nar por sí mis­mo. De­pen­de de él, tie­ne que tra­ba­jar y que­mar eta­pas, to­da­vía es muy jo­ven. Si quie­re, lo pue­de con­se­guir.

P. ¿Tie­ne con­di­cio­nes?

R. Bas­tan­tes más de las que yo te­nía a su edad, aun­que sí es ver­dad que ese gen de ham­bre y de ga­nas de que­rer co­mer­se el mun­do le fal­ta por­que he­mos vi­vi­do cir­cuns­tan­cias di­fe­ren­tes, lo ha te­ni­do to­do más mas­ti­ca­do, pe­ro ca­da vez le veo más ma­du­ro.

P. En di­ciem­bre tu­vo op­cio­nes de sa­lir Ath­le­tic, pe­ro di­ce que no era un buen mo­men­to y no le gus­ta aban­do­nar a sus ami­gos.

R. Es ver­dad, en di­ciem­bre mi agen­te me di­jo que ha­bía re­ci­bi­do lla­ma­das, se lo hi­ci­mos lle­gar al club por­que mi in­ten­ción era que­dar­me. Aquí ten­go mu­chí­si­mos ami­gos, y me hu­bie­ra si­do im­po­si­ble de­jar­los ti­ra­dos, y más en la si­tua­ción en la que es­ta­ba el equi­po. No que­ría de­jar en la es­ta­ca­da a la que con­si­de­ro mi fa­mi­lia.

P. Di­jo ami­gos. ¿Tie­ne mu­chos?

R. Mu­chos. Iker Mu­niain, De Mar­cos, Unai Nú­ñez, Ye­ray… Gen­te con la que lle­vo mu­chos años aquí com­par­tién­do­lo to­do, a la que le cuento mis pe­nas y mis ale­grías, con la que me pue­do desaho­gar y con la que he he­cho mu­chí­si­ma amis­tad. A los ami­gos no se les de­ja nun­ca de la­do.

P. ¿No se­ría igual en otro ves­tua­rio?

R. El ves­tua­rio es muy im­por­tan­te. Sen­tir­te que­ri­do y arro­pa­do por tu gen­te es fun­da­men­tal. Co­mo di­ce mi ma­dre, co­mo en ca­sa en nin­gún si­tio. Pue­des sa­lir fue­ra y ga­nar tí­tu­los o más di­ne­ro, pe­ro eso no da la fe­li­ci­dad. A mí me la da ve­nir a Le­za­ma, ver a mis ami­gos, ce­nar o co­mer con ellos. Pa­sear y que me pa­re la gen­te, que me vea co­mo un re­fe­ren­te y que se sien­ta or­gu­llo­sa de que vis­ta la ca­mi­se­ta del Ath­le­tic. Eso no se pa­ga con na­da.

P. Ha­ce cua­tro años di­jo que de ma­yor que­ría ser co­mo Adu­riz. ¿Se ha acer­ca­do un po­qui­to?

R. Pa­ra lle­gar a ser co­mo Adu to­da­vía ten­go que co­mer mu­cha ver­du­ra. Es una re­fe­ren­cia, le­yen­da vi­va del club, el hom­bre gol del Ath­le­tic, y me da mu­cha pe­na que el año que vie­ne no lo po­da­mos dis­fru­tar. Ten­dré que ha­cer un más­ter ex­prés con to­do lo bueno que me ha en­se­ña­do es­tos años. So­mos muy di­fe­ren­tes, pe­ro me pue­de apor­tar mu­cha me­jo­ría.

P. ¿En qué ha me­jo­ra­do?

R. El pa­so de los años te da tran­qui­li­dad, te da po­so y se­re­ni­dad. No vas a ba­lo­nes im­po­si­bles, eli­ges me­jor los mo­men­tos pa­ra ti­rar un des­mar­que; en­tien­des más el jue­go, dón­de co­lo­car­te, in­tuir dón­de cae­rá la pe­lo­ta. Tam­bién he me­jo­ra­do la de­fi­ni­ción, so­bre to­do es­te úl­ti­mo año, y he ayu­da­do más al equi­po, pe­ro si­go que­rien­do ser me­jor fut­bo­lis­ta.

P. De ve­lo­ci­dad, ni ha­bla­mos. R. Hom­bre, es mi pun­to fuer­te. Se­ría ne­cio si no apro­ve­cha­ra esa vir­tud que ten­go. El fút­bol de hoy en día se ba­sa mu­cho en la con­di­ción atlé­ti­ca y yo ten­go ese pun­to de ve­lo­ci­dad que me di­fe­ren­cia del res­to. Ten­go que do­si­fi­car­me, pe­ro tam­bién ex­plo­tar esa vir­tud.

P. El co­mien­zo de tem­po­ra­da no va a ser na­da sen­ci­llo.

R. Nun­ca es sen­ci­llo, y me­nos con­tra el cam­peón, el Ba­rça. To­dos sa­be­mos que es un gran­dí­si­mo club, los gran­des ju­ga­do­res que tie­ne. No es­ta­rá Mes­si y nos te­ne­mos que apro­ve­char de ello. San Ma­més va a ser vi­tal. Va a es­tar lleno, nos va a em­pu­jar.

P. Williams le ha me­ti­do bas­tan­tes go­les el Bar­ce­lo­na.

R. Es­pe­ro se­guir con esa ra­cha. A ver si em­pie­zo bien, con la pun­te­ría afi­na­da, y po­de­mos dar una ale­gría a la afi­ción.

“Pue­des sa­lir fue­ra y ga­nar tí­tu­los o más di­ne­ro, pe­ro eso no da la fe­li­ci­dad”

“Los años te dan tran­qui­li­dad; eli­ges me­jor, no vas a ba­lo­nes im­po­si­bles”

“Mi ma­dre es una gue­rre­ra y yo quie­ro que sea fe­liz y es­té or­gu­llo­sa”

/ FER­NAN­DO DO­MIN­GO-ALDAMA

Iña­ki Williams, an­te­ayer du­ran­te la en­tre­vis­ta en la ciu­dad de­por­ti­va del Ath­le­tic.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.