El au­ge de la ul­tra­de­re­cha en el Es­te po­ne en aler­ta a la po­lí­ti­ca ale­ma­na

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - ANA CARBAJOSA,

No a Gre­ta Thun­berg, no a las mez­qui­tas, no a los re­fu­gia­dos. Sí a la car­ne de cer­do, a los avio­nes y a la in­co­rrec­ción po­lí­ti­ca. El pú­bli­co aplau­de en­tu­sias­ma­do. Han ve­ni­do a la

El mu­ro ca­yó ha­ce 30 años con la gen­te de la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca de Ale­ma­nia (RDA) ma­ni­fes­tán­do­se en las ca­lles. Aho­ra, to­ca re­be­lar­se de nue­vo, es­ta vez, vo­tan­do al par­ti­do pro­tes­ta. Ese es el men­sa­je que la ex­tre­ma de­re­cha ale­ma­na, AfD (Al­ter­na­ti­va por Ale­ma­nia), ha lo­gra­do ino­cu­lar en el Es­te, en un mo­men­to de­ci­si­vo pa­ra la po­lí­ti­ca ale­ma­na.

La cla­se po­lí­ti­ca con­tie­ne la res­pi­ra­ción an­te un po­si­ble triun­fo de los ul­tras por pri­me­ra vez en un Es­ta­do fe­de­ra­do, lo que pon­dría a prue­ba el has­ta aho­ra im­pla­ca­ble cor­dón sa­ni­ta­rio con­tra lo­ca­li­dad de Naun­hof, en el Es­te de Ale­ma­nia, a es­cu­char a can­di­da­tos de la ex­tre­ma de­re­cha. Les pro­me­ten una nue­va “re­vo­lu­ción pa­cí­fi­ca 2.0”. Más y más aplau­sos. El 1 de sep­tiem­bre, dos Es­ta­dos del Es­te —Sa­jo­nia

ellos y com­pli­ca­ría en ex­tre­mo la for­ma­ción de un Go­bierno al­ter­na­ti­vo. Un apo­yo ma­si­vo a AfD, co­mo apun­tan las en­cues­tas —que dan al par­ti­do un 25% en Sa­jo­nia y un 21% en Bran­de­bur­go—, tam­bién pon­dría de re­lie­ve que la fron­te­ra in­vi­si­ble que se­pa­ra al Es­te del Oes­te del país, há­bil­men­te ex­plo­ta­da por los ul­tras, si­gue vi­gen­te tres dé­ca­das des­pués de la reuni­fi­ca­ción.

Car­te­les de AfD, pe­ro tam­bién otros que dan las gra­cias al lí­der ul­tra­de­re­chis­ta ita­liano Mat­teo Sal­vi­ni, de­co­ran la sa­la en la que a las sie­te de la tar­de del jue­ves se y Bran­de­bur­go— van a las ur­nas. En oc­tu­bre, le to­ca el turno a Tu­rin­gia. Son unas elec­cio­nes re­gio­na­les, pe­ro que man­tie­nen en vi­lo a la cla­se po­lí­ti­ca ale­ma­na en pleno an­te el au­ge de la ul­tra­de­re­cha.

die­ron ci­ta cer­ca de un cen­te­nar de sim­pa­ti­zan­tes del par­ti­do. La ma­yo­ría son hom­bres y mu­chos ma­yo­res, que en­cuen­tran con­sue­lo a su des­con­ten­to en las aren­gas sim­plis­tas de los po­nen­tes. “Aquí to­dos so­mos an­ti­guos ciu­da­da­nos de la RDA. Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a es­tar en con­tra de lo es­ta­ble­ci­do”, ex­pli­ca An­ka Thust, una asis­ten­te de 78 años.

AfD ha lo­gra­do eri­gir­se co­mo el par­ti­do-por­ta­voz del des­con­ten­to en el Es­te, ca­paz de sin­to­ni­zar con el ma­les­tar de los que se sien­ten agra­via­dos y po­co re­com­pen­sa­dos pe­se a los es­fuer­zos que les

im­pu­so la reuni­fi­ca­ción y la adap­ta­ción a la nue­va reali­dad oc­ci­den­tal. AfD ca­pi­ta­li­za una bre­cha que en par­te es real: los tra­ba­ja­do­res co­bran de me­dia 650 eu­ros bru­tos me­nos en el Es­te, don­de el PIB per cá­pi­ta su­ma ape­nas el 73% de la me­dia de to­do el país, mien­tras que sus ciu­da­da­nos es­tán cla­ra­men­te in­fra­rre­pre­sen­ta­dos en las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do.

A esa con­ver­gen­cia que no aca­ba de lle­gar se le aña­den mie­dos, an­he­los y frus­tra­cio­nes que a me­nu­do cir­cu­lan por ave­ni­das men­ta­les, aje­nas a las ci­fras y exa­cer­ba­das por los ul­tras. El des­pre­cio a la co­rrec­ción po­lí­ti­ca, a las éli­tes ber­li­ne­sas y el re­cha­zo al ex­tran­je­ro ter­mi­nan de ce­men­tar el apo­yo al par­ti­do-pro­tes­ta.

Re­su­me bien esa amar­gu­ra un pa­rro­quiano de un bar de Naun­hof (cer­ca de 8.000 ha­bi­tan­tes en el Es­ta­do de Sa­jo­nia), que pien­sa que “a los an­ti­guos ciu­da­da­nos de la RDA” les “han to­ma­do el pe­lo”. “En 1989 íba­mos a ma­ni­fes­tar­nos los lu­nes por la li­ber­tad y aho­ra, nos en­con­tra­mos con una te­le­vi­sión pú­bli­ca que es pu­ra doc­tri­na por­que es­tán en con­tra de AfD”, sos­tie­ne Jorg Sch­midt, elec­tri­cis­ta de 45 años y sim­pa­ti­zan­te de la ul­tra­de­re­cha, que has­ta 2015 vo­tó a los so­cial­de­mó­cra­tas, pe­ro que ya no les apo­ya por­que “se echa­ron a los bra­zos de Mer­kel y se ol­vi­da­ron de los tra­ba­ja­do­res”.

Pien­sa, co­mo tan­tos otros, que las pa­sa­das elec­cio­nes eu­ro­peas fue­ron otra de­cep­ción más, que aca­bó con la ex­mi­nis­tra de De­fen­sa con­ser­va­do­ra Ur­su­la von der Le­yen co­mo pre­si­den­ta de la Co­mi­sión Eu­ro­pea cuan­do ni siquiera era can­di­da­ta. “¿Pa­ra eso vo­ta­mos?”, se pre­gun­ta a mo­do de cons­ta­ta­ción de que la de­mo­cra­cia ac­tual es tan de­fi­cien­te que re

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.