Es­que­rra li­de­ra

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

y Jun­que­ras es des­car­na­da, fe­roz y sal­va­je”. El fu­ga­do re­nie­ga de Ro­ger To­rrent (ERC), ti­tu­lar del Par­la­ment, por ve­dar­le re­pe­tir co­mo can­di­da­to a pre­si­dent.

Y Jun­que­ras cree que su cer­ca­nía al mi­llón de vo­tos en las le­gis­la­ti­vas —do­bló a los con­ver­gen­tes— le acre­di­ta más fu­tu­ro; es­te­ri­li­za la vic­to­ria pí­rri­ca del fu­ga­do en las eu­ro­peas, y le man­da­ta pa­ra “amor­ti­guar” las aris­tas del pro­cés, con­ven­ci­do de que las he­roi­ci­da­des, si su­po­nen en­viar a más jó­ve­nes a la cár­cel, son es­tú­pi­das.

Na­da se en­tien­de de Ca­ta­lu­ña si se ig­no­ra la du­re­za de ese fre­né­ti­co y agó­ni­co pul­so por la he­ge­mo­nía del in­de­pen­den­tis­mo que li­bran am­bos. Y por en­de, por el li­de­raz­go de Ca­ta­lu­ña. Y de re­bo­te, por en­car­nar la in­fluen­cia ca­ta­la­na en to­da Es­pa­ña (el Es­ta­do ,la lla­man), co­mo se vio en sus es­ca­ra­mu­zas cru­za­das an­te la in­ves­ti­du­ra fa­lli­da de Pe­dro Sán­chez.

El no del PDeCat y el qui­zá abs­ten­cio­nis­ta de ERC sim­bo­li­zan el uni­la­te­ra­lis­mo re­in­ci­den­te (“ho tor­na­rem a fer”, lo vol­ve­re­mos a ha­cer) y una in­cli­na­ción al com­pro­mi­so. ERC es­tá me­jor com­pues­ta pa­ra la ca­rre­ra ha­cia la cen­tra­li­dad que su­ce­de­rá a la de la ra­di­ca­li­dad: so­lo el 9% de los ca­ta­la­nes apues­ta por la uni­la­te­ra­li­dad, se­gún re­ve­la la úl­ti­ma en­cues­ta de la Ge­ne­ra­li­tat. Y no es ar­tícu­lo de fe que la reac­ción a la sen­ten­cia (des­co­no­ci­da) de los 12 pro­ce­sa­dos en Su­pre­mo “sea in­su­rrec­cio­nal”, au­gu­ra un di­ri­gen­te

Puig­de­mont y Jun­que­ras “es des­car­na­da, fe­roz y sal­va­je”, tes­ti­fi­can des­de el PDeCat

del PDeCat. “No es se­gu­ro que sir­va pa­ra re­com­po­ner su uni­dad es­tra­té­gi­ca”, coin­ci­de otro del PSC.

En esa ca­rre­ra, el prag­ma­tis­mo de Es­que­rra lle­va ven­ta­ja, de­mos­có­pi­ca y dis­cur­si­va. Pe­ro al­gu­nos re­ce­lan: fue­ron los de Jun­que­ras quie­nes abo­ca­ron a la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia del 27-O ne­gán­do­se a con­vo­car elec­cio­nes; quie­nes frus­tra­ron los pre­su­pues­tos del PSOE; quie­nes abor­ta­ron el ate­rri­za­je de Mi­quel Ice­ta a la pre­si­den­cia del Se­na­do.

Fren­te a ERC se per­ge­ña una al­ter­na­ti­va des­de la post­con­ver­gen­cia. Si Puig­de­mont aca­ba de cor­tar ama­rras con su an­ti­guo par­ti­do, di­ri­gi­do por el jo­ven Da­vid Bon­vehí con apo­yo de to­dos los mo­de­ra­dos (Mer­cè Co­ne­sa, Fe­rran Bel, Mar­ta Pas­cal, Car­les Cam­pu­zano...), “nues­tro po­si­bi­lis­mo ins­pi­ra­do en el PNV se im­pon­drá a su le­gi­ti­mis­mo aplau­di­do por la CUP”; y Ar­tur Mas “ten­drá que ele­gir: su ma­yo­ne­sa de con­sen­so es im­po­si­ble, Puig­de­mont so­lo pien­sa en él”, adu­ce ese sec­tor, el me­nos rui­do­so y qui­zá el más efec­ti­vo: ha pac­ta­do con el PSC la Dipu­tación de Bar­ce­lo­na.

La ba­ta­lla se ace­le­ra. ERC se va de Con­gre­so el 15 de sep­tiem­bre. El PDeCat ce­le­bra su con­fe­ren­cia el 20 de sep­tiem­bre. Y en me­dio, otras pe­ri­pe­cias, la Dia­da, la nue­va in­ves­ti­du­ra o las ur­nas; los pre­su­pues­tos ca­ta­la­nes o su se­gun­da pró­rro­ga; el even­tual ade­lan­to de elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas. Cuán­to fra­gor.

la vía prag­má­ti­ca; pe­ro los jó­ve­nes post­con­ver­gen­tes y an­ti-Puig­de­mont re­cla­man un PNV

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.