El mi­nis­tro de Fi­nan­zas ale­mán se­rá can­di­da­to a li­de­rar el SPD

Scholz com­pe­ti­rá por en­ca­be­zar un par­ti­do en una cri­sis agu­da

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - A. C.,

Aho­ra sí arran­ca la ver­da­de­ra ca­rre­ra por la su­ce­sión en el SPD ale­mán. El mi­nis­tro de Fi­nan­zas y vi­ce­can­ci­ller, Olaf Scholz, se pre­sen­ta­rá co­mo can­di­da­to a pre­si­dir el Par­ti­do So­cial­de­mó­cra­ta ale­mán, se­gún des­ve­ló ayer la edi­ción di­gi­tal de Der Spie­gel. Se tra­ta del pri­mer pe­so pe­sa­do que da un pa­so ha­cia de­lan­te des­de que el pa­sa­do ju­nio An­drea Nah­les aban­do­na­ra la di­rec­ción de un par­ti­do in­mer­so en una agu­da cri­sis exis­ten­cial. Se abrió en­ton­ces un pe­rio­do de tran­si­ción que de­be cul­mi­nar a prin­ci­pios de di­ciem­bre con el nom­bra­mien­to de un nue­vo lí­der.

Scholz, guar­dián de la or­to­do­xia fi­nan­cie­ra en el Eje­cu­ti­vo de coa­li­ción de la can­ci­ller con­ser­va­do­ra, An­ge­la Mer­kel, ha­bía de­fen­di­do has­ta aho­ra que su pues­to de mi­nis­tro no le de­ja­ba tiem­po su­fi­cien­te pa­ra pre­si­dir el par­ti­do. Aho­ra, se­gún la pren­sa ale­ma­na, ha cam­bia­do de pa­re­cer. “Es­ta­ría pre­pa­ra­do pa­ra lu­char por el pues­to si que­réis que lo ha­ga”, le di­jo a los miem­bros de la troi­ka que di­ri­ge de for­ma in­te­ri­na el par­ti­do. Scholz bus­ca­ría, en prin­ci­pio, una pa­re­ja pa­ra for­mar una do­ble can­di­da­tu­ra, co­mo han he­cho otros de los as­pi­ran­tes que han ido anun­cián­do­se con cuen­ta­go­tas en las úl­ti­mas se­ma­nas. El 1 de sep­tiem­bre ter­mi­na el pla­zo pa­ra pre­sen­tar can­di­da­tu­ras.

Pre­si­dir el SPD se ha con­ver­ti­do en un tra­ba­jo po­co desea­do en los úl­ti­mos me­ses, de­bi­do a la su­ce­sión de de­rro­tas elec­to­ra­les que en­ca­de­na un par­ti­do que se ha vis­to des­pla­za­do por Los Ver­des co­mo se­gun­da ma­yor fuer­za en el país. Las ac­tua­les en­cues­tas otorgan al SPD ape­nas un 12% en in­ten­ción de vo­to.

El SPD arras­tra un im­por­tan­te des­gas­te, que den­tro del par­ti­do mu­chos atri­bu­yen en bue­na me­di­da a for­mar par­te de la lla­ma­da gran coa­li­ción con el blo­que con­ser­va­dor de Mer­kel. Abun­dan los elec­to­res que se que­jan de que am­bos par­ti­dos son a es­tas al­tu­ras in­dis­tin­gui­bles.

Per­ma­ne­cer o no en la gran coa­li­ción es pre­ci­sa­men­te una de las de­ci­sio­nes que se plan­tea adop­tar el par­ti­do, una vez que

el o los nue­vos pre­si­den­tes to­men po­se­sión del car­go.

Scholz ha si­do has­ta aho­ra un fir­me de­fen­sor de for­mar par­te de la gran coa­li­ción gubernamen­tal con los con­ser­va­do­res de Mer­kel. Es, ade­más, un po­lí­ti­co dis­cre­to, que ha­bla ba­jo pe­ro que go­za de una no­ta­ble po­pu­la­ri­dad en las en­cues­tas. Tie­ne 61 años y fue al­cal­de de la ciu­dad de Ham­bur­go. Su in­ten­ción aho­ra es se­guir sien­do mi­nis­tro de Fi­nan­zas in­clu­so si lle­ga a con­ver­tir­se en pre­si­den­te del SPD, se­gún re­co­gía ayer la pren­sa ale­ma­na.

Rup­tu­ra de la coa­li­ción

Ca­si al mis­mo tiem­po que tras­cen­día la can­di­da­tu­ra de Olaf Scholz, pre­sen­ta­ron for­mal­men­te la su­ya Ge­si­ne Sch­wan y Ralph Steg­ner, ve­te­ra­nos del par

/ RO­BERT MI­CHAEL (GETTY)

Ale­xan­der Gau­land, co­pre­si­den­te de AfD, par­ti­ci­pa en un ac­to de cam­pa­ña el jue­ves en Baut­zen (Sa­jo­nia).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.