La Fis­ca­lía in­ves­ti­ga si hay se­cues­tro

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

La Fis­ca­lía ita­lia­na ha abier­to una in­ves­ti­ga­ción por se­cues­tro de per­so­nas, por el mo­men­to ba­jo la fór­mu­la “con­tra des­co­no­ci­dos”, en el bar­co de la ONG es­pa­ño­la. Lo ha he­cho des­pués de re­ci­bir una de­cla­ra­ción for­mal de los abo­ga­dos de la or­ga­ni­za­ción.

Más allá de ese fren­te, el Mi­nis­te­rio de Trans­por­tes, di­ri­gi­do por Da­ni­lo To­ni­ne­lli, del Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas, que con­tro­la la Ca­pi­ta­ne­ría del puer­to y la Guar­dia Cos­te­ra, ha en­via­do una co­mu­ni­ca­ción for­mal a los In­te­rior, De­fen­sa y Ex­te­rio­res en el que pi­de “au­to­ri­zar sin nin­gu­na de­mo­ra la en­tra­da del Open Arms en el puer­to de Lam­pe­du­sa”. Así lo re­ve­la un do­cu­men­to al que ha te­ni­do ac­ce­so EL PAÍS. Pe­se a to­do, la ONG no ha re­ci­bi­do nin­gu­na se­ña­li­za­ción pa­ra en­trar.

La ONG so­li­ci­tó ayer la en­tra­da ur­gen­te en puer­to por emer­gen­cia hu­ma­ni­ta­ria, sin ob­te­ner res­pues­ta, a pe­sar de que seis paí­ses eu­ro­peos, en­tre ellos Es­pa­ña, se han ofre­ci­do a aco­ger a los mi­gran­tes. Con la na­ve fren­te a Lam­pe­du­sa, los res­ca­ta­dos no en­ten­dían que a pe­sar del ofre­ci­mien­to “no se ha­ya mo­vi­do na­da”.

Al caer la tar­de, el fun­da­dor de la ONG, Ós­car Camps, se acer­có al puer­to de Lam­pe­du­sa pa­ra com­prar co­mi­da pa­ra la ce­na, lo que in­di­ca­ba que la so­lu­ción no era in­mi­nen­te. Camps ad­vir­tió de que la si­tua­ción a bor­do era “de­ses­pe­ra­da”. “Sos­pe­cha­mos que aquí hay una mano ne­gra que pre­ten­de ra­len­ti­zar es­to al má­xi­mo y con­ver­tir­lo en al­go to­da­vía más agó­ni­co”, aña­dió.

In­com­pren­sión

Le­jos del puer­to, la si­tua­ción tam­bién re­sul­ta­ba in­com­pren­si­ble. El al­cal­de de Lam­pe­du­sa, Sal­va­to­re Mar­te­llo, del Par­ti­do De­mó­cra­ta con­si­de­ró in­jus­ti­fi­ca­ble el blo­queo al bu­que, aus­pi­cia­do por el vi­ce­pre­si­den­te y mi­nis­tro del In­te­rior de Ita­lia, Mat­teo Sal­vi­ni. “Las eva­cua­cio­nes a cuen­ta­go­tas son ri­dí­cu­las”, apun­tó des­de su des­pa­cho del Ayun­ta­mien­to. Mar­te­llo ape­ló al cum­pli­mien­to de las le­yes del mar, un có­di­go sa­cro­san­to en una is­la de pes­ca­do­res co­mo Lam­pe­du­sa. “Quien co­no­ce y tra­ba­ja en el mar sa­be que hay que so­co­rrer a quien es­tá en apu­ros, sin pre­gun­tar la na­cio­na­li­dad y sin que im­por­te el co­lor de la piel. Lo que es­tá pa­san­do en tie­rra es un pro­ble­ma de des­en­cuen­tro po­lí­ti­co”, se­ña­ló.

Pie­tro Bar­to­lo, his­tó­ri­co mé­di­co de Lam­pe­du­sa y eu­ro­dipu­tado que des­de ha­ce dé­ca­das ha tra­ta­do a mi­les de náu­fra­gos que han lle­ga­do a la is­la, ins­tó a ha­llar una so­lu­ción eu­ro­pea. “Cuan­do Eu­ro­pa res­pon­de, Ita­lia no se pre­sen­ta, no le con­vie­ne. La in­mi­gra­ción ha si­do su ca­ba­llo de ba­ta­lla y han he­cho su cam­pa­ña elec­to­ral so­bre la piel de es­tas po­bres per­so­nas”, la­men­tó a es­te dia­rio.

A bor­do del Open Arms hay per­so­nas de di­fe­ren­tes nacionalid­ades, en­tre ellas si­rios, ma­gre­bíes y su­da­ne­ses. “Hay gen­te que ha pa­sa­do por la cár­cel en Li­bia, mu­je­res que han su­fri­do abu­sos se­xua­les y tam­bién al­gu­nos hom­bres”, de­ta­lló el psi­có­lo­go. “Se ven he­ri­das de tor­tu­ra en sus cuer­pos, en los pies, se apre­cian los gol­pes que han su­fri­do”, abun­dó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.