Via­jar al es­pa­cio ex­te­rior de In­ter­net

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

ci­borgs in­fluen­cers. a mar­car el rit­mo del tra­ba­jo y de la vi­da. Al­go me fal­ta­ba, pe­ro otras co­sas iban na­cien­do. ¿La an­sie­dad co­ti­dia­na? Es­ta­ba, tam­bién, de va­ca­cio­nes.

En Ávi­la es­tá el Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción de la Mís­ti­ca, que es un pe­que­ño mu­seo que pa­re­ce un poe­ma, por­que es muy di­fí­cil en­se­ñar una co­sa tan in­tan­gi­ble co­mo lo mís­ti­co (por eso es mís­ti­co). Pe­ro aho­ra sin mó­vil, me iden­ti­fi­qué con sa­bios co­mo san­ta Te­re­sa de Je­sús, san Juan de la Cruz o el ju­dío Mos­hé de León, que ha­bían vi­vi­do en la ciu­dad cas­te­lla­na y que no te­nían ni wifi ni da­tos mó­vi­les pe­ro sí una co­ne­xión de al­ta ve­lo­ci­dad con lo ul­tra­mun­dano (hay quien di­ce que el éx­ta­sis de Te­re­sa ve­nía pro­vo­ca­do por el cor­ne­zue­lo del cen­teno, un hon­go alu­ci­nó­geno que su­pues­ta­men­te ha­bía en el pan que co­mía). De to­das for­mas, tam­po­co pi­lla­mos dro­gas: ni siquiera la ma­yor dro­ga con­tem­po­rá­nea: el scroll in­fi­ni­to de las re­des so­cia­les, que nun­ca ce­sa, el bom­bar­deo in­for­ma­ti­vo, el gus­ti­rri­nín do­pa­mí­ni­co del li­ke.

En las co­mi­das y ce­nas la ce­les­te Liliana y un ser­vi­dor no te­nía­mos me­mes que en­se­ñar­nos, ni na­die al que gua­sa­pear ig­no­ran­do al otro, ni co­sas ur­gen­tes de tra­ba­jo (“apa­gar fue­gos”), de mo­do que nos de­di­ca­mos a eso tan vin­ta­ge de la con­ver­sa­ción. Sin el mó­vil éra­mos co­mo unos jó­ve­nes enamo­ra­dos en su pri­me­ra ci­ta, unos usua­rios de Tin­der o unos par­ti­ci­pan­tes de First Da­tes. La fal­ta de co­ne­xión nos co­nec­tó más en­tre no­so­tros. Y sa­bía­mos que Fa­ce­book no po­dría ven­der nun­ca nues­tro via­je a Cam­brig­de Analy­ti­ca: era co­mo ju­gar al es­con­di­te con Mark Zuc­ker­berg, co­mo cuan­do te vas de bo­te­llón a es­con­di­das de tus pa­dres.

Co­mo ca­re­cía­mos de Net­flix, Fil­min o HBO, mi­rá­ba­mos en los pe­rió­di­cos (nun­ca fue­ron tan úti­les los pe­rió­di­cos) la pro­gra­ma­ción te­le­vi­si­va. Así que te­nía­mos que es­tar a las 11 de la no­che an­te la te­le del ho­tel pa­ra ver la pe­li que nos ofre­cían, sin nin­gu­na ca­pa­ci­dad de elec­ción (qué tran­qui­li­dad no te­ner que ele­gir en­tre la ofer­ta in­fi­ni­ta). Era co­mo ir al ci­ne: si lle­gá­ba­mos tar­de nos per­día­mos la pe­li, y no se po­día pa­rar: pa­ra ir al ba­ño ha­bía que es­pe­rar a los anun­cios, si es que ha­bía. Era emo­cio­nan­te. So­lo fal­ta­ban las pa­lo­mi­tas.

So­bre to­do, leer. Mi ca­pa­ci­dad de aten­ción se ha mer­ma­do no­ta­ble­men­te con la in­fo­xi­ca­ción di­gi­tal, de mo­do que no pue­do avan­zar más de dos pá­gi­nas de un li­bro sin ne­ce­si­tar otro nue­vo es­tí­mu­lo o trin­car el smartp­ho­ne, a ver qué pa­sa en el mun­do. Lla­man FO­MO (mie­do a per­der­se al­go, por sus si­glas en in­glés) a esa adic­ción a la cons­tan­te ac­tua­li­za­ción de la reali­dad. Y allí, en Ávi­la, en Za­mo­ra, en Cuen­ca, en Be­ni­dorm (don­de lle­va­mos los mó­vi­les pe­ro los me­ti­mos en la ca­ja fuer­te del re­sort), pu­di­mos leer co­mo ha­ce tiem­po que no leía­mos: los li­bros pa­re­cían que­dar pul­ve­ri­za­dos an­te nues­tra mi­ra­da ham­brien­ta. Ade­más, sus­ti­tui­mos el porno on­li­ne y el ca­ri­ño en los tiem­pos del What­sApp por el amor acro­bá­ti­co prac­ti­ca­do en car­ne y hue­so. La reali­dad su­pera a la fic­ción.

Lo peor de vol­ver en el tren des­de Ávi­la a Ma­drid, des­pués de esa aven­tu­ra en el es­pa­cio ex­te­rior a la Red, no fue avis­tar en la le­ja­nía la sem­pi­ter­na boi­na de smog ro­dean­do las Cua­tro To­rres Bu­si­ness Area de la ca­pi­tal, sino lle­gar a ca­sa, en­cen­der el mó­vil y com­pro­bar que la reali­dad vir­tual, que es más real que la real, vol­vía a ab­sor­ber nues­tros ce­re­bros co­mo un pul­po ce­lo­so.

/ KIKE PA­RA

Una tu­ris­ta uti­li­za su mó­vil en el cen­tro de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.